¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Entrevistas

Leonid Savin: «El Great Reset es un intento de mantener la unipolaridad mundial bajo un nuevo disfraz»


Alexander Markovics | 16/07/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Leonid Savin es analista geopolítico, redactor jefe de Geopolitica.ru desde 2008, fundador y redactor jefe de Journal of Eurasian Affairs, jefe de la administración del Movimiento Euroasiático Internacional y irector de la Fundación de Seguimiento y Previsión del Desarrollo de los Espacios Culturales-Territoriales (FMPRKTP). También es autor de numerosos libros sobre geopolítica, conflictos, relaciones internacionales y filosofía política publicados en Rusia, Ucrania, España, Serbia e Irán.

Alexander Markovics: El mundo en que vivimos está cambiando rápidamente. Justo después de la epidemia mundial de coro navirus en 2020, el Foro Económico Mundial anunció su nuevo plan, denominado Great Reset, para poner en marcha la globalización y transformar la economía mundial y todas las sociedades del mundo. Uno de sus pensadores, Klaus Schwab, proclama la cuarta revolución industrial y promete un crecimiento exponencial nunca visto. ¿Qué opina de las promesas de Schwab y del Fondo Monetario Internacional? ¿Están basadas en hechos o son más bien un mito diseñado para vendernos un nuevo comienzo de la globalización? Como representante del movimiento euroasiático, ¿qué opina de las ideas de la Gran Reiniciación sobre la unipolaridad y la multipolaridad? ¿Cree que el Gran Reinicio tiene futuro fuera de Occidente, sobre todo desde la ruptura entre Occidente y Rusia tras la agresión de la OTAN contra Rusia y el inicio de la operación militar rusa?

Leonid Savin: En resumen, Klaus Schwab se equivoca. Pero permítanme explicarles por qué. El historiador de la ciencia y la tecnología Ian Moll va mucho más allá y cuestiona si las innovaciones actuales en tecnologías digitales representan realmente la Cuarta Revolución Industrial (abreviada 4RI) como tal. Señala que una interpretación hegemónica de la 4RI representa el rápido desarrollo tecnológico como una nueva y audaz revolución tecnológica. Sin embargo, no hay pruebas de tal revolución en todas las instituciones sociales, políticas, culturales y económicas, ni a escala local ni mundial. Por lo tanto, debemos centrarnos en cómo funciona esta estructura ideológica para promover los intereses sociales y económicos de las élites mundiales. Moll sostiene que la estructura de la Cuarta Revolución Industrial sirve para apoyar al contingente neoliberal del periodo posterior al consenso de Washington y cumple así la misión de enmascarar el progresivo declive del orden mundial globalizado con la narrativa de un «Nuevo Mundo Maravilloso». Schwab simplemente ha dado un golpe ideológico utilizando un conjunto de metáforas para hablar de una revolución imaginada.

Un estudio de las tecnologías, a menudo pregonadas como la clave de las innovaciones convergentes de las 4RI (inteligencia artificial, aprendizaje automático, robótica e Internet de los objetos), demuestra que no cumplen el requisito de una revolución tecnológica moderna. Moll concluye que las 4RI de Schwab no son más que un mito moderno. El contexto social de este mundo sigue siendo el mismo que el de la 3RI, y se esperan pocos cambios. Por el momento, no hay perspectivas de que se produzca otra revolución industrial después de la tercera. El Hermoso Nuevo Mundo de Schwab simplemente no existe. Al fin y al cabo, las revoluciones no se caracterizan únicamente por el cambio tecnológico. Más bien, serán desencadenadas por transformaciones en el proceso de trabajo, cambios fundamentales en las actitudes hacia el trabajo, cambios en las relaciones sociales y reestructuraciones socioeconómicas globales.

Schwab rechaza también las críticas de muchos expertos occidentales en TI. Simplemente está utilizando un mito que se ajusta a su agenda política y es muy útil para el cártel globalista neoliberal. Sí, el Great Reset tiene que ver con la multipolaridad y es importante señalar que este concepto se está promoviendo muy intensamente durante el momento multipolar. Es un intento de imponer la unipolaridad en todo el mundo bajo un nuevo disfraz. Y veo que mucha gente, sobre todo en los llamados países en desarrollo, lo entiende muy bien. Para ellos, el Great Reset es una nueva forma de colonialismo con imágenes futuristas y tecnologías posmodernas, pero en realidad son los mismos instrumentos de la hegemonía y la dominación occidentales.

En tu libro de 2019 Coaching & Conflicts, analizas el concepto de coaching/guerra híbrida, partiendo de la teoría de la guerra en red y abarcando conflictos desde Siria hasta Ucrania. ¿Podría explicar el concepto de guerra de coaching, cómo Occidente la utiliza contra Estados independientes y, en particular, cómo la OTAN la está utilizando actualmente para transformar Ucrania?

En este libro traté algunos casos, pero en los últimos años han surgido otros nuevos que es necesario analizar en profundidad. En 2022 publiqué un nuevo libro titulado Hybrid Warfare and the Grey Zone en el que explico por qué Occidente, y Estados Unidos en particular, han incorporado estos conceptos militares a su política exterior. Estados Unidos y la OTAN afirman que Rusia utiliza métodos de guerra híbrida contra otros países, incluidos sus socios. Los representantes de esta doctrina afirman que la lengua rusa, las relaciones comerciales rusas, la Iglesia ortodoxa rusa y muchas otras cosas forman parte de una guerra híbrida emprendida por el Kremlin contra las democracias.

Se trata de una idea muy estúpida, sobre todo si se conocen y se han leído los manuales del Pentágono, donde está escrito en blanco y negro que el ejército estadounidense hace la guerra contra sus enemigos, neutrales y aliados en tiempos de guerra, pero también en tiempos de crisis y después. Así que están en guerra con todo y con todos todo el tiempo.Por desgracia, la guerra híbrida no es sólo un meme, y Occidente está desarrollando tecnologías como la guerra cognitiva y la difusión de narrativas rusófobas (así como iranofóbicas y sinófobas) siempre que es posible. La zona gris es un ejemplo similar.A menudo se utiliza para describir las actividades u operaciones militares de China en Ucrania.

En lo que respecta a la OTAN en Ucrania, aparte de la propaganda, Occidente está proporcionando datos de inteligencia y utilizando sistemas de mando y control contra Rusia.Pero también hay un nivel metafísico en este conflicto, como las herramientas de Cancel Culture (contra la cultura tradicional rusa allí) y la agresión contra la Iglesia Ortodoxa Rusa, oficialmente prohibida en Ucrania (¿dónde están las organizaciones de derechos humanos que se preocupan por la libertad de expresión o de creencias? Por qué llevan todas calladas sobre la situación en Ucrania desde 2014).

Desde el informe Los límites del crecimiento del Club de Roma, los grupos de reflexión y las organizaciones globalistas con sede en Occidente han estado pidiendo el establecimiento de una economía verde y la reducción de las emisiones de CO2, apuntando no solo a Occidente, sino también al Sur global. Algunos grupos activistas, como Extinction Rebellion, piden incluso el fin de la reproducción humana para detener el cambio climático. ¿Qué opina de esta política neomalthusiana?¿Podemos verla como un nuevo componente de la guerra híbrida emprendida por Occidente no sólo contra sus propios pueblos, sino también contra otras civilizaciones, en particular las que se oponen a su pretensión de hegemonía?

Los mejores ejemplos de política neomalthusiana son las raíces artificiales del coronavirus y las locas ideas de globalistas como Bill Gates, implicado en la manipulación de los datos de las grandes empresas farmacéuticas, y Klaus Schwab y su perverso club económico. Pero la agenda del cambio climático no es más que un caso de política oscura, con muchas mentiras y desinformación que se difunden en su nombre al público bajo cobertura política.

Es interesante observar que el desarrollo y la aplicación de las tecnologías verdes dependen de materiales como los metales raros, el litio, etc. Para extraerlos, es necesario utilizarlos. Para extraerlos, hay que explotarlos, lo que implica destruir paisajes naturales. A su vez, el tratamiento posterior provoca la contaminación del medio ambiente. Por último, casi todos los materiales raros están destinados a ser utilizados por los países ricos de Occidente. Así que esto no es más que una vuelta al capitalismo depredador de siglos pasados.Otro aspecto de la economía verde es el auge de pseudoideologías que se oponen a la humanidad como tal.La promoción de alimentos veganos o elaborados a partir de gusanos e insectos, los movimientos a favor del aborto o más bien en contra de la vida, todos estos fanáticos representan el satanismo disfrazado de ecologismo. Pero el espíritu que los anima es el mismo: todos van dirigidos contra la humanidad en general y contra su propio pueblo en su situación

Por lo que respecta a Europa, me he centrado en las ideas de Heinrich Triepel (menos conocido que Gramsci, pero también interesante en el campo de la investigación sobre la hegemonía), A.F.K. Organski, John N. Gray, Giorgio Agamben y Leopold Kohr.Gray, Giorgio Agamben y Leopold Kohr. Además de los autores mencionados, menciono a personas y sus ideas como Amitav Acharya, Hamid Dabashi, Taha Abdurrahman, Yaqing Qin, Ernesto Cardenal, Walter Mignolo, Dipesh Chakrabarty y muchos otros. En las fuentes, pueden encontrar pensadores que van desde Aristóteles y Tucídides hasta Richard Haas y Christopher Layne. Porque si lo que les preocupa son las críticas al (neo)liberalismo, ¡deben estar familiarizados con todos los autores de esta escuela política! Pero para una verdadera multipolaridad a escala mundial, no podemos evitar a los intelectuales de otras partes del mundo: Japón, China, India, Irán, partes de África y América Latina y, por supuesto, Rusia-Eurasia.

En particular, estoy especializado en la importancia de las ideas procedentes de teorías no occidentales. Ya se ha establecido una teoría china de las relaciones internacionales, y el eurasismo es otra base para el desarrollo de una teoría genuinamente rusa de las relaciones internacionales. Demos también la palabra a iraníes, africanos, árabes y a los pueblos de América Latina, Indonesia, etc. Hay algunos puntos específicos que reflejan la cultura/etnicidad única de cada uno, pero también algunas ideas interesantes que pueden ser útiles en todo el mundo y servir a los intereses y valores de los diferentes pueblos, así como de los Estados.

Muchos analistas consideran que el año 2022 marcará un antes y un después en la geopolítica, con el inicio de la operación militar rusa en Ucrania, muchos países se han negado a apoyar las sanciones occidentales contra Rusia. Algunos países, como Irán, China, India y Pakistán, incluso han reforzado sus lazos económicos y/o militares con Rusia. ¿Estaría de acuerdo con la afirmación de que estamos asistiendo al primer conflicto multipolar en Ucrania?¿Es ya un hecho el mundo multipolar o sólo estamos viviendo la transformación de un momento/caos unipolar en un orden multipolar?

El momento unipolar ha terminado, es cierto. Pero la multipolaridad sólo está en su primera fase de construcción. Así que éste es un momento multipolar. Así que la cuestión para nosotros es cómo podemos transformar este momento en una auténtica multipolaridad cualitativa. Desde el punto de vista de Occidente, esto no es deseable, porque sus élites perderían entonces su acceso a la hegemonía. Precisamente por ello, los estudiosos occidentales ven en el auge de la multipolaridad el advenimiento de una era más arriesgada y conflictiva. Para ellos, es lógico querer mantener el statu quo. Pero incluso las élites occidentales saben que la multipolaridad es inevitable. Basta con echar un vistazo a las últimas noticias para descubrir que Rusia, Irán, China y algunos otros países evitan utilizar el llamado sistema bancario internacional SWIFT y crean en su lugar sus propios mecanismos bancarios. India ha pagado a los Emiratos Árabes Unidos en dírhams de los Estados Unidos para comprar petróleo ruso, señal de la desdolarización y de los profundos cambios que afectarán a la economía mundial. Además, Asia se ha convertido en el motor de la economía mundial, sin que Europa ni la región transatlántica (Unión Europea más Estados Unidos y Canadá) puedan competir. Los actores racionales seguirán estas tendencias, porque es una cuestión de paz y prosperidad.

Por último, el Brexit también fue un signo del declive del sistema de la Unión Europea, con el Reino Unido buscando una opción más flexible para afirmarse en el mundo. Por ahora, las élites occidentales (no los pueblos de Occidente) están unidas contra Rusia en la lucha por Ucrania, y aprovechan esta situación para reforzar su propia y frágil unidad. Pero tarde o temprano la realidad les obligará a luchar por sus propios intereses nacionales, como ocurrió durante la pandemia de coronavirus: todos intentarán sobrevivir.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies