La visión de Dominique Venner sobre el destino de los Ejércitos Blancos – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

La visión de Dominique Venner sobre el destino de los Ejércitos Blancos


Patrick Canavan | 16/09/2022

En cualquier aniversario del golpe de Estado bolchevique de 1917, asistimos en todo el mundo, y especialmente en Francia, a un desenfreno de propaganda y de lavado de cerebro a favor del régimen rojo: se trata de un delirio, un delirio cuidadosamente organizado, subvencionado y controlado por los «órganos culturales».

¿Cuántos intelectuales parisinos no se beneficiaron de fondos secretos soviéticos? Algunos (los mismos a veces) reciben hoy otros cheques… Como reacción a esta desinformación, apareció el libro de Marina Gray y Jean Bourdier dedicado a los Ejércitos Blancos (Stock, 1968. Marina Gray es hija del general Dénikine, que estuvo al mando de la famosa División de Hierro durante la Primera Guerra Mundial: el mariscal Foch y Churchill decían de él que había contribuido a la supervivencia de los Aliados en el frente occidental. Anton Dénikine, sin embargo conquistado por las ideas liberales y crítico de las insuficiencias de Nicolás II, será regente de Rusia y uno de los principales líderes blancos.

Su hija, nacida en la Rusia libre, escribió una excelente evocación de la epopeya de los rusos «vendeanos», esos rebeldes que, rechazando la servidumbre y el terror bolcheviques, lucharon uno contra cien con extraordinario tesón. Este estudio, escrito como una novela, se basó en archivos privados de emigrantes, periódicos publicados en el exilio, en Buenos Aires, París o Bruselas (saludemos de paso a Su Alta Nobleza el difunto Capitán Orekhoff, editor en Bruselas de La Sentinelle y, en 1967, El Libro Blanco sobre la Rusia martirizada), memorias escritas en ruso por oficiales que habían sobrevivido al genocidio comunista (al menos diez millones de muertos por la Guerra Civil). Peter Fleming, el hermano de Ian, había escrito un hermoso libro sobre el almirante blanco Koltchak y, más tarde, Jean Mabire había sacado del olvido la hermosa figura de Ungern en una novela, que marcó a toda una generación. Pero los blancos, a pesar de estos esfuerzos, quedaron malditos, ¡mucho más en Occidente que en la Rusia ocupada!

Alrededor de 1980, un texto del samizdat ruso explicaba que, en los cines soviéticos de la década de 1970, cuando se proyectaban guardias blancos (reales o no, pero señalados como vampiros), los jóvenes a menudo se paraban en un bloque, sin decir palabra. Uno de estos adolescentes había escrito una soberbia carta abierta a una revista de emigrantes a los últimos blancos para contarles su admiración. El sello musical SERP siempre nos ofrece un precioso registro de marchas de la antigua Rusia y los cosacos de Serge Jaroff nos regalaron los cantos de los blancos… mucho más bonitos que los coros del extinto Ejército Rojo que, sin embargo, tenía una clase innegable frente a los miserables cancioncillas de los ejércitos anglosajones que pretenden hacernos pasar por el colmo de la genialidad.

Pero ahora Dominique Venner, autor ya de una Historia del Ejército Rojo (obra coronada por la Academia Francesa), viene a llenar ese lamentable vacío. Aborda la Guerra Civil, un episodio cuidadosamente ocultado en la historia soviética. La hagiografía marxista pasó por alto la resistencia de los blancos en silencio, o habló sólo de «bandas» de reaccionarios al servicio del capital, etc. Venner se sumergió de nuevo en esta época, del todo poco conocida: pocos libros en lenguas occidentales, censura general sobre el tema (tabú en las universidades europeas, mientras que los investigadores estadounidenses publicaron bastantes tesis sobre los blancos), y sobre todo bloqueo mental en estos episodios que contradecir la versión oficial de los hechos para una intelectualidad europea que todavía sufre una fuerte impregnación marxista, a menudo inconsciente: ¡una resistencia popular a la «revolución» comunista no va en la «dirección de la historia»! Como bien dijo Gilbert Comte en Le Figaro littéraire del 6 de noviembre de 1997: «Triste modelo de las renuncias de la inteligencia, cuando la historia escrita por los vencedores se convierte en la única que es posible escuchar». Esto lo sabemos por otros episodios de nuestra historia y el juicio de Papon, gesticulación inútil, es el último (¿?) ejemplo. No es sólo en Moscú donde los juicios son farsas orwellianas…

SUGERENCIA:   El cónclave de 1958: La Tesis Siri

Venner leyó testimonios escritos en el lugar (viajeros, diplomáticos, periodistas), lo que le permitió transmitir el espíritu de la época. Solo una crítica me viene a la mente al leer su hermoso libro: pocas fuentes rusas y ningún testimonio de primera mano. Es cierto que encontrar sobrevivientes de los Ejércitos Blancos en 1996 era tarea casi imposible pero estos hombres, oficiales, civiles, soldados dejaron escritos: memorias, archivos, artículos en la prensa de emigrantes. París, Harbin en Manchuria, Bruselas, Berlín o Buenos Aires fueron centros activos de la Emigratziya. Reseñas, periódicos, libros escritos por combatientes blancos se cuentan por centenares. Hay una enorme masa de documentos para analizar. Todavía hay asociaciones de la nobleza rusa donde los voluntarios que tienen archivos del más alto interés y los archivos soviéticos también deben esconder tesoros… ¡Pero no seamos quisquillosos! El trabajo de Venner es un completo éxito. ¡Solo señalemos que todavía hay trabajo por hacer para futuros investigadores!

Venner estudia a los rojos y los blancos, lo cual es nuevo: analiza las fortalezas y debilidades de cada uno. Su descripción de los hechos es precisa, militar: muestra lo atroz que fue la guerra. Sobre todo, prueba que los blancos, esos «derrotados» de la historia oficial, no estuvieron lejos de imponerse a los rojos. A fines de 1919, Lenin exclamó: «¡fallamos nuestro disparo!». Es Trotsky quien salvará al régimen, con sus trenes blindados y su visión muy militarista de la revolución. ¡También hay en Lev Davidovitch Bronstein un lado fascistoide antes de la letra!

Para Rusia, la alianza con Francia fue un desastre: el Estado Mayor Imperial es fiel a sus promesas, hasta la locura. Mal armado (fábricas de armamento improductivas), mal comandado (generales incapaces), probablemente traicionado al más alto nivel (la zarina o su séquito), el ejército ruso sufrió una sangría terrible: ¡2,5 millones de muertos en 1915! Estos millones de mujiks muertos o lisiados salvaron a Francia del desastre: si el plan Schlieffen no tuvo éxito en Occidente, fue en parte gracias a las divisiones sacrificadas de Nicolás II. En 1940, este mismo plan, actualizado (ataques aéreos y panzers) tendrá éxito gracias a la alianza germano-rusa de facto (pacto Ribbentrop-Molotov).

En 1917, el ejército estaba agotado, y la personalidad del monarca, en un auténtico fin de carrera, no ayudó en nada. Solo el Gran Duque Nicolás podría haber salvado el día, después de la muerte de Stolypin (asesinado en 1911 por un revolucionario judío), que fue un desastre para toda Eurasia. Los planes demasiado vagos para un golpe militar destinado a derrocar a este zar incapaz no se materializan… pero el cuerpo de oficiales está preparado para dejar ir a este último, a quien ni siquiera el Rey de Inglaterra quiere salvar.

Fueron oficiales como Alexeiev o Korniloff, futuros líderes blancos, quienes jugarían un papel en su abdicación tardía. Prueba de que los blancos no eran nostálgicos del antiguo régimen, sino oficiales que a menudo sirven primero a Kerensky, incluso si desprecian con razón a este incapaz de hablar (un político). También cabe preguntarse si la adhesión al régimen rojo de tantos oficiales zaristas no fue facilitada en parte por los revólveres (Nagan, inicialmente un diseño de Lieja) delicadamente apuntados en el cuello, pero también por el asco que inspiraba la corte de Nicolás. II. El propio Denikin se había escandalizado por la destitución por parte del zar de su mejor ministro, Stolypin.

SUGERENCIA:   Así defiende Polonia sus fronteras nacionales: ¿tomará ejemplo España?

Uno de los muchos méritos del libro de Venner es abordar con seguro talento a todos estos personajes históricos. El retrato de Lenin, que era el odio al género humano personificado, el de Trostky, son notables. Venner muestra claramente que donde los bolcheviques encuentran resistencia nacionalista contra ellos, son derrotados, como en Finlandia y Polonia. Los ejércitos de campesinos apegados a sus tradiciones ancestrales son siempre más fuertes que los de los revolucionarios de la ciudad, fanáticos pero divididos en capillas. Uno de los méritos del libro es insistir en la responsabilidad de Lenin en el genocidio del pueblo ruso: es él quien instaura el sistema de los gulag, y no Stalin. Los primeros campos de exterminio comunistas datan del verano de 1918. Todas estas ignominias, de las que Hitler fue sólo un pálido imitador, provienen de la ideología marxista, que es la de borrón y cuenta nueva (¡al menos 25 millones de muertos entre 1917 y 1958!). La revolución de Blochevik vio una verdadera colonización de Rusia por parte de extranjeros: polacos, letones, y especialmente judíos, animados por un odio visceral hacia la Rusia tradicional, que nunca les había dejado ningún lugar bajo el sol.

Esta revolución es de hecho el comienzo de una gigantesca guerra civil a escala continental: el fascismo y el nazismo son las respuestas a esta amenaza, con todas las consecuencias que conocemos. El historiador alemán Ernst Nolte lo ha demostrado muy bien, para gran escándalo de los historiadores consagrados a los que les gusta repetir verdades propagandísticas con la esperanza de «hacer carrera». Pero estas verdades, debidamente demostradas en Alemania o en los países anglosajones, van mal en Francia donde aún prevalece un lobby marxista que aún y siempre impone sus prohibiciones. Véanse las ridículas declaraciones de Lionel Jospin, impensables en otros lugares de Europa. Véase el escándalo que suscitó el libro de Stéphane Courtois sobre los 85 millones de muertos del comunismo, que reduce a la nada las construcciones intelectuales del negacionismo de los establishments, que, si bien muchas veces traicionaron sus ideales de juventud, mantuvieron intactas sus ganas de pudrirse.

Pero estos viles sinvergüenzas educados, estas garrapatas, ya no tienen el ardor de la juventud: ya no creen en nada y no les queda en el corazón más que odio y rencor por todas las novedades que asoman en el horizonte. Les toca conocer la decrepitud y el desprecio del 20% al 30% de jóvenes a los que condenan al paro, a pesar de sus finos discursos sobre lo «social». Agradezcamos a Venner que nos haya devuelto, con tanta sensibilidad como erudición, las altas figuras del almirante Koltchak, los generales Denikin, Korniloff o Wrangel, de todos estos oficiales, estos simples soldados blancos, héroes de antaño que nos convienen para resistir sin debilitando a los podridos y fanáticos.

Nota: Cortesía de Vouloir

Sergio Fernández Riquelme: El fin de un mundo: Los últimos días del Imperio Ruso. Letras Inquietas (Septiembre de 2020)

Imagen: Autor desconocido: Dominque Venner

 

Patrick Canaval
Patrick Canaval es ensayista y colaborador de diferentes publicaciones.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies