¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

La inmigración cada vez más cuestionada en Irlanda


Marie d'Armagnac | 20/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

El pueblo de Ballinrobe, en el condado irlandés de Mayo, está alborotado: sin oponer resistencia, las autoridades nacionales habían decidido traer a 50 hombres de África y Asia para alojarlos en un hotel en desuso junto a una guardería. Ante la movilización de la población de este pueblo de casi 2.000 habitantes del noroeste de la República de Irlanda, día y noche, las autoridades dieron marcha atrás.

Pero los opositores sólo obtuvieron una victoria a medias. En lugar de hombres solos, se alojarán allí familias. Esta política de despliegue por todo el país para alojar a inmigrantes ilegales en espera de un estatuto de protección internacional, como en Francia, se practica desde hace varios meses. Según la web InfoMigrants, «en 2022, el país recibió un total de algo más de 13.000 solicitudes de asilo, además de los 70.000 refugiados ucranianos, frente a un total de 2.700 solicitudes en 2021». Es decir, 190 lugares de alojamiento en 26 condados irlandeses, para una población nacional de 5 millones de habitantes.

La situación en materia de alojamiento para los solicitantes de protección internacional sigue siendo extremadamente difícil, y el Departamento no dispone de suficientes alojamientos para ofrecer a muchos solicitantes de protección internacional recién llegados.

Capacidad de alojamiento saturada

Como resultado, la capacidad de alojamiento de emergencia está más que saturada, y para una población que está sintiendo de lleno los efectos de la crisis económica y el aumento de los costes de la vivienda, ver cómo el Gobierno asume la responsabilidad de alojar a los inmigrantes no sienta nada bien. El Ministro de Integración dice ser consciente del problema: «La situación en materia de alojamiento de los solicitantes de protección internacional sigue siendo extremadamente difícil y el Ministerio no dispone de alojamientos suficientes para ofrecer a muchos solicitantes de protección internacional recién llegados».

Esto no parece impedirle imponer, sin consultar, un gran número de asentamientos de inmigrantes en todo el país. De hecho, a la manifestación de Ballinrobe siguió otra prevista en Dublín frente a una antigua residencia de ancianos en Ballsbridge, tras confirmarse la apertura de un centro de alojamiento de emergencia para solicitantes de asilo con 220 camas en Pembroke Park.

El episodio de Ballinrobe es sólo el último de una larga serie de acontecimientos que están cristalizando una situación de saturación ya de por sí tensa. También según InfoMigrants, «en el verano de 2022, los parlamentarios ya estaban preocupados por las consecuencias de esta crisis de alojamiento para los refugiados». «La conclusión es que la capacidad de Irlanda para proporcionar incluso lo mínimo en términos de alojamiento de emergencia para sus propios ciudadanos y para los que huyen de la guerra está seriamente comprometida», dijo Carol Nolan, diputada independiente. En enero de 2023, el gobierno irlandés anunció que las instalaciones de acogida del país habían alcanzado el punto de saturación. Y que los nuevos solicitantes de asilo serían alojados… en las calles. Es fácil comprender la reacción de los habitantes del pueblo de Ballinrobe, para quienes «Irlanda está llena».

Oleada de inmigrantes, inseguridad creciente

Esta protesta se produce en un contexto de creciente desconfianza hacia el gobierno irlandés y de frustración cada vez mayor ante la inmigración.

El pasado noviembre, cuando una mujer y tres niños murieron apuñalados en Dublín por un argelino nacionalizado, la ira estalló violentamente, con incendios provocados, enfrentamientos con la policía sorprendida por la fuerza de la reacción y consignas contra los inmigrantes como «Irish Lives Matter» (Las vidas de los irlandeses importan).

Unos meses antes, el 24 de marzo de 2023, «un autobús que transportaba solicitantes de protección internacional (PI) fue devuelto el lunes a la entrada del cuartel de Columb, en el condado de Westmeath, después de que los manifestantes bloquearan la entrada durante más de dos horas», informa el Irish Times.

Unos días después, «una treintena de manifestantes bloquearon las puertas del recinto de Mullingar, donde el Departamento de Integración anunció recientemente que se alojaría a 120 hombres solteros solicitantes de protección internacional». Desde su cierre en 2012, el cuartel de 10 hectáreas situado en el centro de la ciudad de Westmeath ha sido utilizado por hasta 30 grupos comunitarios, que han expresado su preocupación por la perturbación que esto podría causar en sus actividades. El plan, respaldado por el Ministerio de Defensa, es que «los refugiados ucranianos e internacionales se alojen en las instalaciones».

En una retórica bien engrasada, las protestas de una población preocupada y amenazada se transforman en una «repugnante explotación del drama de los refugiados por parte de la extrema derecha». Un irrisorio intento de ocultar que, allí como en todas partes, es sobre todo la cuestión de la migración la que se está convirtiendo en el tema político clave, a pocos meses de las elecciones europeas.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire