¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

La Cleopatra negra de Netflix: ¿y por qué no un blanco haciendo de Nelson Mandela?


Verlaine Djeni | 05/05/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

El debate sobre el color de la piel de Cleopatra se ha vuelto ridículo. De hecho, el docu-drama del canal estadounidense Netflix, producido por Jada Pinkett Smith, que presenta a la antigua soberana egipcia como una mujer negra, ha llevado al Ministerio de Antigüedades egipcio a sentenciar con firmeza: «Cleopatra tenía la piel blanca y rasgos helenísticos». ¡Juego, set y partido!

Salvo que este debate pigmentario, que lleva abierto desde 2008, parece ser tomado ahora muy en serio por las autoridades egipcias: el hecho de poner en imágenes lo que, a sus ojos, parece una falsificación de la historia congelará en la mente de las generaciones más jóvenes una ficción nacida en la mente de los guionistas estadounidenses, cuya tendencia a querer desacreditar y borrar todo es bien conocida.

No vamos a reabrir el enfrentamiento entre científicos e historiadores, ni mucho menos, ninguna interpretación de los recientes informes que afirman que el soberano sería de color negro, pero seamos simplemente objetivos: Ptolomeo XII, el padre de Cleopatra VII, ¿era blanco? Sí, ¿fue Ptolomeo XII el soberano de Egipto? ¡Sí! ¿Eran negros los habitantes del antiguo Egipto? No.

Las pruebas científicas realizadas sobre las momias confirman que, genéticamente, los habitantes del antiguo Egipto estaban más próximos a las poblaciones actuales de países de Oriente Próximo como Israel, Jordania o Líbano, Turquía e incluso Europa. Aunque existan interacciones con las poblaciones negras del reino de Kush (la Nubia egipcia y el actual Sudán), no se puede deducir en modo alguno que el antiguo Egipto estuviera compuesto por negros, aparte de los esclavos cautivos del sur del país.

Así que se nos hace creer que la madre de Cleopatra VII podría haber sido negra, de ahí el supuesto mestizaje destacado en el docu-drama… Seamos serios, no estamos jugando con la historia. Ciertamente, Ptolomeo XII tuvo varios hijos de varias esposas, pero ¿por qué el mestizaje de Cleopatra VII no sería de una relación con una mujer del actual Próximo Oriente, tan lejos de ser negra?

Tanto más cuanto que hay que recordar que la preservación de la pureza del linaje era una cuestión primordial para la continuación de la dinastía. Por eso se practicaba ampliamente la endogamia. ¿Y por qué, en todas las representaciones de Cleopatra VII que conocemos, aparece siempre con rasgos muy alejados de los de las mujeres negras? A este respecto, la piel de Cleopatra habría sido más negra…

Y por qué incluso Plutarco y Dión Casio, que nos han permitido conocer mejor a Cleopatra VII, hablan mucho más de su voluptuosidad, de su hermosa voz, de la calidad de sus conversaciones, pero no del color de su piel, sabiendo que en aquella época, si hubiera habido una soberana negra o mestiza, los escritos de los historiadores lo habrían señalado sin duda.

No, hay que parar el delirio, la reina Cleopatra VII no era negra, les guste o no a los que quieren reescribir la historia. Los mismos que están en el origen de esta falsificación histórica habían afirmado obstinadamente que Ramsés II era negro. Probablemente todavía no han digerido la verdad de la ciencia.

Los que quieren cambiar la historia de la humanidad son también los que trabajan por la deconstrucción de todo lo que ha existido en Estados Unidos, pero ese es su problema, está ocurriendo en Estados Unidos. Excepto que Netflix está inundando todo el planeta.

Es más, si rascas un poco, detrás de este docu-drama de Netflix, encontrarás a Jada Pinkett Smith, productora y partidaria de Black Lives Matter y defensora de la genuflexión impuesta a los blancos en reparación por la esclavitud en Norteamérica.

Más allá de este deseo permanente de los estadounidenses de rehacer el mundo, me asombra no haber visto todavía a un negro interpretar el papel de Hitler en el cine y, por qué no, a un negro en el papel de George Washington. ¿Y por qué no un hombre blanco en el papel de Nelson Mandela o Martin Luther King?

Fuente: Boulevard Voltaire