La pseudoreligión del petróleo y del gas – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

La pseudoreligión del petróleo y del gas


Aleksandr Duguin | 15/10/2021

El precio del gas se ha disparado en Europa y está batiendo todos los récords. Y esto, a pesar de los incesantes ataques contra Nord Stream 2 y la publicidad que busca imponer la agenda verde. El costo de mil metros cúbicos de gas natural actualmente ronda los 1.500 dólares, lo que significa que el precio se ha quintuplicado en los últimos dos años. Sin embargo, los expertos dicen que los precios seguirán subiendo hasta alcanzar los 2.000 dólares en invierno. Por otro lado, Europa se ve obligada a importar carbón de Rusia.

Por supuesto, uno se siente tentado a decir con sarcasmo que hoy estamos presenciando las hazañas de Greta Thunberg, pero eso no importa y es mejor que nos centremos en cuestiones mucho más profundas, como por qué hemos creado una civilización industrial basada en el petróleo y el gas. La buena industrialización y el triunfo de las máquinas y la tecnología nos lo han hecho. ¿De qué sirve vivir en una civilización técnica que no puede sobrevivir sin la extracción constante de un espeso líquido negro que nace de los millones de cadáveres de pequeñas criaturas que desaparecieron hace miles de años, o que necesita aire subterráneo pesado y maloliente, perjudicial para la atmósfera?

La humanidad ha entrado en la era de las máquinas en los albores de los nuevos tiempos, y los seres humanos de hoy hemos estado sometidos al poder del petróleo y el gas, porque de otra manera no podríamos producir nada. Tanto Gazprom como Rosneft, y empresas similares en el extranjero, se han convertido en representantes de una nueva religión en la que el gas y el petróleo son la verdad última, la medida de todas las cosas y la definición misma del poder. Nuestra historia se ha reducido por completo a la extracción de recursos y estamos dispuestos a someternos a esta realidad. Todas las guerras de hoy son guerras por los recursos naturales y, sobre todo, por el petróleo. Gas über alles.

¿No nos disgusta todo esto? La civilización industrial mecánica solo conoce valores tan oscuros como el petróleo y tan malolientes como el gas. Ambos representan los colores y olores del infierno: los ríos del infierno y el olor a azufre. Igor Letov, en su álbum The Russian Experimental Field, dice abiertamente que ahora «la eternidad huele a aceite». Es la eternidad de lo que habla Svidrigailov: «los campos infinitos, interminables en los que nos ha conducido la eterna búsqueda de recursos y donde el tiempo se extiende como un río oscuro sin finalidad, objetivo ni gracia».

Entonces, ¿por qué celebramos el aumento del precio de la gasolina? El patriota siempre se regocija con los triunfos de su país, pero esto solo sucede cuando el país (principalmente sus autoridades y su élite) tiene una meta, una idea, una ética y una estética relacionada con la verdad. Tener como modelo un país basado en la extracción de recursos naturales, particularmente inundado de petrodólares y rublos de la extracción de gas, y mucho menos a los viejos y arrugados funcionarios de Gazprom como modelos de «la vida es perfecta», es repugnante e incluso degradante. En contraste, el patriotismo se regocija con el triunfo de la Cruz, la victoria militar, las obras de un genio, familias felices y bebés sanos que crecen y beben leche. El silbido del aire sulfuroso de un gasoducto que quema gas y lo libera a la atmósfera porque es consumido por filisteos e inmigrantes europeos no es parte de nuestro orgullo nacional, o al menos no debería serlo.

Por eso necesitamos otra civilización que no se base en la técnica, sino en lo existencial, ontológico, estético y en un principio humano y suprahumano. No estamos llamando a la ecología, ya que quienes la impulsan hoy son los mismos que diseñaron y crearon este mundo técnico que ahora han decidido adaptar a sus nuevas necesidades. No debemos confiar en la ecología propagada por los seguidores de Soros y otros globalistas. La economía verde no es más que una forma de subversión y su objetivo no es más que pudrir aún más a la humanidad. Sobre todo, esta economía verde busca debilitar a los principales rivales de Occidente y ponerlos en desventaja. Este es su juego, pero no debemos dejarnos influir por la elección que se nos propone hoy: o la hermandad universal y el Gran Crecimiento Verde del mundo, o aplaudir la subida del precio del gas en Europa.

Entendemos que los precios subirán, pero ¿vamos a hacer algo hermoso y sublime con este dinero? ¿Vamos a crear algo bonito o hacer caridad con el dinero que recibamos? ¿Vamos a financiar la investigación sobre el Logos ruso o apoyaremos a las comunidades rurales y pequeñas parroquias que están disponibles?

Fuente: Euro Synergies

Imagen: Shaun Undem: Extracción de petróleo

 

Aleksandr Duguin
Aleksandr Duguin es un filósofo, politólogo y geopolítico ruso. Es asesor político y militar del presidente Vladímir Putin y autor de la conocida como Cuarta Teoría Política.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



 

 

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies