Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

René Guénon y las influencias sospechosas de Donald Trump


Nicolas Bonnal | 12/10/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

«Curiosamente, el sello oficial de los Estados Unidos representa la pirámide truncada, por encima de la cual hay un triángulo radiante que, al mismo tiempo que está separado de ella, e incluso aislado por el círculo de nubes que lo rodea, parece en cierto modo sustituir a la cúspide; pero hay todavía en este sello, del que algunas de las organizaciones pseudoiniciáticas que abundan en América tratan de sacar gran provecho explicándolo de acuerdo con sus doctrinas, otros detalles que son por lo menos extraños, y que parecen indicar la intervención de influencias sospechosas: por ejemplo, el número de bases de la Pirámide, que es trece (este mismo número se repite también con cierta insistencia en otros particulares, y es notablemente el de las letras que componen el lema E pluribus unum)…».

No dejaremos la gran pirámide sin mencionar otra fantasía moderna: algunos atribuyen una importancia considerable al hecho de que nunca llegó a completarse; en efecto, falta la cúspide, pero lo único que puede decirse con seguridad a este respecto es que los autores más antiguos de los que tenemos testimonio, y que aún son relativamente recientes, siempre la vieron tan truncada como lo está hoy.

De ahí a afirmar, como ha escrito textualmente un ocultista, que «el simbolismo oculto de las Escrituras hebreas y cristianas se relaciona directamente con los acontecimientos que tuvieron lugar durante la construcción de la gran pirámide», hay realmente mucho trecho, ¡y no deja de ser una afirmación que nos parece carecer de demasiada verosimilitud en todos los aspectos!

Curiosamente, el sello oficial de los Estados Unidos representa la pirámide truncada, por encima de la cual hay un triángulo radiante que, aunque separado de ella e incluso aislado por el círculo de nubes que la rodea, parece en cierto modo sustituir a la cúspide; pero hay aún otros detalles en este sello, de los que algunas de las organizaciones «pseudoiniciáticas» que abundan en América tratan de sacar gran provecho explicándolo de acuerdo con sus «doctrinas», que son por lo menos extraños y que parecen indicar la intervención de influencias sospechosas: aí, el número de las bases de la pirámide, que es trece (este mismo número se repite por otra parte con cierta insistencia en otros particulares, y es en particular el de las letras que componen el lema E pluribus unum), se dice que corresponde al de las tribus de Israel (contando por separado las dos medias tribus de los hijos de José),

Es probable que esto no sea ajeno a los verdaderos orígenes de las «profecías de la gran pirámide», que, como acabamos de ver, también tienden a convertir la gran pirámide en una especie de monumento «judeocristiano» con fines bastante oscuros.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies