X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Artículos

Napoleón de Ridley Scott: Hollywood sustituye al cine francés


Julien Tellier | 27/11/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

«Excepto para la gloria, para el arte, probablemente habría sido mejor que Napoleón no hubiera existido nunca», escribió Jacques Bainville, haciéndose eco de una frase utilizada por el propio Emperador durante una visita a la tumba de Rousseau en Ermenonville: «El tiempo dirá si no habría sido mejor, para el resto del mundo, que ni Rousseau ni yo hubiéramos existido jamás». Salido de las leyendas de la Antigüedad, con sus impresionantes victorias y su implacable dominio del continente europeo, el ilustre cabo pequeño sigue siendo objeto de sueños, 202 años después de su muerte.

Prueba de ello es la anunciada nueva superproducción de Ridley Scott (en los cines el 22 de noviembre), que causó sensación en su estreno mundial en París el 14 de noviembre. Después de Rod Steiger, Pierre Mondy, Marlon Brando (y cientos de otros actores), esta vez el Emperador es interpretado por Joaquin Phoenix, el oscarizado actor estadounidense. Sin prometer una película históricamente fiable, Ridley Scott ha conseguido hacer lo que la industria cinematográfica francesa se resiste a hacer: interesarse por las grandes figuras de nuestra historia.

«No es un biopic«

El tráiler difundido en las redes sociales el 10 de julio causó conmoción en todo el mundo. Prometiendo escenas de batallas dantescas y una historia épica en torno a los amores de Josefina con el gran general, la película promete ser un gran fresco de la vida del soberano.

Pierre-Jean Chalençon, uno de los mayores coleccionistas privados del Imperio napoleónico y antigua estrella del programa de subastas Affaire conclue de France 2, asistió al preestreno y nos dio sus primeras impresiones, al tiempo que respondía a las críticas de algunos: «No es un biopic, es la visión romantizada que Ridley Scott tiene de Napoleón. Evidentemente, si se quiere hablar de historia, se va a la lona, pero eso no es honesto porque la película no pretende ser un documental histórico. Como saben los aficionados, a veces las ideas pueden ser más elocuentes que la realidad. La imaginación gana a la veracidad histórica y eso no es una tragedia», afirma Pierre-Jean Chalençon, antes de añadir: «Lo esencial es que la leyenda napoleónica sobreviva, independientemente de que los hechos históricos se respeten escrupulosamente».

¿Está el cine francés de capa caída?

Al fin y al cabo, poco importa que la película guste o no. Esta incapacidad para captar nuestra historia y convertirla en cuadros épicos ilustra el total desinterés de nuestros cineastas por ella. Hoy en día, es casi una rutina tener que esperar a Hollywood y sus superproducciones para esperar un poco de protagonismo (no siempre el adecuado) en nuestras mejores páginas históricas. Francia ya no se interesa por sus héroes, al menos no lo suficiente.

Y cuando una productora intenta hacer lo contrario, se la asocia inmediatamente con la «extrema derecha», como en el caso de la película Vaincre ou mourir (que estuvo lejos de ser el fracaso que algunos hubieran querido). «Francia es incapaz de apoderarse de sus héroes. Los únicos proyectos de exposición que tengo están todos en el extranjero. Qué pena!», se lamenta el gran coleccionista, cuya observación no podemos sino compartir, tan grande es el abismo entre las expectativas del público y las películas bienintencionadas cuyas cifras de taquilla son inversamente proporcionales a las generosas subvenciones de la CNC.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire