X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Reportajes

Invasión migratoria en Estados Unidos: Joe Biden cae en Texas en su propia trampa


Redacción | 04/02/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

¡Qué lejos hemos llegado! Durante la campaña presidencial de 2020, Joe Biden se quedó sin palabras al denunciar la política migratoria de Donald Trump y la construcción de un muro en la frontera sur. Cuatro años después, ante una situación que se había descontrolado, el presidente demócrata no solo se vio obligado a reiniciar la construcción del muro el pasado octubre, sino que ahora culpa a los congresistas republicanos de no permitirle aprobar el paquete de reformas «más duro», según él, «que jamás ha tenido el país» para asegurar la frontera. «Me daría, como presidente, una nueva autoridad de emergencia para cerrar la frontera cuando esté llena. Y si me dieran esa autoridad, la usaría el día que firmara el proyecto de ley», alegó recientemente en una declaración que sonó más a súplica.

Una crisis provocada por los demócratas

El viaje de Joe Biden en política migratoria ha cerrado el círculo. Empezó con el muro de Trump, del que dijo que no construiría ni un metro más, y ahora está donde empezó: ¡frente a un muro! El muro de la realidad. El muro de una crisis que los demócratas provocaron, en particular ampliando los criterios de solicitud de asilo, y que ahora adquiere proporciones vertiginosas.

Una crisis de proporciones demográficas, de seguridad, humanitarias, legislativas, electorales e incluso constitucionales, con la rebelión de Greg Abbott, el gobernador republicano de Texas, que ha decidido tomar cartas en el asunto ante la negligencia del gobierno federal.

Enzarzado en un tira y afloja legal con la administración Biden a raíz de las medidas que decidió tomar para asegurar su estado, Greg Abbott emitió la semana pasada un comunicado de prensa en el que exponía públicamente sus quejas. «El presidente Biden violó su juramento de ejecutar fielmente las leyes de inmigración aprobadas por el Congreso. En lugar de procesar a los inmigrantes por el delito federal de entrada ilegal, el presidente Biden envió a sus abogados a un tribunal federal para demandar a Texas por tomar medidas para asegurar la frontera», afirmó.

El gobernador de Texas criticó al presidente demócrata por su política fronteriza, que ha permitido que más de seis millones de inmigrantes ilegales crucen la frontera sur en sólo tres años. En opinión de Abbott, con ello el gobierno federal ha roto el pacto que le vinculaba a los estados. Las acusaciones y el enfrentamiento se asemejan a una nueva Guerra Civil, ya que el gobernador de Texas ha recibido el apoyo de muchos otros gobernadores republicanos que han declarado estar a su lado. «Texas está tratando de defender nuestras leyes y mantener nuestra soberanía, mientras que el Gobierno federal ignora la ley y hace caso omiso de su responsabilidad de proteger nuestras fronteras», dijo Ron DeSantis en X (antes Twitter). El gobernador de Florida también ha anunciado este jueves que enviará a miembros de su Guardia Nacional para «ayudar» a Texas «en sus esfuerzos por detener la invasión en la frontera sur».

El Tribunal Supremo se pone del lado de la administración Biden en contra de Texas al permitir que el gobierno federal retire la alambrada en la frontera.

Joe Biden atrapado en un movimiento de pinzas

Mientras tanto, el Senado lucha por alcanzar un acuerdo bipartidista que combine medidas fronterizas más estrictas con ayudas a Ucrania e Israel. Desde hace varios meses, Joe Biden y los demócratas chocan con el deseo de varios congresistas republicanos, a menudo próximos a Trump, de condicionar el voto de cualquier nueva ayuda a Ucrania a la adopción de medidas firmes para hacer frente a la presión migratoria en la frontera con México. Unos representantes electos que no tienen ninguna intención de aceptar medidas a la baja. El 26 de enero, Mike Johnson, presidente republicano de la Cámara de Representantes, declaró que el acuerdo de financiación del Senado sobre inmigración y Ucrania estaría «muerto al llegar» a la Cámara si no se correspondía con el borrador presentado por su grupo. «Han pasado ya nueve meses desde que enviamos nuestra legislación sobre seguridad fronteriza (HR2) al Senado. Como hemos explicado repetidamente, este proyecto de ley contiene las reformas legislativas fundamentales necesarias para obligar al Gobierno de Biden a resolver la catástrofe fronteriza», dijo en una carta a sus colegas. Joe Biden se encuentra ahora en una situación cada vez más precaria, atrapado entre los parlamentarios republicanos apoyados por Trump, que no tienen intención de aflojar la presión, y el ala progresista de su partido, que expresa su enfado por sus retrocesos, que considera una traición. Algunos miembros demócratas de la Cámara amenazan incluso con oponerse a cualquier futura legislación que vaya en la línea de las exigencias republicanas.

Mientras tanto, las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses están exasperados con la situación actual. Una reciente encuesta de Harvard CAPS/Harris mostraba que la inmigración había pasado a encabezar la lista de preocupaciones de la opinión pública en enero. El 64% de los encuestados consideraba que el problema fronterizo había empeorado y el 68% que el gobierno de Biden debía endurecer su política fronteriza. Un verdadero naufragio para el presidente-candidato que intenta ahora, aunque tarde y bajo coacción, volver a centrarse en el tema de la inmigración tras haber cedido a las exigencias ideológicas de los activistas woke de su partido.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire