Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

Más allá de la izquierda y la derecha: el futuro del antiglobalismo


Brecht Jonkers | 15/09/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

«Más allá de la izquierda y la derecha, contra el globalismo» es un lema que recorre las publicaciones de Feniks. Un eslogan que no sólo deja claro contra qué está la organización en la sociedad, sino que también lleva un mensaje que trasciende las divisiones tradicionales de nuestro panorama político.

¿Por qué me atrae este lema? Permítanme empezar hablando de mi trayectoria política personal. Desde muy joven me fascinó la política y durante muchos años participé activamente en círculos de izquierda, sobre todo marxistas. Como parte de ello, me sumergí principalmente en los acontecimientos políticos internacionales y en lo que se conoce como geopolítica. La invasión de Libia por la OTAN y sus desastrosas consecuencias me impulsaron a dedicar más tiempo al estudio del imperialismo, en particular al papel de las alianzas occidentales como la OTAN. En palabras de Lenin, el imperialismo es la fase superior del capitalismo, y la contradicción entre el imperialismo y sus víctimas es la contradicción más importante del mundo.

Al estudiar y evaluar las luchas de distintos países y culturas por la individualidad y la soberanía, me he topado a menudo con la extraña contradicción entre las sociedades occidentales y el Sur global. En la mayoría de los países, preservar y proteger la propia cultura es algo lógico, fundamental y evidente. En países como Bélgica, es extrañamente diferente. ¿Qué es nuestra propia cultura? A menudo, hay fundamentalmente pocas diferencias en la sociedad entre, por ejemplo, Bélgica, Alemania, Inglaterra o incluso Estados Unidos. La globalización, y en particular el papel de Estados Unidos, ha instaurado una especie de superestructura sobre el cuerpo de nuestra sociedad, una superestructura de valores liberales, los llamados mercados libres y el pensamiento unitario cosmopolita.

En Europa, la idea de defender los valores tradicionales ha sido a menudo monopolizada por la llamada derecha, pero de una forma que no suele ser demasiado profunda. En el lado derecho de la oposición tradicional, suele haber un miedo exagerado a los «extranjeros», a los no nativos, a las personas de otro color y a otras religiones. Pero a menudo pasan por alto lo esencial: el hecho de que las tradiciones están siendo aplastadas por el sistema cosmopolita liberal-capitalista y los cambios socioculturales que lo acompañan.

Por otra parte, la izquierda suele pasar por alto esta dimensión cultural. La gente de izquierdas siempre se ha atrevido a cuestionar la naturaleza económica de este sistema y sus consecuencias antisociales, aunque se han atrevido a hacerlo cada vez menos de manera fundamental en los últimos 30 años. Pero a menudo se olvida por completo el vínculo entre la singularidad de la cultura y la sociedad. En esos círculos, está casi fuera de lugar plantearse cuestiones sobre los valores tradicionales, las cuestiones éticas y la soberanía nacional de las naciones, porque, al fin y al cabo, son temas del pensamiento «de derechas».

Este tipo de división rígida entre tales temas no existe en absoluto en la mayoría de los países del mundo. Los partidarios cubanos de Castro tienden a ser extremadamente patrióticos, los comunistas chinos tienen fuertes valores tradicionales y respeto por las tradiciones confucianas y budistas de su país, y los políticos musulmanes conservadores de Malasia, por ejemplo, suelen tener programas económicos que están más a la izquierda que los del socialdemócrata europeo medio. La obstinada adhesión al pensamiento izquierda-derecha, que se remonta al siglo XVIII, es perniciosa para la capacidad de nombrar correctamente los problemas y formular soluciones.

Los ejemplos que he citado son, por supuesto, meramente ilustrativos. No estoy defendiendo aquí la adopción de sistemas como si fueran un modelo para la sociedad belga. El hecho es que es posible luchar simultáneamente contra conceptos «de derechas» como el libre mercado liberal, la política de austeridad, la obsesión por la privatización y las intervenciones imperialistas en el extranjero, así como contra ideas «de izquierdas» como la eliminación de la religión de la vida pública, la ideología de género, el énfasis excesivo en las identidades LGBT y la «ciudadanía global» sin raíces ni base tradicional o nacional.

De hecho, esto debería ser evidente. De hecho, estos temas llamados «de derechas» y «de izquierdas» ya están combinados y promovidos por los propagandistas del capitalismo liberal y el globalismo. «El capitalismo desenfrenado combinado con la «libertad» personal de refugiarse en las drogas, el sexo o cualquier otra forma de distracción es lo que suele llamarse «socialmente liberal pero económicamente conservador». Una sociedad que permite casi todo mientras no afecte a los beneficios que puedan obtener los de arriba. Lo que llamamos derecha ha asumido hoy con demasiada frecuencia la oposición liberal «progresista» a las identidades tradicionales y a la religión organizada, y viceversa, la idea de una especie de modelo occidental superior que debe propagarse al resto del mundo incluso en contra de su propia voluntad está ahora también muy presente en la izquierda.

Frente a esto, es necesario crear una respuesta que vaya más allá del viejo esquema izquierda-derecha. El problema no reside en los emigrantes en sí, sino en el sistema que ha convertido la emigración en un negocio multimillonario. El problema tampoco reside en el Fleming blanco heterosexual, sino en el sistema que le priva de su seguridad laboral, de su sistema de pensiones e incluso de su seguridad básica. Los prejuicios que existen tanto en la izquierda como en la derecha se interponen en el camino de una solución fundamental a los problemas de la sociedad.

Debería ser posible combinar la justicia social y la humanidad económica con la preservación y protección de los valores tradicionales propios del país y de la soberanía nacional. De hecho, así es como funcionaron los partidos socialistas durante décadas, antes de dar paso a la vaga agenda progresista de las últimas décadas.

Vivimos en un mundo de cambios extremadamente rápidos. La estructura de la política mundial instaurada tras el final de la Guerra Fría se está desintegrando. En lugar de un modelo unipolar dominado por Estados Unidos y apoyado por la OTAN, ha surgido un orden multipolar. Un mundo en el que cada civilización tiene la oportunidad de desarrollarse según su propia identidad y sus propias normas y valores. Esto es exactamente lo que los países de Europa tienen ahora la oportunidad de hacer: recuperar su individualidad y alejarse de la visión desarraigada de la sociedad que nos impone la élite neoliberal. El consumismo capitalista y el individualismo cosmopolita no son la cultura de este país, ni siquiera de este continente. Es una estructura impuesta desde arriba que puede, y debe, romperse.

Por eso me siento atraído por las iniciativas de Feniks y su mensaje de «más allá de la izquierda y la derecha». La principal contradicción política es entre el imperialismo, ahora disfrazado de globalismo, y el resto del mundo. Esta lucha trasciende la anticuada oposición en la que nuestro sistema político sigue encerrado con demasiada frecuencia.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies. Conferencia pronunciada en el congreso de Feniks celebrado en Amberes el 10 de septiembre de 2023