Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Reportajes

Bronca en Wikipedia por los nombres de pila de personalidades trans


Jany Leroy | 28/02/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Mientras los agricultores luchan por sobrevivir, en la propia Wikipedia está surgiendo otro sufrimiento. Los colaboradores de la bienintencionada enciclopedia están al borde de un ataque de nervios. Dos bandos libran una batalla sin cuartel sobre una cuestión que también inquieta al mundo agrícola: ¿debe mencionarse el nombre de nacimiento de una persona trans en la página que se le dedica? France Inter, que siempre está ahí cuando se le necesita, se ha hecho eco de esta última polémica.

El debate enardece a los autoproclamados eruditos de la página. El bando de los «a favor» avanza su posición, mientras que el clan de los «en contra» se mantiene firme. Estos últimos tienen su argumento de mazo. Robert, ahora Roberta, podría sentirse ofendida por el hecho de que su metamorfosis se mencione en su biografía. El bando contrario replica: «¡Sólo información, nada más que información!». Si era Robert, los internautas tienen que saberlo.

En la red, devastada por tornados de interrogaciones metafísicas, los generales que siguen en pie ordenan un alto el fuego. Habrá una encuesta. Se pide a amables voluntarios dedicados a difundir el buen saber que expresen su opinión sobre este doloroso tema hasta el 26 de febrero. En caso de respuesta favorable a la indicación del nombre de bautismo, otra polémica agita ya a sus partidarios: ¿dónde colocar el maldito nombre de pila? ¿Encima de la foto? ¿Debajo de la foto? ¿Al pie del artículo? ¿En el centro? ¿En la parte superior? La reducción a la mitad de un campo ya reducido a la mitad podría verse agravada por otros casos de conciencia. El tamaño de la letra, su color… Emmanuel Macron acudió al rescate. Un gran debate y nadie se acuerda de la pregunta formulada. La única manera de devolver la serenidad a esta enciclopedia al borde de la implosión.

En el aspecto técnico, el común de los mortales se enterará de que el objeto del revuelo se llama deadname. En francés se dice morinom. La Académie cogida desprevenida, Larousse desfasado, Le Petit Robert… Ah, Le Petit Robert… Hablábamos de él más arriba. ¿Era realmente oportuno revelar su morinom?

El último giro lo recoge la versión digital de France Inter. Un sociólogo especializado en la confusión de sexos pide que se respete la vida privada. En un momento en que un primer ministro pregona su sexualidad desde la tribuna de la Asamblea Nacional francesa, la línea de humor alegra este mundo transfigurado.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire