Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Expulsión de inmigrantes ilegales: Rishi Sunak pone a prueba su ley ruandesa en las próximas elecciones legislativas


Thierry Martin | 20/02/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Rishi Sunak se juega 1.000 libras en su Acto de Ruanda con la estrella de la televisión británica Piers Morgan. Es un apretón de manos que ha hecho correr ríos de tinta desde el lunes 5 de febrero, a pesar de ser un gesto habitual en la cultura popular británica.

Los diputados aprobaron el proyecto de ley del gobierno británico para enviar inmigrantes ilegales a Ruanda. Declarado ilegal por primera vez por el Tribunal Supremo del Reino Unido, el proyecto de ley ha sido reelaborado desde entonces sobre la base de un nuevo tratado Londres-Kigali que define a Ruanda como tercer país seguro. Esto permitiría devolver a este país africano a todos los inmigrantes ilegales.

Aprobado por los diputados, el proyecto de ley está ahora en manos de la Cámara de los Lores, que incluye a miembros no electos del Parlamento británico, entre ellos altos dignatarios de la Iglesia de Inglaterra. Denunciado enérgicamente por las asociaciones humanitarias, este nuevo proyecto de ley también ha sido criticado por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de los anglicanos. El proyecto de ley sería «perjudicial para los solicitantes de asilo que necesitan protección», «perjudicial para la reputación del país», «perjudicial para el respeto de los principios constitucionales» y «perjudicial para el Estado de Derecho».

«Le apuesto 1.000 libras, que se entregarán a una organización benéfica de refugiados, a que no consigue que nadie suba a esos aviones antes de las elecciones. ¿Acepta esta apuesta?», desafió el periodista Piers Morgan, poniendo como fecha límite las elecciones generales previstas para principios de 2025 como muy tarde. «Quiero subir a la gente al avión», respondió sonriente el Primer Ministro conservador. A continuación, intercambiaron un apretón de manos para dejar constancia de esta futura donación a la caridad.

El sulfuroso líder del Partido Nacional Escocés (SNP), el musulmán Humza Yousaf, cuya esposa procede de Gaza, cree que el Primer Ministro está «jugando literalmente con la vida de la gente» y su partido ha denunciado esta apuesta «como una posible violación de las normas ministeriales». Por su parte, el Primer Ministro se retractó de sus comentarios a la BBC, diciendo: «No soy alguien que haga apuestas, me sorprendió completamente en medio de esta entrevista».

Un febrero difícil para Rishi Sunak El 16 de febrero, el Partido Laborista británico de Sir Keir Starmer infligió una doble derrota a los conservadores en las elecciones parciales de Wellingborough y Kingswood.

Estas dos elecciones también estuvieron marcadas por la fuerte actuación del nuevo partido de derechas Reform UK, que obtuvo un 13% en Wellingborough y un 10% en Kingswood, sus mejores resultados en unas elecciones parciales. Estos resultados demuestran que el partido fundado por Nigel Farage «ha ganado en popularidad» y «no es un espejismo creado por los encuestadores», analizó en la BBC el especialista en estudios de opinión John Curtice.

Sin embargo, el Partido Laborista está sufriendo una caída en las encuestas tras una rápida sucesión de escándalos antisemitas, que le han obligado a suspender a tres candidatos en quince días por sus comentarios sobre Israel y Gaza. Azhar Ali, candidato en las próximas elecciones parciales de Rochdale, ya no cuenta con el apoyo del Partido Laborista. Dijo en una reunión a puerta cerrada, que fue grabada en secreto, que Israel había autorizado el ataque terrorista de Hamás, que mató deliberadamente a 1.200 personas para dar al gobierno un pretexto para la guerra.

Los laboristas están atrapados entre la demografía musulmana que apoya una dura retórica sobre Israel y la necesaria purga de antisemitismo bajo su anterior líder Jeremy Corbyn.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies