Revueltas en Irán: ¿qué hay detrás del velo? – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Revueltas en Irán: ¿qué hay detrás del velo?


Georges Feltin-Tracol | 21/11/2022

Las protestas violentas han sacudido a Irán durante más de dos meses. Esta situación deleita a los bien intencionados. Mujeres de diversas edades atraen a su alrededor a diversas categorías sociales para derrocar a la República Islámica.

El pretexto que desencadenaría esta vasta conspiración sería el arresto y luego la muerte de una mujer iraní de 22 años, Jina Mahsa Amini, víctima de un error garrafal de la policía moral. La joven no usó correctamente el velo sobre su cabeza en las calles de Teherán. A partir del 14 de septiembre, las mujeres iraníes, en contacto permanente en las redes sociales de origen occidental, se descubrieron en público, luego se cortaron un mechón de cabello en señal de protesta simbólica. La mediocracia occidental y sus secuaces politiqueros miran este movimiento a través de los ojos progresistas.

En medio de una sesión del llamado Parlamento Europeo, un diputado sueco también corta una mecha. Su gesto se reproduce entonces en casi todas partes en la gran esfera alienada occidental. ¿Por qué todos estos imitadores no se afeitaron la cabeza en nombre de las pobres mujeres francesas insultadas, golpeadas y molestadas entre 1944 y 1945 por una ola de celos xenófobos sin precedentes? El 5 de octubre de 2022, cincuenta actrices francesas con una filmografía más o menos cursi firmaron una petición de apoyo. Es muy lamentable que nunca hayan reaccionado cuando sus compatriotas «chalecos amarillos» expresaron un enfado legítimo. Las mismas personas que se entusiasman con la sedición iraní condenan a los insurgentes del Capitolio del 6 de enero de 2021, se ofenden porque seguidores pro-Bolsonaro están bloqueando carreteras en Brasil, guardan silencio sobre la difícil situación de Julian Assange y se burlan de lo que confirmó el tribunal de apelación de Grenoble, este 2 de noviembre, la sentencia de Damien Tarrel, autor de un modesto golpe al actual inquilino del Elíseo, el 8 de junio de 2021 (18 meses de prisión incluidos cuatro firmes, privación del derecho a voto por tres años y prohibición de por vida de trabajar en la función pública).

SUGERENCIA:   El sonido de las armas en Kosovo: así desestabiliza Europa la OTAN

Los acontecimientos actuales en Irán también marcan un nuevo desarrollo en el curso de las «revoluciones de color». Ahora están desarrollando una estrategia interseccional. Amini era kurdo. Los focos iniciales de malestar surgen en las regiones kurda, árabe y de Baluchistán, en las afueras del núcleo étnico persa. Las demandas feministas y sociales bastante locas ocultan demandas separatistas obvias. Además del fin del uso obligatorio del velo, los manifestantes reclaman una «occidentalización» de su país que se atreva a plantar cara a la hegemonía globalista. Los opositores generalmente provienen de los estratos sociales más privilegiados. La burguesía urbana iraní ya disfruta de vivir en la hora de Londres, Nueva York y San Francisco. Sus hijos ven series wokistas de Netflix y Disney durante veladas muy estrictamente privadas, no dudan en drogarse, beber alcohol, incluso coquetear. Su hedonismo no florece por completo. Las malas condiciones económicas limitan su sed de consumo material. De hecho, como la mayoría de los estados no occidentales, las dificultades económicas son el resultado de las políticas de embargo decididas por Washington y sus caniches occidentales. El espíritu ascético de la primera década de la Revolución ya no anima a las nuevas generaciones.

Más allá del velo, lo que más preocupa a Occidente es que Irán esté a punto de alcanzar el umbral nuclear a pesar de la despiadada guerra secreta librada por el Mossad israelí. La bomba atómica iraní se está convirtiendo en el principal temor de la diplomacia occidental. Es por eso que la hiperclase cosmopolita está cifrando todas sus esperanzas mortales en un rápido cambio de régimen. Daría la bienvenida a las llamadas mujeres iraníes liberadas tiñéndose el pelo de azul, casándose con sus tostadoras y abortando cada cuatro días…

Sin embargo, debemos contar con la reacción eficaz y enérgica de las autoridades. Pasdarans y bassidjis juegan hábilmente con porras y garrotes. Las terribles circunstancias requieren extrema firmeza por parte del gobierno. Por lo tanto, la severidad implacable es esencial, ¡incluso si eso significa sacrificar al menos una generación! Irán debería embarcarse en una revolución cultural integral que elimine la escoria de la modernidad occidental y reviva su rica tradición espiritual.

SUGERENCIA:   Guerra en Ucrania: el futuro de Europa se decide en Washington

Los acontecimientos actuales confirman los temores bastante antiguos de Mohammad-Taqi Mesbah Yazdi, una de las referencias de los «mainistas». Esta marja que murió en 2021 fue la guía espiritual del excelente presidente Mahmoud Ahmadinejad. Chocó regularmente con Ruhollah Jomeini por la interpretación del Velayet-e Faqih que rige las instituciones iraníes. Para Mesbah Yazdi, la constitución de 1979 revisada en 1989 pone demasiado énfasis en los procedimientos democráticos. A la República Islámica, avanzó el concepto de «gouDominio islámico», es decir, un supuesto liderazgo teocrático depurado de elementos electivos que generan posibles disturbios subversivos.

Las autoridades iraníes se enfrentan a la innegable violencia de los desvergonzados. Su éxito, aunque fuera parcial, representaría un formidable avance de la infame ideología del «hommonculismo». Subcontratista de los centros de desinformación, el sistema mediático francés de ocupación mental que brama a favor de los aprendices-gourgandines no comprende que lo que está en juego va mucho más allá del estado de ánimo de unos pocos histéricos. La revolución islámica iraní está llegando a un punto de inflexión en su historia. Cualquier compromiso, cualquier postergación, cualquier concesión con el enemigo interno provocaría su pérdida irremediable en el más o menos corto plazo. Esperemos que el gobierno de la República siga el ejemplo chino de la primavera de 1989 en la Plaza de Tiananmen en Pekín. Mientras tanto, ¡recurramos a la Declaración Universal de los Derechos Humanos!

Imagen: Alfred Dielmann: Mujer musulmana

 

Georges Feltin-Tracol
Georges Feltin-Tracol es un ensayista y pensador político vinculado inicialmente a la Nueva Derecha y al movimiento identitario. En la actualidad, defiende posiciones solidaristas. En España, ha publicado varios libros sobre esta escuela de pensamiento y acción política.

Ya a la venta el número 8 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 8 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies