Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Max Stirner sobre el arte y la religión


Joakim Andersen | 24/08/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Uno de los representantes más originales de la filosofía alemana fue Max Stirner (1806-1856), autor de Der Einzige und sein Eigentum, una especie de joven hegeliano y, durante un tiempo, uno de los principales objetos de odio de Marx y Engels. La filosofía de Stirner puede calificarse de egoísta; describe la creencia en la mayoría de los fenómenos sociales, desde la propiedad hasta el Estado y la humanidad, como espectros.

Hoy hablamos a veces de «construcciones sociales». La perspectiva de Stirner recuerda en parte este planteamiento, pero se centra en cómo estos espectros o «engranajes en la cabeza» afectan al individuo. También desarrolló una visión dialéctica de la evolución histórica de la relación entre «der Einzige» y los fantasmas que rondan el cerebro. Según Stirner, el ser humano y la civilización pasan por tres fases, que él denomina (y esto no es muy políticamente correcto) «negroide», «mongoloide» y «caucásico». En la última fase, el hombre domina a su creación y no al revés; esto puede compararse con el esquema histórico de Marx, que se centra en la economía y no en los fantasmas cerebrales, pero la perspectiva básica es similar. Tras ser dominado por su creación, el hombre recupera el control, con herramientas mucho más poderosas que antes de que comenzara el proceso. Una de las diferencias entre Marx y Stirner es que, para Stirner, hoy es posible, a nivel individual, liberarse del Estado, de la propiedad, etc. En otras palabras, es posible liberarse mentalmente del Estado. Liberado mentalmente, hay que añadir que el Estado sigue siendo una realidad, se mire como se mire.

Stirner ha sido descrito por Spengler como un representante del egoísmo común más que del egoísmo noble («yo valgo algo para mí mismo» frente a «yo valgo algo para la cultura»). Pero al igual que Engels alabó inicialmente a «San Max», antes de que Marx le librara despiadadamente de estas ilusiones, también influyó en algunos de la derecha más auténtica. El Anarquismo de Ernst Jünger es un desarrollo del «Einzige» de Stirner; Schmitt y Mussolini también lo leyeron. No sabemos hasta qué punto comprendieron la fase «caucásica» de Stirner; las críticas a «San Max», tanto desde la derecha como desde la izquierda, se han centrado a menudo en su aspecto pequeñoburgués. Jünger nos da una idea de cómo un tipo de personalidad más heroica podría abordar algunos de los argumentos de Stirner; Evola también puede resultar interesante en este contexto. Su distanciamiento de las ideologías y/o fantasmas cerebrales de la sociedad moderna, su naturaleza social e ideológicamente promiscua, y su aspecto de sobre-socialización recuerdan a menudo a Stirner, incluso si este último hubiera considerado la tradición como otro espectro cerebral. A lo que Evola probablemente objetó que no hablaba de lo que no había experimentado, y que el materialismo de Stirner era el verdadero espectro.

Arte y religión

El arte hace el objeto, y la religión sólo vive en sus múltiples vínculos con ese objeto, pero la filosofía se distingue claramente de ambos. Muchos de los escritos de Stirner están ahora disponibles en Internet, incluyendo Kunst und Religion de 1842. Stirner utiliza el razonamiento hegeliano para explicar la religión como una especie de alienación. El hombre siente que tiene otra cara y «se ve empujado a dividirse entre lo que realmente es y lo que debe llegar a ser». Se trata de un análisis puramente antropocéntrico de la religión, en lugar de uno más cosmológico, pero no carece de interés.

En particular, Stirner sitúa al artista en el centro, ya que, en su opinión, son los genios artísticos los que fundan las religiones. «Sólo el fundador de una religión está inspirado, pero es también el creador de los Ideales, a través de cuya creación todos los demás genios serán imposibles», escribe Stirner. También señala que la verdadera religión no es tibia, que existe el amor religioso y el odio religioso. Es aquí donde Stirner se vuelve sorprendentemente actual, «en nuestro tiempo la cantidad de odio ha disminuido en proporción a como se ha debilitado el amor a Dios. Se ha infiltrado un amor humano, que no pertenece a la piedad piadosa sino a la moral social; es más «celoso» del bien del hombre que del bien de Dios». Religión y moral social no son la misma cosa, lo que significa que una Iglesia invadida por la moral social en forma de liberalismo de izquierdas corre el riesgo de relegar la religión a un segundo plano.

En cualquier caso, Stirner describe un ciclo histórico, comparable al juego de Spengler entre cultura y civilización, en el que los genios artísticos crean religiones, que luego son apoyadas por la gente corriente antes de ser empobrecidas y finalmente destruidas por el encuentro de nuevo con los artistas. Pero hoy, los artistas son actores, que demuestran que se han convertido en cáscaras vacías. Pero el ciclo no termina ahí, «incluso la comedia, como todas las artes, precede a la religión, porque sólo deja paso a la nueva religión, la que se formará de nuevo».

Así pues, hay algunas ideas interesantes en Stirner, aunque su comprensión de la religión esté claramente limitada por su contexto histórico. Puede ser útil examinar a dos pensadores influidos por Stirner, Dora Marsden y Hakim Bey, y cómo intentaron superar estas limitaciones para «der Einzige».

Como ya se ha mencionado, Stirner otorgó al artista un papel central en la historia e influyó en muchas almas artísticas. A través de Dora Marsden (1882-1960), editora, sufragista y filósofa, el egoísmo de Stirner influyó notablemente en la vanguardia británica. Ezra Pound, T.S. Eliot, D.H. Lawrence, James Joyce y Wyndham Lewis, entre otros, escribieron en su revista The Egoist.

Marsden se presenta como una personalidad inusual, inteligente e indomable, con un deseo casi germánico de crear un sistema estructurado. Su visión es la de Heráclito, el misticismo y la lógica estricta. En lugar del anarquista de Jünger, habló del arquista. En La ilusión del anarquismo, escribió que «en el nacimiento de cada unidad de vida, hay un arquista. Un archista es alguien que busca establecer, mantener y proteger, mediante las armas más poderosas a su disposición, la ley de sus propios intereses». Describe el mundo como un escenario en el que chocan diferentes intereses, un contrapunto útil a la visión liberal actual del mundo, en la que los intereses se camuflan como ideales o se demonizan.

Curiosamente, a partir de El egoísta, Dora Marsden desarrolló una cosmovisión más cósmica, en la que el yo creador se convertía en algo permanente y no temporal. Más tarde escribió Los misterios del cristianismo, en el que aborda el aspecto «feminista» del cristianismo.

Hasta qué punto su metafísica representa un refinamiento de la de Stirner y no algo propio, aunque original, es otra cuestión. En este contexto, son interesantes las reflexiones de Hakim Bey sobre Stirner en el ensayo Black Crown & Black Rose: Anarcho-Monarchism & Anarcho-Mysticism en su ya clásico T.A.Z.. Bey no es un pensador totalmente exento de problemas y su lenguaje es a veces teatral, incluso patético. No obstante, este ensayo es probablemente el mejor intento de acercar der Einzige a una cosmología más tradicional (aunque la ausencia de Dora en la discusión de Bey sobre el individualismo y el monismo radical sugiere que no la ha leído). Bey sitúa el materialismo de Stirner en un contexto histórico, «nacido mucho después de la decadencia de la Cristiandad, pero mucho antes del descubrimiento de Oriente y de la tradición iluminista oculta en la alquimia occidental, la herejía revolucionaria y el activismo ocultista».

Aquí se acerca a la categorización de Evola del devocionalismo y la fe ciega en cosas no experimentadas como formas inferiores de espiritualidad. Su crítica a Stirner identifica los dos puntos más débiles: la ausencia de un «concepto operativo de la conciencia no ordinaria» y «una cierta frialdad hacia el otro». El propio Stirner no había experimentado otros estados de conciencia que los de los pequeñoburgueses<, por lo que se inclinaba a considerar los frutos de éstos como espectros cerebrales. A pesar de los enfoques similares del argumento de la «unión de los egoístas», el eros también está bastante ausente de la obra de Stirner. Bey menciona que esto puede ser una reacción comprensible a «la sofocación caliente del sentimentalismo y el altruismo del siglo XIX«, pero el aislamiento tampoco es un camino fructífero.

En última instancia, Stirner sigue siendo un escritor enriquecedor, como sugieren quienes se han inspirado en él. La distancia espiritual que buscaba con respecto a los «engranajes» del mundo moderno no es menos saludable hoy en día». La sensación de libertad que puede derivarse de ver «el Estado», «el racismo» y otras quimeras como espectros cerebrales es a menudo significativa, tanto si uno se inspira en Evola como en Stirner. Jünger, Marsden y Bey muestran cómo otros tipos de personalidad pueden complementar el pensamiento de «San Max».

Nota: Cortesía de Euro-Synergies