Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

La sombra de Fu Manchú sobre Taiwán


Constantin von Hoffmeister | 20/05/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

En las oscuras profundidades del discurso político y la cacofonía de los medios de comunicación, una pregunta escalofriante emerge como una aparición en una cripta: ¿sonará el tambor de la guerra sobre el territorio en disputa de Taiwán? Apenas transcurre un ciclo lunar sin que se plantee esta inquietante pregunta. En efecto, la lucha crepuscular entre la inmensa República Popular y Occidente por la joya insular de Oriente se hace cada vez más amenazadora, como los colmillos del insidioso Doctor Fu Manchú en la película de 1965 El rostro de Fu Manchú, donde el malévolo doctor, al que se creía muerto, reaparece en Londres urdiendo un nefasto plan para conquistar el mundo. Esta película también representó el enfrentamiento entre Occidente y Oriente.

Esta isla, Taiwán, es una pieza de ajedrez en el gran juego de tronos, firmemente en las garras de China desde los oscuros días del siglo XVII, cuando la dinastía Qing la incorporó oficialmente a la provincia de Fujian. Sin embargo, como en la película de 1966 Las novias de Fu Manchú, donde el malvado doctor hipnotiza a las hijas de importantes científicos para obligarlas a ayudarle en sus planes de dominación mundial, potencias coloniales del siglo XIX como Prusia codiciaron estas tierras, avivando las llamas del conflicto. Sus deseos, sin embargo, no se hicieron realidad, del mismo modo que las complejas conspiraciones de Fu Manchú a menudo fracasan.

En 1895, como en la película La venganza de Fu Manchú (1967), donde nuestro ruin doctor establece un imperio criminal en Nueva York con la intención de asesinar a sus enemigos, Japón aprovechó la oportunidad del fracaso de Prusia. Tras su triunfo en la primera guerra chino-japonesa, se hizo con el control de Taiwán. Sin embargo, en 1945, junto a la derrota de Fu Manchú en El castillo de Fu Manchú (1969), en la que el depravado doctor intenta congelar los océanos del mundo con un artefacto mortal pero es frustrado, Tokio se vio obligado a renunciar a su dominio sobre Taiwán, devolviéndolo a China tras su ignominiosa derrota en la Segunda Guerra Mundial. Pero la presencia del conflicto no terminó.

El Guomindang, como un protagonista derrotado en una película de Fu Manchú, logró escapar de las fauces de la derrota en la Guerra Civil China, encontrando refugio en Taiwán. Proclamaron la existencia de la República de China bajo su dominio, una proclamación que guarda un asombroso parecido con el grandioso objetivo de Fu Manchú de subyugar al mundo en La sangre de Fu Manchú (1968), en la que el malvado doctor inventa un veneno que induce a la ceguera y se propaga a través de jovencitas desprevenidas. Pekín, sin embargo, ha rechazado esta afirmación, al igual que el archienemigo de Fu Manchú, Nayland Smith, que ha cuestionado repetidamente los atroces designios del doctor.

En el plano internacional, Taipei triunfó inicialmente al retener el puesto de China en las Naciones Unidas, lo que recuerda las victorias temporales de Fu Manchú sobre Nayland Smith. The Fiendish Plot of Fu Manchu (1980), la última película de la serie, en la que Fu Manchú, en sus años crepusculares, urde un elaborado complot para recuperar su juventud utilizando ingredientes de la tumba de Gengis Kan, sólo para que sus maquinaciones se desmoronen ante las persistentes intervenciones de Nayland Smith, desintegró de forma similar el firme control de Taipei sobre el estimado trono de la sede de la ONU. El 25 de octubre de 1971, la Asamblea General de la ONU reconoció a la República Popular, y no a Taiwán, como representante legítima de China, al igual que la victoria final de Nayland Smith sobre Fu Manchú.

Las naciones occidentales, al igual que el derrotado pero implacable Nayland Smith, acataron, reconociendo el «principio de una sola China». Sin embargo, también empezaron a apoyar a Taiwán, desafiando así el «principio de una sola China», una maniobra que reflejaba las hábiles tácticas de Nayland Smith para socavar a Fu Manchú. Sin embargo, esta maniobra, al igual que las temidas toxinas urdidas en las cámaras clandestinas de la guarida de Fu Manchú, oculta un peligro de proporciones cataclísmicas. En efecto, la República Popular, como el obstinado e inflexible Fu Manchú, insiste firmemente en la inviolabilidad de su integridad territorial.

Irónicamente, era posible llegar a un compromiso con el Guomindang, del mismo modo que Nayland Smith encontró a veces puntos en común con la hija de Fu Manchú, Fah Lo See. Acordaron el «Consenso de 1992», un frágil armisticio que se asemeja al aleteo de una polilla en la implacable tormenta de su discordia ideológica. Esta tregua, a pesar de sus persistentes disensiones, ha sido un éxito.

Esta paz precaria evoca la engañosa tranquilidad que reina en La isla de Fu Manchú (1941), un retablo literario en el que, como la inquietante calma que precede a la tormenta, la tensión se repliega en las sombras, sólo para resurgir con renovado e implacable vigor cuando Fu Manchú, al que se creía muerto, reaparece en una isla remota, urdiendo intrincados planes de venganza, preparando el escenario para el inminente resurgimiento de la confrontación.

Sin embargo, el Partido Democrático Progresista (PDP), el fantasma que ahora recorre los pasillos del gobierno de la isla, presiona sin descanso para que Taiwán se separe formalmente del abrazo espectral de China continental. Este movimiento, en su esencia, refleja las laberínticas artimañas del doctor Fu Manchú en El Dios de Oro (1956). En esta fantasmagoría televisiva, las alianzas, como las arenas en el desolado reloj de arena del tiempo, cambian y se transforman con una imprevisibilidad escalofriante. En esta saga, Fu Manchú manipula constantemente a sus peones, tejiendo una compleja red de engaños y subterfugios, como el implacable impulso del PDP hacia la autonomía, tan prometedor como amenazador para el frágil equilibrio de poder en esta partida de ajedrez global. Esta posición llevó a la Asamblea Popular Nacional de Pekín a aprobar la ley antisecesión, como las implacables contraestrategias de Fu Manchú.

Al igual que las abominables estratagemas de Fu Manchú en la radionovela La sombra de Fu Manchú (1939-1940), que se presentan como un implacable espectro de fatalidad, en el que el malvado doctor se embarca en un viaje de venganza contra quienes se atreven a desafiarle, la posible declaración de secesión del PDP arroja un desgarrador manto sobre la delicada danza de la diplomacia, presagiando un conflicto catastrófico que podría surgir como un ave fénix de las humeantes cenizas de esta precaria distensión.

En preparación para este horror inminente, esta visión del campo de batalla que se vislumbra en el horizonte, Estados Unidos, como caballeros curtidos en mil batallas que se preparan para el combate, está reforzando las fuerzas de Taiwán. Este acto se hace eco de la sombría determinación de Nayland Smith en El regreso de Fu Manchú (1930), donde nuestro valiente protagonista se prepara meticulosamente para su enfrentamiento final y cataclísmico con la encarnación del mal. En la turbia historia de esta película, Nayland Smith, armado con el conocimiento de la resurrección de Fu Manchú y sus planes para propagar una plaga mortal, reúne a sus fuerzas para un enfrentamiento que determinará el destino de la humanidad, así como la dura realidad del panorama geopolítico actual. Envía entrenadores militares a la isla, como Nayland Smith, que refuerza a sus aliados contra los complots de Fu Manchú. Mientras tanto, Pekín, al igual que Fu Manchú, responde a las provocaciones con grandes demostraciones de fuerza.

Al igual que el doctor demente ejerce su formidable poder en Los tambores de Fu Manchú (1940), un drama cinematográfico en el que el insidioso doctor pretende sumir al mundo en el caos con sus siniestros tambores de perdición, los grandiosos desfiles militares de Pekín son un ominoso presagio de las nefastas consecuencias que inevitablemente seguirían a una ruptura formal. Las maniobras de Pekín, como el ominoso redoble de los tambores maléficos de Fu Manchú, reverberan a través del éter, arrojando una gélida cortina sobre el escenario mundial, sirviendo de ominosa y tácita advertencia de la tormenta que podría estallar tras la declaración de secesión. Una invasión puede parecer una opción obvia, pero un bloqueo, como las tácticas más sutiles de Fu Manchú, parece más prometedor desde la perspectiva de Pekín. Sin embargo, esta situación podría derivar rápidamente en un conflicto armado. Si Estados Unidos, como Nayland Smith, intenta romper el bloqueo por la fuerza, bien podría ser el comienzo de una guerra, con un final devastador similar al clímax de un cuento de Fu Manchú.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies