Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

El truco de los ricos para prolongar su existencia: el sistema cerrado del capitalismo de guerra


Markus Siira | 20/03/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El sistema económico y político occidental está «irremediablemente desfasado y, por tanto, se está convirtiendo en un sistema cerrado y totalitario», afirma el académico italiano Fabio Vighi.

Los pocos superricos (0,01%) que aún se benefician del sistema capitalista están dispuestos a hacer cualquier cosa para prolongar su existencia. El último truco de los banqueros para gestionar y ralentizar el colapso es siempre el mismo: la guerra.

Los gestores del mecanismo capitalista basado en la deuda son «tecnócratas ávidos de beneficios cuyo principal rasgo psicológico es la psicopatía», diagnostica Vighi. Están «tan entregados al mecanismo que se han convertido en extensiones del mismo: como autómatas, trabajan incansablemente para el mecanismo, sin remordimientos por la destrucción de vidas humanas que causa».

Sin embargo, la psicopatía no se limita a la camarilla financiera transnacional, sino que se extiende a la élite política (desde los jefes de gobierno hasta las administraciones locales) y a la llamada intelligentsia (que incluye a diversos expertos, científicos, filósofos, periodistas y artistas).

En otras palabras, «cualquiera que entre en el sistema debe aceptar sus reglas y, al mismo tiempo, adoptar ipso facto sus características psicopatológicas. Así es como la ciega objetividad capitalista (la búsqueda del beneficio) se hace inseparable de los sujetos a los que representa», filosofa Vighi.

Pero, ¿están sobrestimando los tecnócratas desquiciados su capacidad para poner en marcha un sistema cerrado que aún pueda enmascarar la decadencia del capitalismo</strong>? «Primero la farsa trágica de la pandemia y ahora los vientos fríos de la guerra en curso están poniendo a prueba la confianza del ciudadano medio en sus instituciones representativas», especula Vighi.

Fue relativamente fácil para los oportunistas políticos elevar su perfil y silenciar a los escépticos durante la emergencia de la era del coronavirus, pero «la implicación en el genocidio de Gaza, combinada con la creación de un frente neo-carthysta y anti-ruso y la aceleración de la carrera armamentística, podría empezar a minar la confianza de la mayoría silenciosa».

«En la nueva normalidad totalitaria, estamos experimentando una hiperrealidad teorizada por Jean Baudrillard, que no es ni realidad ni ficción, sino un contenedor narrativo que ha sustituido a ambas», explica Vighi, utilizando las palabras del famoso científico social francés.

«Así, la brutal limpieza étnica de Gaza continúa a buen ritmo, al tiempo que se expresa preocupación por la suerte de los civiles, se opone al extremismo y advierte de los peligros del antisemitismo rampante».

«Al mismo tiempo, se nos recuerda las 24 horas del día que los rusos (¿quién si no?) están preparando un ataque nuclear desde el espacio y un ataque a Europa».

Este «torbellino de información mediática crea un estado de hipnosis colectiva que está resultando más eficaz que la censura tradicional». El discurso oficial, esterilizado, sobre Gaza o Ucrania, por ejemplo, «se transforma constantemente en un discurso sobre el propio discurso, estrictamente delimitado por binarios moralmente preformulados (por ejemplo, democracia/terrorismo)».

Vighi, hombre de izquierdas, lo reduce todo a la vida económica, de modo que incluso la actual manipulación de las masas se establece históricamente «como resultado de la virtualización económica, en la que la rentabilidad del trabajo asalariado ha sido sustituida por la rentabilidad simulada del capital especulativo».

Ya se trate de un colapso o de una corrección drástica, los mercados financieros se beneficiarán del aumento del gasto en defensa. La producción militar para «compromisos de seguridad a largo plazo» es ahora un apoyo esencial para un crecimiento real cada vez más débil, medido por el PIB.

«Por ejemplo, de los 60.700 millones de dólares asignados a Ucrania en el último paquete de ayuda, el 64% va a parar a la industria militar estadounidense. La fuente no es la TASS de Putin, sino el Wall Street Journal, que también admite que, desde el inicio del conflicto en Ucrania, la producción industrial estadounidense en el sector de la defensa ha aumentado un 17,5%», afirma Vighi.

«La psicopatía que alimenta la guerra es, en última instancia, una extensión de la psicopatía económica, el resultado de la asunción de riesgos especulativos incontrolados», concluye Vighi. La industria armamentística es «un guardián como Cerbero del capitalismo financiero que, en su versión tradicional: un mundo de fantasía de pleno empleo, consumo masivo hedonista, crecimiento sin fin y progreso democrático- está muerto y enterrado desde hace tiempo».

En consecuencia, el objetivo no declarado de Estados Unidos y sus Estados vasallos es «mantener la hegemonía militar como columna vertebral de la hegemonía del dólar, y proteger el ya prácticamente insostenible stock de deuda tóxica».

Esta es la razón por la que el primer ministro estonio, Kaja Kallas, ha recomendado a la Unión Europea la misma estrategia de política económica que en la época del coronavirus: esta vez, emitir eurobonos por valor de más de 100.000 millones de euros para reactivar la industria bélica europea.

Pedir prestado para hacer frente a la amenaza rusa y a otras «emergencias apocalípticas» promovidas por los (falsos) medios de comunicación del poder es el último modelo económico del capitalismo de crisis occidental. Las potencias vasallas de Estados Unidos, Gran Bretaña y los países del euro, han comenzado rápidamente a armarse.

Mientras suenan tambores de guerra, estamos entrando en una «era de creciente endeudamiento militar». Como ha pronosticado el secretario de Defensa del Reino Unido, Grant Shapps, en los próximos años no sólo Rusia, sino también los otros enemigos jurados de Occidente, China, Irán y Corea del Norte, protagonizarán una serie de escenarios de guerra motivados económicamente.

Como dijo Julian Assange en 2011, refiriéndose a Afganistán, «el objetivo es una guerra sin fin, no una guerra ganada». Si observamos los conflictos actuales en todo el mundo, es más probable que aumenten en lugar de disminuir.

Vighi advierte, sin embargo, que sería «engañoso creer que la narrativa del «noble compromiso militar» de Occidente es sólo el último episodio de una serie de Netflix que podemos permitirnos ver desde nuestros sofás, a una distancia segura».

A medida que el capitalismo financiero se tambalea, quienes siguen beneficiándose de él no dudan en sacrificar a las «bombas democráticas» no sólo a poblaciones como los palestinos, abandonados desde hace tiempo a una miseria inhumana, sino también a los habitantes de los países occidentales, a quienes la psicodélite valora «tanto como al ganado que se alimenta con un smartphone pegado al hocico».

«La llamada ya permanente a las armas (contra el coronavirus, Putin, Hamás, los houthis, Irán, China y todos los villanos que vendrán) sirve de cobertura desesperada y criminal a una lógica financiera en quiebra, a merced del declive económico y de los créditos constantes repartidos en las pantallas de ordenador de los bancos centrales», declara Vighi.

El drama de emergencia debe continuar sin interrupción o la burbuja de beneficios estallará. La cábala de la banca central (la superclase propietaria de la Reserva Federal y de las sociedades de gestión de activos) «pronto necesitará el apalancamiento de nuevas emergencias para justificar la bajada de los tipos de interés y la inyección en el sistema de dinero recién impreso».

En este escenario de crisis múltiples, la clase media occidental está atrapada en su pasado. Está convencida de que «el capitalismo democrático liberal de posguerra no sólo es fundamentalmente correcto como modelo de organización social, sino también eterno e indiscutible». Eso no es cierto, por supuesto, pero es difícil sacudirse la ilusión y la indulgencia.

La ilusión nació durante la Gran Depresión, cuando la gente disfrutaba de un auge económico y formaba parte de un contrato social rentable, resultado de la «destrucción creativa» provocada por las dos guerras mundiales. Hoy, seguimos perdidos en la niebla de la guerra. ¿Se repetirá pronto la historia?

Nota: Cortesía de Euro-Synergies