Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

La audacia de Sahra Wagenknecht frente al establishment de la izquierda alemana


Georges Feltin-Tracol | 07/07/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Al otro lado del Rin, Jean-Luc Mélenchon es una mujer llamada Sahra Wagenknecht, una de las estrellas de la escena política alemana. Las posiciones que ha adoptado recientemente casi la enfrentan a los dirigentes del partido de protesta de izquierda radical Die Linke (La Izquierda).

A sus 53 años, esta oriunda de Jena, en la República Democrática Alemana (RDA), no es ajena a la polémica. Aplica lo que la filósofa belga Chantal Mouffe, teórica del «populismo de izquierdas», describe como «democracia agonística», es decir, un sistema de relaciones políticas que no se basa en la búsqueda permanente del consenso. Sahra Wagenknecht desconfía del compromiso, al que equipara erróneamente con la transacción.

Su notoriedad contrasta con su formación activista, especialmente hostil al sistema actual. Nacida de padre iraní y madre alemana oriental, se afilió a las Juventudes Alemanas Libres, la organización juvenil oficial de la RDA, cuando era adolescente. A principios de 1989, se afilió al SED (Partido Socialista Unificado de Alemania), que gobernaba Berlín Oriental desde 1949. Tras la caída del Muro de Berlín en 1989 y la desaparición de la RDA en 1990, ayudó a transformar el SED en el Partido del Socialismo Democrático (PDS). Se implicó en la tendencia marxista más ortodoxa, la Plataforma Comunista, que alababa la obra de Stalin y jugaba con la creciente nostalgia de la RDA.

El equivalente occidental de la Stasi, sólo que más poderoso e hipócrita, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, vigiló desde el principio a esta nueva Rosa Luxemburgo. En 2007, ayudó a fundar Die Linke. Partidaria del venezolano Hugo Chávez y del boliviano Evo Morales y hostil a la OTAN, Sarah Wagenknecht aprueba el matrimonio para todos. Diputada alemana en el Parlamento Europeo de 2004 a 2009, se convirtió en vicepresidenta de Die Linke en 2010, cargo que ocupó hasta 2015. Desde 2009, ocupa un escaño en el Bundestag como diputada electa por Renania del Norte-Westfalia. Llegó a copresidir el grupo parlamentario entre 2015 y 2019.

Esta antigua estudiante de filosofía y economía se casó en 2014 con Oskar Lafontaine, que ahora tiene 79 años. Líder del Partido Socialdemócrata (SPD) de 1995 a 1999, fue ministro-presidente del Sarre de 1985 a 1998. En 1998, el Canciller Gerhard Schröder le nombró Ministro Federal de Finanzas. Sin embargo, dimitió cuatro meses después, en 1999, por no aceptar el giro neoliberal dado por la socialdemocracia. Tras muchos altibajos políticos, durante los cuales pidió la disolución del euro, logró fundar Die Linke, que agrupó al PDS, hoy Partido de Izquierda, y a antiguos alemanes occidentales en la Alternativa Electoral para el Trabajo y la Justicia Social. Sahra Wagenknecht se convirtió en la figura de la principal corriente de oposición interna, Izquierda Anticapitalista.
Es una entusiasta de Podemos en España y de La France insoumise. Siente envidia del Movimiento Cinco Estrellas italiano. En 2018, posó con un chaleco amarillo frente a la entrada de la Cancillería Federal. El establishment político y mediático alemán, mucho más acartonado que el francés, no aprecia su libertad de tono.

En 2015, por ejemplo, advirtió a sus amigos de Die Linke sobre la apertura irreflexiva de las fronteras. Para ella, «una frontera abierta a todo el mundo es una ingenuidad». En 1996, fue coautora del libro Vorwärts und vergessen? con el periodista Jürgen Elsässer, un antiguo activista de izquierdas que se había pasado al conservadurismo nacional.

En 2020, al margen de Die Linke, lanzó el movimiento de acción pública Aufstehen (Levántate), sin mucho éxito. Un año después, su ensayo Die Selbstgerechten.Mein Gegenprogramm für Gemeinsinn und Zusammenhalt, (que puede traducirse imperfectamente como Los santurrones: Mi contraprograma para un sentido de comunidad y cohesión»). Siguiendo con el Estado económico cerrado de Fichte, aboga por un Estado nacional fuerte, quiere límites draconianos a la inmigración y califica de «santurrones» a Black Lives Matter y Fridays for Future (las huelgas escolares de los viernes por el clima lanzadas por la encantadora Greta Thunberg). Critica a una izquierda progresista ultraliberal y multiculturalista.

El 25 de febrero de 2023, Sahra Wagenknecht organizó una impresionante concentración pacifista frente a la Puerta de Brandemburgo, en Berlín, para protestar contra las sanciones impuestas a Rusia tanto por interés socioeconómico como por sesgo político.Contó con la ayuda de Alice Schwarzer.Esta octogenaria, antigua alumna de Michel Foucault y redactora jefe de la revista EMMA, es una ferviente feminista universalista que condena la pornografía y la prostitución. En 2010, esta ardiente pacifista fue coautora de un libro en el que atacaba al islamismo en nombre de los valores feministas occidentales. Además de pacifistas, activistas de Die Linke y feministas, la manifestación atrajo a muchos simpatizantes de la AfD (el partido patriótico Alternativa para Alemania).Unas semanas más tarde, la AfD invitó a Sahra Wagenknecht a unirse a ella. El 10 de junio, la dirección de Die Linke le pidió que dimitiera como diputada, a lo que ella se negó, señalando que no existía ningún requisito constitucional de mandato imperativo.

El microcosmos político le atribuye ahora la intención de fundar un nuevo partido que, según los sondeos, podría obtener cerca del 20% de los votos a costa de Die Linke y, sobre todo, de la AfD. Preguntada regularmente por su futuro, repite que piensa más bien en un compromiso intelectual, sin descartar la menor hipótesis política.
¿Será ella el último recurso de una casta que observa horrorizada cómo crece la intención de voto de la AfD? ¿O se atreverá a liberarse de las divisiones convencionales y unir fuerzas con la AfD para formar un frente de salvación nacional y popular?No hemos oído lo último de Sahra Wagenknecht.