Algunos comentarios sobre el funeral globalista de Isabel II – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Algunos comentarios sobre el funeral globalista de Isabel II


Georges Feltin-Tracol | 10/10/2022

Por un día, Londres recuperó el rango de capital del mundo que tuvo con la reina Victoria. Más de cien jefes de estado, incluidos muchos jefes coronados, incluido el propio emperador de Japón, y jefes de gobierno, de la Commonwealth o no, asistieron al funeral de la reina Isabel II el lunes 19 de septiembre.

Los mass media occidentales se deleitaron durante esta secuencia en la emoción, la superficialidad y la hagiografía. Una grandiosa empresa de asombro masivo ha tenido lugar ante nuestros crédulos ojos. Olvídese, pues, de las preguntas incómodas en torno a este evento.

Por ejemplo, ¿cómo podemos justificar una larga cola, según los periodistas del lugar, de varios kilómetros y una espera variable entre doce y veinticuatro horas cuando el Reino Unido acaba de salir de la crisis del coronavirus? La organización de fiestas privadas en los ministerios durante la época de confinamiento (el famoso Partygate) provocó la dimisión del primer ministro Boris Johnson. En un reino entristecido, millones de británicos se reúnen y se codean durante largas horas sin temor al coronavirus. Cierto es que esperan pacientes en las calles y desafían la noche, el frío y el viento… ¿Estas gigantescas multitudes no favorecen sin embargo la aparición de gigantescos focos de contagio? Si no, ¿estas escenas no invalidan el uso de mascarilla fuera de casa? Salvo que el coronavirus contribuya a su manera a respetar el luto nacional de la pérfida Albion.

Todos los comentaristas se maravillan con los tributos rendidos a la difunta reina. Muchos informes muestran a un pueblo afligido. A nadie se le ocurriría burlarse de estas expresiones de respeto. En diciembre de 2011, cuando el presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea, Kim Jung Il, murió repentinamente, los occidentales se rieron de las multitudes reunidas en las principales vías de Pyongyang que lloraban el fallecimiento de su amado líder. Con sus clichés modernos, lo vieron en el mejor de los casos como manipulación, en el peor como fanatismo orquestado. Sin embargo, «los lamentos colectivos», escribió Philippe Pons en Le Monde el 22 de diciembre de 2011, «forman parte de las expresiones del dolor del duelo en la cultura coreana. os coreanos son extrovertidos tanto en la alegría como en el dolor. En el funeral de un familiar, este último grita su dolor. Expresar condolencias a través de las lágrimas es una etiqueta social». En efecto, es a través de los ritos funerarios que se descubre el alma profunda de los pueblos. Aun así, sería necesario que los periodistas del Occidente global fueran competentes en etnopsicología…

SUGERENCIA:   Würzburg: otro "enfermo mental" cuya nacionalidad no se menciona asesina a 3 personas

En un momento en que la huella de carbono se está convirtiendo en un criterio prioritario de «gobernanza», ¿cuál es el impacto ambiental de tal concentración humana? ¿No deberíamos tener en cuenta el gasto de los aviones de los líderes políticos que llegan a Londres? ¿No hubiera sido deseable que todos vinieran en yate de vela y scooter eléctrico? Piden a sus poblaciones sobriedad energética, pero con gusto se burlan de sus mandatos que no les conciernen. ¡Insoportable doble rasero!

Detrás de la pompa tradicional, la proclamación de Carlos III por el Rey de Armas de la Orden de la Jarretera en el Palacio de St. James, se esconde un inquietante ultraprogresismo de inspiración especulativa de la masonería. Los Windsor-Mountbattens representan una familia cosmopolita. David Icke ve «reptilianos» allí. La realidad es más prosaica. Esta dinastía de origen germánico y danés ha servido desde la caída de los Estuardo en 1688 como el verdadero soberano de Inglaterra: ¡las finanzas de la City de Londres!

La reina nombró quince primeros ministros durante su reinado. La última, dos días antes de su muerte, es la «curadora» Liz Truss, que en realidad se llama Mary Elizabeth Truss. La reina se llamaba Isabel Alexandra María. ¿No es la inversión de los primeros nombres, si no una coincidencia singular, un signo digno de presagios? Además, sobre el nuevo rey, su primer nombre sigue siendo problemático en la historia inglesa. Carlos I Estuardo fue decapitado en 1649 por orden de Oliver Cromwell. En 1660, el general Monck restableció la realeza a favor de Carlos II, hijo del monarca asesinado, que reinó hasta 1685. La «Gran Plaga» de 1665 (unos 80.000 muertos), el «Gran Incendio» de Londres de 1666 (casi 14.000 casas e iglesias destruidas) y la promulgación del Habeas Corpus de 1679 que limita su absolutismo, imitado de Luis XIV, marcan este cuarto de siglo «caroliano». Todavía bajo Carlos II, las facciones whig surgieron en el Parlamento (una referencia a la revuelta de los campesinos calvinistas escoceses) y tories (alusión a bandoleros, católicos o no, irlandeses).

¿Constituye el solemne funeral de Isabel II el previo entierro del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte? Impulsor de la multiculturalidad y acostumbrado a las reuniones anuales de Davos, Carlos III podria ver la ruptura de su reino con la independencia de Escocia, la reunificación de Irlanda (aunque en estos dos casos, los separatistas también son globalistas genéricos), y la Fragmentación sociocultural de Inglaterra. Ahora sabemos que a Isabel II no le gustaba el primer ministro laborista Anthony Blair. Además de su papel intrusivo en el manejo mediático de la repentina muerte de la princesa Diana y la actitud más que altiva de la republicana católica Cherie Blair, la Reina lamentó la Devolución a Escocia, Gales y el establecimiento del poderoso alcalde del Gran Londres.

SUGERENCIA:   Masonería, política y poder

La audiencia planetaria del funeral de Isabel II desvía por el momento el inmenso enfado social. La alta inflación desencadena numerosas huelgas, que por el momento han sido suspendidas. El gobierno pseudoconservador y verdaderamente financiero está aprovechando las circunstancias para intentar sofocar las tensiones socioeconómicas. Atención: esto no significa que la reina ahora esté pasando días felices en cualquier isla de las Bahamas en compañía de Elvis Presley.

Ciertamente, Isabel II ha mostrado a lo largo de su vida un gran sentido del deber. Pero, en su nombre, ratificó el vergonzoso conflicto de 1983 contra Argentina en el Atlántico Sur, aceptó la inaceptable represión durante tres décadas en Irlanda del Norte y avaló como Reina de Canadá la centenaria ocupación de Quebec y la esclavización de otros franco-estadounidenses. comunidades canadienses. Todavía estamos esperando una disculpa oficial y sincera de Londres por el «Gran Desorden» de los acadianos a mediados del siglo XVIII.

Al igual que otras monarquías modernas, la realeza británica es solo una parodia de las tradiciones devaluadas. Los miembros de las actuales familias gobernantes (o no) se revuelcan en la corrección política. El Príncipe de Gales William pide la censura en Internet de los supuestos discursos «de odio». Las coronas ahora están adornadas con wokismo. Creer en un levantamiento nacional, popular y europeo mediante la restauración de una auctoritas real se convierte en un grave error. Las monarquías occidentales validan todas las involuciones sociales. Y es que, en el fondo, los únicos que garantizan sus intereses nacionales son las repúblicas dinásticas de Corea del Norte y Siria.

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Autor desconocido: Funeral de Isabel II

 

Georges Feltin-Tracol
Georges Feltin-Tracol es un ensayista y pensador político vinculado inicialmente a la Nueva Derecha y al movimiento identitario. En la actualidad, defiende posiciones solidaristas. En España, ha publicado varios libros sobre esta escuela de pensamiento y acción política.

Ya a la venta el número 8 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 8 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies