Destacados: Agenda 2030 | Libros | Nueva Derecha

       

Artículos

Immanuel Kant va a la guerra: ¿se ha apropiado Putin de su filosofía?


Declan Hayes | 17/05/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Si bien Kant es tan innegablemente alemán como el oleoducto Nord Stream, Putin (y todos los demás, en todas partes) tienen derecho a citarlo mañana, tarde y noche.

En primer lugar, me quito el sombrero ante Russia Today (y a la VPN que me permite acceder a él) por informarme que el canciller alemán Olaf Scholz ha arremetido contra el presidente ruso Vladimir Putin, quien, según él, es culpable de citar el icónico Filósofo alemán Immanuel Kant. Dado que Putin había citado al filósofo en un acto conmemorativo del 300 aniversario del nacimiento de Kant, Scholz acusó a Putin de haber intentado «apropiarse» del gran pensador y tergiversar sus ideas.

La historia, a primera vista, es tan ridícula que tuve que buscarla en Google para asegurarme de que no me estaba engañando ese voluble camaleón de la OTAN llamado «desinformación rusa». Sin embargo, dado que muchas fuentes occidentales han verificado la historia desde entonces, podemos continuar.

Die Zeit cita a Scholz en la Academia de Ciencias de Berlín-Brandenburgo: «Putin no tiene el menor derecho a citar a Kant, pero el régimen de Putin sigue apoderándose de Kant y de su obra, casi a cualquier precio».

Detengámonos por un momento. Kant nació en 1724 en Koenigsberg (hoy Kaliningrado), que en ese momento pertenecía al Reino de Prusia, antes de pasar a formar parte del Imperio Ruso. El filósofo, famoso por sus trabajos sobre ética, estética y ontología filosófica, es considerado, con razón, uno de los pilares de la filosofía clásica alemana. Si bien es innegablemente alemán como el oleoducto Nord Stream, Putin (y todos los demás, en todas partes) tiene derecho a citarlo mañana, tarde y noche. Incluso si Kant es alemán como Tolstoi (que se consideraba un filósofo y no un escritor) es ruso, su genio pertenece al mundo. En otras palabras, Scholz es libre de citar a Tolstoi, desde el momento en que, por supuesto, ha aprendido a leer.

Dado que Putin había pronunciado su discurso en el famoso lugar de nacimiento de Kant, obviamente era totalmente apropiado que Putin citara al gran filósofo y Scholz, si no fuera un ignorante, debería haber aprovechado esto para su beneficio, en lugar de aparecer como el obvio babuino que es.

Da la casualidad de que Putin ha pasado gran parte de su vida laboral en Alemania y habla el idioma de Kant, Schiller y Goethe al menos con tanta fluidez como Scholz. No sólo eso, sino que Putin ha elogiado y citado a Kant durante décadas e incluso llegó a decir que el filósofo debería convertirse en un símbolo oficial de la región de Kaliningrado. Alemania y alemanes como Kant han tenido un efecto profundo y a menudo benévolo en Rusia desde antes de que Vasili III, Gran Príncipe de Moscú, fundara el Barrio Alemán de Moscú en el siglo XV. Catalina la Grande, que en realidad nació en Prusia, y el alemán Putin, admirador de Kant, han llevado estos vínculos hasta tiempos más modernos.

Y, aunque Catalina la Grande, lamentablemente, ya no está con nosotros, Putin sí, y sus comentarios de que Kant es «uno de los más grandes pensadores de su tiempo y del nuestro» no sólo son dignos de respeto, sino que también son consideraciones que más líderes alemanes cultos que Scholz habría explotado en su beneficio.

Scholz, que se considera una especie de filósofo de bar, no quiere ni oír hablar de ello. Considera que el papel de Rusia en las zonas de habla rusa de Ucrania contradice las enseñanzas fundamentales de Kant sobre la interferencia de los Estados en los asuntos de otras naciones y defiende la decisión de Kiev de no entablar conversaciones de paz con Moscú a menos que estén en las condiciones de la rendición incondicional de Rusia ante la OTAN. Scholz, sin sentido de ironía o timidez respecto de los fallidos acuerdos de Minsk, dijo que Kant creía que los tratados impuestos por la fuerza no eran la manera de lograr la «paz perpetua» (una referencia directa a Por la paz perpetua, una de sus obras más influyentes).

Pero Kant era un filósofo, no un estadista, y había escrito esa tesis en 1795, justo cuando las Guerras Revolucionarias Francesas y un tal Napoleón Bonaparte comenzaba a asomar la cabeza.

Gracias a Alemania, que incumplió los acuerdos de Minsk, que fue cómplice del ataque de Nordstream y que armó hasta los dientes al régimen nazi de Kiev, ahora se están intensificando otras guerras y, en el momento de escribir este artículo, no es en absoluto lo que es. Estamos seguros de que todos saldremos ilesos del Armagedón, del que se habla cada vez más.

Pero la charla, como la filosofía, nos lleva hasta cierto punto y no más allá. Para bien o para mal, el Koenigsberg de Kant es ahora el Kaliningrado de Rusia e, independientemente de lo que se piense, la sabiduría de Stalin al llevar a cabo ataques preventivos contra Finlandia y los estados bastardos del Báltico es evidente porque, sin esos ataques, probablemente la «generación alemana más grande» (de los nazis) habría logrado lo que el malvado Scholz está tratando de hacer ahora: poner a Rusia de rodillas y mucho más.

Scholz puede afirmar que Kant es exclusivamente alemán o, como es costumbre en el Dnieper, reclamarlo como propio de Ucrania. Pero lo que no puede ni debe hacer es alentar al régimen nazi de Estonia a atacar los monasterios cristianos ortodoxos sólo porque no quieren romper con el Patriarcado de Moscú. Y, si Scholz quiere sonar como Kant, debería refrescar su memoria sobre lo que tanto Kant como Mendelssohn dijeron sobre el tipo de opresión religiosa que vemos que los estados de Estonia, Ucrania y otros similares practican contra los cristianos ortodoxos.

Pero vayamos al grano. Scholz y los estadounidenses ante quienes debe responder no tienen ningún interés en Kant, Mendelssohn o cualquier otro filósofo alemán u otro notable. Si Putin se refiere favorablemente a Kant, Mendelssohn , Goethe, Schiller o cualquier otro alemán universalmente admirado de antaño, entonces se le debe abordar en este nivel en el espíritu de la Oda a la alegría de Schiller, que se refleja en la Novena (la alemana) de Beethoven y, tal vez con razón, en lo que respecta a Scholz, en los himnos racistas de Rodesia y de Europa, que difaman a Schiller, a Beethoven y a todo lo bueno de Alemania.

Si los occidentales quieren citar a Pushkin, Dostoievski, Tolstoi o cualquier otro gran ruso para criticar a Putin, entonces deberían, como dicen los estadounidenses, hacerlo. Pero el compromiso ya no parece ser su punto fuerte. Atrás quedaron los días en que el más grande de los alemanes (y europeos), Leibniz, daba protagonismo a la corte de Pedro el Grande, ahora vienen payasos como Zelenski, que bailan como una Salomé barata para excitar, pagando una tarifa, a Scholz y su congregación de los incultos.

Llámenme anticuado, pero preferiría que Putin y todos los demás leyeran a los grandes de Alemania, en lugar de tener a alemanes vergonzosos como Scholz y ese insufrible parásito de von der Leyen, que no sólo arrastran lo que había sido una gran nación, sino que ahogarla en su ignorancia y su miopía.