Jean Thiriart y Rusia: el territorio libre de Europa – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Jean Thiriart y Rusia: el territorio libre de Europa


Claudio Mutti | 04/10/2021

El año 2022 marcará tanto el centenario del nacimiento como el trigésimo aniversario de la muerte de Jean Thiriart (1922-1992), un «geopolítico militante» del que mi revista Eurasia se ha ocupado en varias ocasiones, poniendo a disposición del público italiano numerosos artículos publicados por él en publicaciones periódicas que ahora son prácticamente imposibles de encontrar.

Defensor implacable e incansable, en una Europa dividida entre el bloque atlántico y el bloque eurosoviético, de la necesidad histórica de «construir una gran Patria: una Europa unitaria, poderosa y comunitaria», Thiriart indicó en 1964 las dimensiones geográficas y demográficas: «En el marco de una geopolítica y una civilización comunes (…) una Europa unitaria y comunitaria se extiende de Brest a Bucarest. (…) Frente a los 414 millones de europeos, hay 180 millones de habitantes de Estados Unidos y 210 millones de habitantes de la Unión Soviética».

Concebido como una tercera fuerza soberana y armada, independiente de Washington y Moscú, el «imperio de los 400 millones de hombres», previsto por Thiriart, debía establecer una relación de coexistencia con la Unión Soviética basada en condiciones precisas: «Una coexistencia pacífica con la Unión Soviética no será posible mientras todas nuestras provincias orientales no hayan recuperado su independencia. El acercamiento pacífico a Moscú comenzará el día en que la Unión Soviética vuelva a las fronteras de 1938. Pero no antes: cualquier forma de convivencia que implique la división de Europa es un engaño».

Según Thiriart, la coexistencia pacífica entre Europa y la Unión Soviética encontraría su resultado más lógico en «un eje Brest-Vladivostok»: «Si Moscú quiere conservar Siberia, debe hacer la paz con Europa, con Europa desde Brest hasta Bucarest, repito. La Unión Soviética no tiene, y tendrá cada vez menos, la fuerza para mantener Varsovia y Budapest por un lado y Chita y Khabarovsk por otro. Tendrá que elegir, o arriesgarse a perderlo todo. (…) El acero producido en el Ruhr bien podría utilizarse para defender Vladivostok».

El eje Brest-Vladivostok teorizado en su momento por Thiriart parecía tener más bien el sentido de un acuerdo destinado a definir las respectivas zonas de influencia de la Europa unida y de la Unión Soviética, ya que en la primera mitad de los años sesenta, Thiriart seguía razonando en términos de geopolítica «vertical», lo que le llevaba a pensar en una lógica «euroafricana» y no «euroasiática», es decir, a esbozar una extensión de Europa de Norte a Sur y no de Este a Oeste.

El escenario esbozado en 1964 fue desarrollado por Thiriart en los años siguientes, de modo que en 1982 pudo definirlo así: «Ya no debemos razonar o especular en términos de conflicto entre la Unión Soviética y nosotros, sino en términos de acercamiento y luego de unificación. (…) Debemos ayudar a la Unión Soviética a completarse en la gran dimensión continental. Esto triplicará la población soviética que, por esta misma razón, ya no puede ser una potencia con un carácter ruso dominante. (…) Será la física de la historia la que obligue a la URSS a buscar costas seguras: Reikiavik, Dublín, Cádiz, Casablanca. Más allá de estos límites, Moscú nunca tendrá tranquilidad y tendrá que vivir en constante preparación militar. Eso es costoso».

Para entonces, la visión geopolítica de Thiriart se había vuelto abiertamente euroasiática: «El imperio eurosoviético (leemos en uno de sus artículos de 1987) forma parte de la dimensión euroasiática». Este concepto fue reiterado por él en el largo discurso que pronunció en Moscú tres meses antes de su muerte: «El Imperio europeo es, por postulado, euroasiático».

La idea de un «imperio eurosoviético» fue formulada por Thiriart en un libro escrito en 1984 y publicado póstumamente en 2018. En 1984, escribió: «La historia otorga a los soviéticos la herencia, el papel, el destino que, por un breve momento, se había asignado al Reich: la Unión Soviética es la principal potencia continental de Europa, es el corazón de los geopolíticos. Mi discurso de hoy está dirigido a los jefes militares de este magnífico instrumento, el ejército soviético, un instrumento que carece de una gran causa».

Partiendo de la constatación de que en el mosaico europeo compuesto por los Estados satélites de Estados Unidos y de la Unión Soviética, el único Estado verdaderamente independiente, soberano y militarmente fuerte era el Estado soviético, Thiriart atribuyó a la Unión Soviética un papel similar al desempeñado por el Reino de Cerdeña en el proceso de unificación italiana y por el Reino de Prusia en el mundo germánico, o, por citar un paralelismo histórico más antiguo propuesto por el propio Thiriart, por el Reino de Macedonia en Grecia en el siglo IV antes de Cristo: «La situación de Grecia en el año 350 antes de Cristo, fragmentada en ciudades-estado rivales y dividida entre las dos potencias de la época, Persia y Macedonia, presenta una evidente analogía con la situación de la Europa occidental actual, dividida en pequeños y débiles estados territoriales (Italia, Francia, Inglaterra, Alemania Federal) sometidos a las dos superpotencias».

Por lo tanto, al igual que había un partido pro-macedonio en Atenas, habría sido oportuno crear un partido revolucionario en Europa Occidental que colaborara con la Unión Soviética; este partido, además de liberarse de las ataduras ideológicas del dogmatismo marxista incapacitante, habría tenido que evitar cualquier tentación de establecer la hegemonía rusa sobre Europa, o de lo contrario su empresa habría fracasado inevitablemente, al igual que fracasó el intento de Napoleón de establecer la hegemonía francesa sobre el continente. «No se trata de preferir un protectorado ruso a un protectorado estadounidense», afirma Thiriart. No. Se trataba de hacer que los soviéticos, que probablemente no eran conscientes de ello, descubrieran el papel que podían desempeñar: engrandecerse identificándose con toda Europa. «Así como Prusia, al expandirse, se convirtió en el Imperio Alemán. La Unión Soviética es la última potencia europea independiente con una fuerza militar significativa. Carece de inteligencia histórica».

La Unión Soviética no existe desde hace treinta años. Sin embargo, la Federación Rusa, con su inmenso territorio que se extiende desde Crimea hasta Vladivostok, es hoy, al igual que la Unión Soviética en 1984, el único Estado verdaderamente independiente y soberano en una Europa que, en cambio, está dividida en una multitud de pequeños Estados sometidos a la hegemonía de Washington.

De hecho, el único territorio europeo que no está ocupado por bases militares estadounidenses o de la OTAN es el territorio ruso. El único ejército que no forma parte de una organización militar hegemonizada por los Estados Unidos de América es el de la Federación Rusa. La única capital europea que no tiene que pedir permiso a Estados Unidos y rendirle cuentas es Moscú. E incluso en el plano espiritual y ético, sólo Rusia defiende esos valores, patrimonio de la auténtica civilización europea, así como de cualquier civilización normal, que son el objetivo de la ofensiva masiva desatada por los bárbaros de Occidente «contra los fundamentos de todas las religiones del mundo y contra el código genético de las civilizaciones, con el fin de derribar todos los obstáculos en el camino del liberalismo». Estas son las palabras del Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, quien, en un análisis publicado en la revista rusa Russia in Global Affairs, denunció el peligro mortal de la «guerra librada contra el genoma humano, contra toda ética y contra la naturaleza».

En una Europa que ahora es incapaz de imaginar la posibilidad y la legitimidad de un régimen político distinto del democrático que se le impuso en las dos fases sucesivas de 1945 y 1989, sólo la clase dirigente rusa es consciente de que la democracia no es en absoluto el único orden posible, válido indistintamente en todo el mundo, al margen de las especificidades étnicas, culturales y religiosas. Por ejemplo, al comentar la intervención de Estados Unidos en Afganistán, Sergei Lavrov dijo: «La conclusión más importante es probablemente que no hay que enseñar a nadie a vivir, y mucho menos obligarle a vivir»; y recordó los casos de Irak, Libia y Siria, donde «los estadounidenses querían que todo el mundo viviera como ellos querían».

Unos días antes, el 20 de agosto de 2021, Vladimir Putin había dado una lección similar de realismo político a una Europa acorralada por el «Moloch de lo universal», según la expresión de un filósofo admirado y leído por el presidente ruso, Vissarion G. Belinskij (1811-1848). Putin dijo: «No puedes imponer tu forma de vida a otros pueblos, porque ellos tienen sus propias tradiciones. Esta es la lección de lo ocurrido en Afganistán. A partir de ahora, la norma será el respeto a las diferencias, porque no se puede exportar la democracia, se quiera o no».

El motivo de las palabras de Putin fue una rueda de prensa con la canciller alemana, en la que recordó las visionarias palabras de Dostoievski: «Alemania nos necesita más de lo que creemos. Y no nos necesita sólo para una alianza política temporal, sino para una eterna. La idea de una Alemania reunificada es grande y majestuosa y hunde sus raíces en la noche de los tiempos. (…) Dos grandes pueblos, por tanto, están destinados a cambiar la faz de este mundo».

Hoy en día, no es sólo Alemania la que necesita a Rusia, sino toda Europa, que se encuentra ahora cerca del punto crítico que previó Dostoievski cuando predijo que «todas las grandes potencias de Europa acabarán siendo aniquiladas, por la sencilla razón de que serán desgastadas y subvertidas por las tendencias democráticas», y que Rusia sólo tendría que esperar «hasta el momento en que la civilización europea alcance su último aliento, para retomar sus ideales y sus objetivos».

Ciertamente, la situación actual no anima a Rusia a considerar, ni siquiera como una posibilidad teórica, asumir el papel de potencia aglutinante en Europa. Sin embargo, si Moscú aún carece de lo que Jean Thiriart llamó la «inteligencia histórica» necesaria para concebir el gran diseño de liberar a Europa de la ocupación estadounidense y construir una superpotencia imperial entre el Atlántico y el Pacífico, las condiciones objetivas a las que tendrá que enfrentarse Rusia en los próximos años probablemente favorecerán el nacimiento de dicha inteligencia.

Número 3-4: Jean Thiriart: El gran europeo del siglo XX

 

Claudio Mutti
Claudio Mutti es un ensayista y editor italiano, director de la revista de estudios geopolíticos Eurasia.




 

 

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies