Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

No fue Karl Marx: el wokismo surge del fracaso del liberalismo y no del marxismo (II)


Paul Gottfried | 16/05/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Incluso el aumento propuesto por la administración de Biden en las tasas de impuestos corporativos del 21% al 28% probablemente afectará a los asalariados mucho más que el 5% superior de la escala de ingresos. Se ha pronosticado que el 50% de estos costos adicionales resultarán en reducciones de salarios y aumentos de precios para los consumidores.

La inflación ya producida por nuestra administración actual ha dañado a las clases media y trabajadora mucho más que las ganancias de quienes ganan 500.000 dólares o más al año, sin embargo, esa es la clase a la que la administración Biden afirma imponer el costo de los programas de energía verde y la redistribución social. Al final, los ricos pueden tener menos que temer del aumento del precio de los bienes esenciales fabricado por el gobierno, comenzando con los alimentos y el combustible.

Behemoth, un famoso estudio marxista publicado por Franz Neumann en 1934, parece ser tan aplicable a nuestra clase dominante actual como lo fue a las élites económicas bajo el Tercer Reich. El estudio de Neumann puede estar describiendo a nuestros capitalistas despiertos incluso de manera más plausible que aquellos plutócratas alemanes que Neumann pensó que estaban construyendo un estado corporativo en alianza con Hitler. Curiosamente, los industriales y banqueros alemanes pueden haber sido más reacios a subirse al tren nazi que nuestras élites corporativas a unirse a la galería de vítores por la reasignación de género y el racismo contra los blancos. En cualquier caso, es extremadamente difícil imaginar que los «marxistas estadounidenses» amenazarían la riqueza corporativa de nuestros amigos capitalistas.

Además, a diferencia del marxismo, la izquierda woke hace mucho que dejó de rendir homenaje a la ciencia y la racionalidad. La izquierda está impulsada por el odio contra los estadounidenses tradicionales con roles de género fijos, jerarquías comunales y alguna forma de fe religiosa heredada. La verdad, para la izquierda woke, está determinada y redefinida por quienes están en el poder. Las creencias despiertas no tienen una conexión necesaria con lo que es empíricamente comprobable, ya que, desde la perspectiva wokista o despierta, la ciencia occidental y la demostración empírica están contaminadas por prejuicios blancos, masculinos y racistas. El comunismo en Europa, al menos en la práctica, nunca mostró la frenética energía nihilista que parece endémica de la izquierda despierta. Desde derribar estatuas hasta abolir los géneros, incitar a la violencia de las turbas contra los estadounidenses blancos y abrir fronteras para la invasión de inmigrantes del Tercer Mundo.

El objetivo final del despertar es la igualdad universal, que debe lograrse a través de un estado universal. Se opone a la particularidad, al menos en el mundo blanco occidental, y trabaja para eliminar cualquier cosa que sea específicamente occidental. De hecho, el wokismo ofrece el ejemplo de una izquierda completamente desquiciada que los gobiernos y partidos comunistas, así como la Guerra Fría en Occidente, mantuvieron bajo control. El despertar privilegia a aquellos con apetitos sexuales desviados, fijaciones anticristianas y antiblancas, y repugnancia por las instituciones burguesas, grupos a los que los comunistas impidieron que ascendieran en sus partidos y gobiernos. Los comunistas tenían puntos de vista morales generalmente tradicionales, incluso si practicaban la tiranía.

Desafortunadamente, el movimiento conservador de la posguerra se obsesionó tanto con «luchar contra el comunismo» que no se dio cuenta de que el enemigo, mucho más peligroso, reunía sus fuerzas internamente. Y para la fase final de la Guerra Fría en la década de 1980, los neoconservadores frecuentemente acusaban a los regímenes comunistas de discriminar a los homosexuales. Esta acusación era perfectamente cierta porque, en comparación con los países occidentales izquierdistas, los gobiernos comunistas eran, en cierto sentido, socialmente más conservadores.
Además, los gobiernos de Europa del Este (incluidas las partes nororientales de Alemania) que antes estaban bajo el control soviético,se han resistido mucho mejor que Europa Occidental, Estados Unidos y la Gran Bretaña. La queja de que estas regiones nunca recibieron una instrucción antifascista adecuada, una acusación que abordo en mi libro sobre antifascismo, es, considerando todo, correcta. El «todas las cosas consideradas» en este caso se referiría a que están pasando por un proceso de cambio que haría que estas regiones se vieran y pensaran como Canadá, la República Federal Alemana o el estado estadounidense de California en la actualidad.

También vale la pena señalar el papel engañoso de la izquierda despertada con respecto a las incursiones islámicas en Occidente. Dado que la promoción de una presencia musulmana y la influencia musulmana en las sociedades occidentales ahora está vinculada a la izquierda multicultural, los críticos de la islamización se asignan en virtud de esta práctica a la extrema derecha. En realidad, el rechazo a la cultura islámica proviene de la izquierda despertada más que de cualquier derecha reconocible. Quienes protestan a gritos porque los musulmanes se oponen al feminismo y discriminan a los homosexuales no son en modo alguno conservadores. Simplemente son más consistentes en sus puntos de vista progresistas que aquellos de la izquierda despierta que tratan al patriarcado islámico con indulgencia, es decir, aquellos de izquierda que ponen excusas para el chovinismo masculino no occidental y la teocracia no cristiana.

El punto clave de Hazony al identificar a la izquierda despertada como marxista es su enfoque compartido en la lucha histórica entre opresores y oprimidos. Esta lucha es ciertamente fundamental para Marx y los marxistas, pero también ha sido adoptada por otras ideologías y movimientos. Esta dialéctica tiene raíces tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, en el que los siervos sufrientes del Señor o el pueblo elegido finalmente triunfan sobre sus opresores. En la Biblia, los justos están destinados a prevalecer sobre los que los persiguen, gracias a la ayuda divina. Se puede argumentar que Marx estaba poniendo una cubierta científica sobre una antigua creencia, cuyos lineamientos no inventó. Estaba adaptando una narrativa antigua a nuevas circunstancias materiales mientras invocaba la mística de la ciencia del siglo XIX.

Ha surgido una narrativa similar entre aquellos que normalmente no están asociados con la izquierda. Desde el momento en que se fundó el movimiento fascista italiano en noviembre de 1921, sus líderes hicieron referencia al pueblo italiano como una nación oprimida, un tema que ya surge en el himno italiano del siglo XIX, Fratelli d’Italia. Las oraciones de Mussolini presentaban referencias poco amables a los plutócratas democráticos, por lo que tenía en mente los regímenes capitalistas inglés y estadounidense. El discurso que pronunció Il Duce el 10 de junio de 1940, cuando declaró la guerra a Inglaterra y Francia en alianza con la Alemania nazi, apela a L’Italia proletaria e fascista.

Esto no prueba que Mussolini fuera marxista; tampoco lo fueron los nazis, que compararon a Alemania después del Tratado de Versalles con el Cristo crucificado; tampoco lo son los polacos que se han llamado a sí mismos «el Cristo de las naciones». Muchos grupos y naciones se han basado en imágenes de los justos que sufren, explotados injustamente, para caracterizar sus luchas contra los opresores putativos, una caracterización que difícilmente los califica como marxistas bajo un nombre diferente.

En algún momento de los últimos 20 años, el ideal mismo de la discusión y el debate abiertos cayó en descrédito tanto en las instituciones de educación superior como en los medios de comunicación. Lo que se había convertido en un liberalismo reducido y desnaturalizado fue abandonado por una ideología sucesora: el wokismo.

En el séptimo capítulo de Conservadurismo: un redescubrimiento, Hazony destaca el reemplazo del liberalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial por el colectivismo despierto. Tal cambio de guardia se ve en el abandono del principio de la discusión abierta, e incluso del desacuerdo, en favor de la cohesión del grupo. También encontramos a liberales que se identifican a sí mismos expresando horror por el cierre de la discusión abierta por parte de otros en la izquierda. Esta mentalidad cerrada ha provocado que aquellos que se aferran a una identidad «liberal» protesten despertando la cohesión y exigiendo el retorno a una sociedad libre.

La observación de Hazony es precisa, pero puede requerir una calificación. El liberalismo que el wokismo dejó cancelado fue una forma muy debilitada de la persuasión liberal, cuyos exponentes ya habían dejado de argumentar de manera muy convincente a favor de la discusión abierta. Durante décadas, ese liberalismo atenuado excluyó a la derecha, excepto por una versión centrista moderada que no molestaría a los guardianes de izquierda. Los parámetros de discusión permisible sobre muchos temas se habían vuelto cada vez más restringidos antes de que una forma moderna tardía de liberalismo abandonara por completo el fantasma. Para entonces, las universidades ya estaban controladas ideológicamente mientras que tanto el gobierno como los medios de comunicación habían preparado el camino para esta era posliberal.

El liberalismo en sus últimas etapas no padeció una tolerancia indiscriminada, condición que pensadores tan diversos como Joseph Schumpeter y Carl Schmitt vieron como la gran debilidad del liberalismo. ¡Todo lo contrario! El liberalismo moderno tardío se movió en la dirección de lo que se convirtió en la izquierda del despertar, incluso mientras se aferraba a la ilusión de apertura. Y los que se quejan de la intolerancia de la izquierda practicaron el mismo vicio con relación a la derecha, hasta que fueron superados por mayores poderes de la izquierda. Entonces se convirtieron en los dolientes de moda de una tolerancia perdida, cuya pérdida ellos mismos ayudaron a provocar.

Esta observación no pretende invalidar el punto más amplio de Hazony, que es correcto. En algún momento de los últimos 20 años, el ideal mismo de la discusión y el debate abiertos cayó en descrédito tanto en las instituciones de educación superior como en los medios de comunicación. Lo que se había convertido en un liberalismo reducido y desnaturalizado fue abandonado por una ideología sucesora: el wokismo. Además, puede que no haya forma de volver a lo que ha sido repudiado rotundamente y lo que tardó generaciones en colapsar. Sólo un colectivismo igualmente decidido puede resistir con eficacia a los que han puesto fin a la era liberal, o a lo que se convirtió en la pálida imitación de la misma.

No fue Karl Marx: el wokismo surge del fracaso del liberalismo y no del marxismo

Primera parte
Segunda parte

Traducción: Carlos X. Blanco