Gracias al progresismo: ser madre con opción revocable – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte gratis a nuestra edición digital.

Gracias al progresismo: ser madre con opción revocable


Rémy Mahoudeaux | 29/04/2021

La historia es turbia y tiene lugar en Quebec. Dos lesbianas se conocen en 2010, se casan muy rápido. El reloj biológico de una de ellas acelerándose por motivos patológicos precipita las cosas: la maternidad es ahora o nunca. Obtiene esperma de una amiga, descuidada por la paternidad, y da a luz a un hijo.

Su matrimonio significa que la filiación está legalmente establecida con estas dos mujeres. La pareja se separó en 2012. En 2019, la que no tuvo al niño toma medidas para desautorizar su «maternidad». Mayor y madre, por otro lado, de dos hijos, se ve a sí misma solo como la esposa de la madre en el momento del embarazo y el nacimiento, a pesar de que participó activamente en el cuidado del bebé. El juez se niega a acceder a esta solicitud. En Le Journal de Québec, Alain Roy, profesor de derecho de familia en la Universidad de Montreal, dicta sentencia: «El proyecto parental es el equivalente conceptual de la sangre para la procreación natural».

La filiación tradicional dentro del matrimonio tampoco está libre de retoques e hipocresía. La presunción de paternidad puede verse socavada por el adulterio conocido u oculto, y la adopción plena de un niño huérfano es una ficción legal redactada en el interés superior del niño. Pero, al menos, la ficción de la adopción intenta dotarse de una mínima probabilidad biológica.

Las aspiraciones por engendrar y educar a los niños son naturales y son tanto individuales como de pareja. Los niños son queridos y esperados por parejas que, en realidad, tienen lo que algunos profesionales llaman un «proyecto parental». O por parejas de lesbianas que recurrirán a un tercero donante ocasional o a la reproducción asistida en el extranjero. O mujeres solteras que quieren un hijo sin tener que preocuparse por un marido. O por parejas homosexuales que romperán el banco para comprar huevos y subcontratarán un hospital de maternidad en un país donde está permitido.

La infertilidad, a veces, hace que ciertos planes de crianza fracasen. Esto puede conducir a tragedias personales, a naufragios de parejas. Pero cuando la pareja o el soltero no pueden en ningún caso ser naturalmente fértiles, ¿no se convierte el deseo de un hijo en un capricho, una exigencia obstinada e irreductible? Eso sugieren algunas consignas de las marchas lésbicas (¿en desacuerdo con la marcha del orgullo?) que se celebran este fin de semana.

Nuestro lenguaje cotidiano es quizás un poco perverso. Decimos de una pareja que tiene hijos, con el mismo verbo «tener» que se utilizará para su apartamento, su coche, su televisor y su cuenta bancaria. La Iglesia católica utilizará una expresión más relevante: la acogida de hijos concedida a las parejas que contraen matrimonio. No existe el derecho de engendrar exigible contra Dios para una pareja, pero la paternidad y la maternidad crean responsabilidades de las que los adultos no deben intentar eximirse. Que sería útil y relevante brindar una verdadera capacitación para padres a todos. Sin ocultar, por supuesto, la necesidad de una unidad familiar lo más estable posible en el tiempo.

La revisión propuesta de la ley de bioética podría, por supuesto, reiniciar su proceso parlamentario e instituir la PMA sin padre a corto plazo. ¿Ver la responsabilidad desvanecerse aún más detrás de la satisfacción del deseo? ¡Y nos atrevemos a hacer gárgaras con la gran palabra «fraternidad» cuando nos negaríamos a una paternidad!

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Jess Foami: Pareja de mujeres

 

Rémy Mahoudeaux
Rémy Mahoudeaux es un enamorado de su esposa, padre de tres hermosos y mayores hijos, de unos cincuenta años en buena forma. Fariseo que intenta ser un poco católico, consultor de gobiernos corporativos a medida. Intenta exorcizar su incomprensión del mundo que lo rodea a través de la escritura que, a veces, es controvertida. Ama el prisma de la razón y el del humor.







Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies