Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Parlamento Europeo: ¿hacia la construcción de muros antimigrantes?


Nicolas Gauthier | 29/04/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

De momento, es una votación. El miércoles 19 de abril, 322 eurodiputados votaron a favor de financiar muros que ayuden a frenar la ola migratoria. 290 de sus colegas votaron en contra, mientras que 20 valientes prefirieron abstenerse.

Esta votación puede considerarse una victoria política. Así lo confirma Philippe Olivier, diputado de la Agrupación Nacional francesa: «Es la primera vez que los grupos de derecha consiguen unirse en torno a un proyecto común». En otras palabras, por una vez, la derecha institucional se ha atrevido a mezclar sus votos con los de otras derechas. Una coalición que va incluso más allá, ya que aparte del grupo ID (Identidad y Democracia), donde se sientan los miembros electos de la Agrupación Nacional y ECR (Conservadores y Reformistas Europeos), presidido por Georgia Meloni, un tercio de los eurodiputados renovadores (liberales) votaron a favor de este texto iniciado por el bávaro Manfred Weber, presidente del grupo de derecha moderada PPE (Partido Popular Europeo). Cabe señalar que incluso fue apoyado por cuatro eurodiputados socialistas daneses. Esto demuestra que es posible ser de izquierdas y estar en contra de la inmigración masiva.

Pero, ¿qué ocurrirá en la práctica?

Independientemente de que uno esté (filosóficamente, por supuesto) a favor o en contra de la construcción de tales barreras, el hecho es que son inevitablemente sinónimo de fracaso. Ante el fracaso del comunismo, la República Democrática Alemana levantó el Muro de Berlín para impedir que sus propios compatriotas se refugiaran en el infierno capitalista. Ante el fracaso de la política migratoria europea, ahora se supone que otros muros deben impedir que los no europeos se unan al infierno europeo, poblado por racistas y colonialistas, como todo el mundo sabe.

La incoherencia estructural del modelo europeísta no tiene nada que envidiar a la del difunto imperio soviético. Pero hay un «muro» y un «muro», como nos recuerda oportunamente Emmanuel Berretta, corresponsal de Le Point en Bruselas: «¿Los muros levantados por los griegos, los búlgaros en la frontera turca o los finlandeses con respecto a Rusia deben calificarse de muros que hay que prohibir?». Para la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen y la Comisaria sueca Ylva Johansson, las cosas están claras: Europa no es una fortaleza y el dinero europeo no puede utilizarse para construir muros.

Así, las naciones europeas podrían levantar muros en sus fronteras, pero las autoridades europeas, que se supone que federan a esas mismas naciones europeas, serían incompetentes en la materia. Es como si Europa no tuviera fronteras. Ya no se trata de una simple torpeza, sino de una verdadera confesión.

En un registro de ubicuidad similar, hay otra incoherencia relativa a Varsovia, capital desafiada por Bielorrusia que, para castigarla por su apoyo a Ucrania, la amenaza con envíos masivos de migrantes. Ante la perspectiva de una nueva invasión de Polonia, se pidió a Europa que la ayudara a asegurar mejor sus fronteras. La Comisión se negó. «En cambio, no hubo ningún problema para financiar torres de vigilancia y drones», señala Le Point. ¡Todo menos muros! Esto no está lejos del absurdo.

En el momento de escribir estas líneas, es difícil saber si este voto inesperado cambiará el curso de los acontecimientos. Porque, en Bruselas como en Estrasburgo, la autoridad de los tecnócratas cooptados siempre tendrá más peso que la de los mendigos elegidos democráticamente por el pueblo, sea cual sea su tendencia política. En la negación de la democracia, al menos Corea del Norte es más honesta.

Fuente: Boulevard Voltaire