Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

La Unión Europea y sus medidas liberales: responsables de la ruina del campo español


Santiago Prestel | 23/02/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Llevo un tiempo esperando para ver como discurrían las protestas de los agricultores y ganaderos para dar mi opinión. No tengo familia de agricultores, ni de ganadores, ni provengo de gente del campo. Pero, por diferentes motivos, sí he tenido contacto directo y habitual con personas que conocen la problemática del campo español de manera cercana.

Es evidente que los problemas de nuestro sector primario tienen su origen en la Unión Europea y sus medidas de corte liberal. Supongo que no se podía saber que el libre mercado terminaría afectando a los mas débiles de la cadena de producción como son los agricultores y ganaderos. Ya se sabe: liberales en lo económico pero deficientes en lo mental. Tampoco se podía saber que abrir las puertas a productos procedentes de África o América del Sur terminaría por hundirlos. Vaya, que los liberales no han hecho a propósito eso de introducir productos de bajo coste para maximizar los beneficios sin tener en cuenta que eso arruinaría por el camino a miles de familias españolas dedicadas al campo. Que, a estas alturas, sigamos sin regular los mercados, imponer aranceles e, incluso, nacionalizar parte de la cadena de producción si fuera necesario, es, simplemente, para acabar con nuestra soberanía alimentaria. Y, de paso, llevar a miles de familia a la ruina.

Por otro lado, es bastante execrable que esa izquierda progresista que viven los barrios ricos de las ciudades y que jamás ha pisado el campo, un taller o una fabrica de producción haya decidido quién es trabajador o no. Debe ser que trabajadores son aquellos quienes ellos digan. El resto nos debemos levantar a las 6 de la mañana por gusto y no por salir adelante de la mejor manera posible. Que defiendan que un agricultor no es un trabajador si no un señorito por hacer una inversión en comprarse un tractor para tratar de mejorar la producción, solo nos demuestra la catadura moral de esta izquierda woke surgida al calor del mayo del 68 y de la perniciosa Escuela de Frankfurt. Su supuesta superioridad moral hace que hayan abandonado la lucha obrera y abrazado pseudo luchas como las de los “derechos trans” y demás estupideces.

La izquierda ha abandonado a los trabajadores porque vive absolutamente alejada de la realidad de los barrios obreros. O del campo, como es el caso que ahora nos ocupa. Y la derecha, legisla día tras día contra ellos, con las medidas de corte liberales antes citadas. Es por ello, que nosotros, todos aquellos que creemos en que lo social y lo nacional van unidos y no son separables nos hagamos cargo de la necesidad de abanderar la lucha de los trabajadores para que todos juntamos podamos conseguir las aspiraciones de nuestros compatriotas.

Solamente con la consecución de las aspiraciones nacionales de los trabajadores podemos aspirar a la soberanía en todos sus ámbitos. Es por tanto necesario que los nacionalistas estemos donde hay que estar, apoyando las protestas del campo, apoyando las protestas del metal o donde haga falta. Porque la lucha obrera es algo intrínsecamente nuestro y que esta izquierda que ha abandonado a los trabajadores ha hecho suya demasiado tiempo. Ha llegado la hora de volver al sitio que nos corresponde: el de luchar codo con codo con nuestros compatriotas a pie de calle para que entre todos podamos conseguir una nación mejor. «Pues no se puede hablar de patria a un pueblo que no conoce el pan y tampoco la justicia».