Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

A medida que el eje chino-ruso se fortalece, Europa pide ayuda a Pekín


Nicolas Gauthier | 16/03/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

La alianza entre China y Rusia ya era una realidad, pero gracias a la guerra en Ucrania, cada día se hace más patente. La prueba de Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores que, tras reconocer la parte de responsabilidad de Bruselas en el conflicto ucraniano, cree ahora que el único jefe de Estado capaz de resolver la crisis sigue siendo el presidente chino, Xi Jinping.

Un reconocimiento de impotencia que dice mucho sobre los errores de las autoridades europeas en materia diplomática. Después de haberse comportado como vasallos de los Estados Unidos, haciendo suya la confrontación chino-estadounidense y empujando constantemente las fronteras de la OTAN hasta amenazar las de Rusia, aquí están ahora pidiendo ayuda a Pekín. En vano y sin gran sorpresa, obviamente era necesario sospecharlo.

Así, China hizo saber, a través de la voz de Wang Yi, su Ministro de Relaciones Exteriores, que «el entendimiento chino-ruso era sólido como una roca». En resumen, es un poco como el final del «fin de la historia», como pronosticó el ensayista estadounidense Francis Fukuyama, con un planeta que tiene la vocación de convertirse por completo, después de la caída de la Unión Soviética, a la doxa liberal, a la economía de mercado y a una feliz globalización bajo la bandera occidental.

Sólo que aquí, si Europa sigue siendo a pesar de todo una realidad geográfica, histórica y cultural, Occidente sólo se ve en la mente. De hecho, ¿qué une a Corea del Sur, Australia, Israel, Taiwán, Inglaterra, Japón y otras naciones más o menos afiliadas a los Estados Unidos? Nada. O, en el mejor de los casos, un simple acuerdo, vagamente cordial, comercial y militar; pero de ninguna manera es un bloque de civilizaciones, a diferencia de China y Rusia.

Y Le Point señala finamente: «Cada una de estas dos naciones ha hecho suyas las reivindicaciones de la otra: preocupaciones sobre la extensión de la OTAN en Europa del Este y la pretensión de la República Popular China de anexar Taiwán». Siempre según la misma fuente, este «eje Moscú-Pekín habría lanzado la batalla de Kiev para desviar a Washington del Pacífico, antes de contraatacar decisivamente, en el Mar de China y en Taiwán, y establecer un nuevo orden mundial».

Que por tanto ya no sería bipolar (Estados Unidos versus China) sino con vocación multipolar; que es lo que piden la mayoría de los países del planeta. Para la Casa Blanca, sería un poco como el fin del mundo, pero no el fin del mundo por eso, a pesar de la histeria mediática ambiental. Además, las nuevas sanciones económicas estadounidenses tomadas contra Rusia ya están mostrando sus límites: prohibidos en las redes de MasterCard y Visa, los bancos rusos ya han recurrido a otro sistema de pago igualmente internacional, el chino UnionPay.

Entre otros intercambios de cortesías, y esto, según el South China Morning Post, el diario líder de Hong Kong, Xi Jinping incluso le pidió a Vladímir Putin que esperara hasta el final de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín para lanzar su ataque contra Ucrania. Al mismo tiempo, el New York Times asegura que el gobierno ruso habría solicitado ayuda militar a su homólogo chino; que este último obviamente niega. «Últimamente, Estados Unidos ha estado constantemente difundiendo noticias falsas contra China», según Zhao Lijian, portavoz de la diplomacia china.

En resumen, el autoproclamado policía del mundo ya no vigila a mucha gente. Y sólo queda Europa para deplorar este nuevo estado de cosas, aunque vaya en contra de sus propios intereses.

Fuente: Boulevard Voltaire