Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

La nueva Ruta de la Seda y la «soberanía» según Giorgia Meloni


Andrea Zhok | 18/12/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

La Italia de Giorgia Meloni ha abandonado oficialmente la Ruta de la Seda. De hecho, el gobierno de Meloni, el llamado gobierno soberanista, el que se suponía que tenía en el corazón, en el parloteo de la propaganda electoral, el bienestar, la autonomía y la soberanía de Italia, ha logrado en el espacio de dos años cortar definitivamente los lazos con el mayor proveedor de energía del mundo (Rusia), con el que tradicionalmente disfrutábamos de excelentes relaciones, y luego liquidar las relaciones comerciales privilegiadas con el país que está experimentando el mayor crecimiento económico del mundo (China). Es difícil imaginar una estrategia económica más autodestructiva para el país.

Por supuesto, todos sabemos que el pacto tácito firmado por el Primer Ministro con el amo estadounidense es el siguiente: «Os dejaremos gobernar, vosotros haced lo que os digamos». Así que acabamos con otro gobierno de siervos, cuya función es facilitar los impulsos gubernamentales desde el extranjero.

Por otra parte, para gobernar así no hace falta una clase dirigente, no hace falta haber estudiado, no hace falta tener una idea del país, no hace falta tener carácter ni integridad personal, para gobernar así sólo hace falta el agrimensor Calboni: basta con traducir al italiano los despachos del Estado Mayor americano, y para eso ya está Google.

En vísperas de las elecciones, recuerdo que me preguntaron en una tertulia sobre el «riesgo de fascismo» que suponía un posible gobierno de Meloni. Siguiendo la moda televisiva habitual, la pregunta iba seguida de un reportaje con un collage de declaraciones incendiarias y fotos vintage de Meloni, cuyo propósito era echar a rodar la bola afirmando que sí, que el fez y el orbaci estaban a punto de sacarse del pecho del abuelo, temblar y refugiarse en el frente antifascista.

La respuesta que di entonces fue que durante algún tiempo la única diferencia política detectable entre el centro-derecha y el centro-izquierda había sido el nivel de entusiasmo por el Orgullo Gay (o, si lo prefieren, el Día de la Familia).

Superestructuras y folclore aparte, Italia ha sido gobernada sin interrupción por un monocolor neoliberal atlantista durante treinta años: los treinta peores años en términos económicos y sociales desde el nacimiento del Estado nacional, con la excepción de los periodos de guerra.

Quienes siguen atrapados en el juego ficticio de la alternancia, votando de vez en cuando a un bando para fastidiar al otro (un gemelo diferente), son cómplices del desastre.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies