Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Mircea Eliade y el chamanismo indoeuropeo


Joakim Andersen | 27/12/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Mircea Eliade es uno de los mayores eruditos religiosos de la era moderna. En su juventud, estuvo vinculado a la Guardia de Hierro rumana y recibió influencias de tradicionalistas como Julius Evola y René Guénon, así como del estudioso de la religión indoeuropea Georges Dumézil. A pesar de ello, o debido a ello, es uno de los grandes nombres de la ciencia conocida como religión comparada, y fue capaz de describir la visión mítica del mundo en obras como L’éternel retour.

Una de las obras más fascinantes de Eliade es El chamanismo, en la que estudia el chamanismo en distintas partes del mundo. Sin embargo, para evitar confundir todas las formas posibles de religión y magia, utiliza sistemáticamente una definición estricta del fenómeno, refiriéndose no a todas las formas de magia, sino a una técnica extática específica basada en una visión concreta de la estructura del mundo . El chamán también tiene funciones específicas, como guiar las almas de los muertos como psicopompo y proteger a la gente de las enfermedades. A diferencia de los individuos que, en ciertas culturas, se convierten en «poseídos» y pueden transmitir mensajes de otros reinos, el chamán normalmente controla la situación.

Chamanismo

Eliade relata las tradiciones chamánicas de diferentes partes del mundo. Ofrece una visión de la espiritualidad tradicional de los esquimales y de las tradiciones de los negritos asiáticos. Para los tradicionalistas y especialistas en religiones, este libro es una auténtica mina de oro. También nos ofrece una buena panorámica de las religiones de los pueblos siberianos.

La profesión de chamán suele heredarse en el seno de una determinada familia, pero el futuro chamán también puede adquirirla por disposición, por sueño o a raíz de un trauma (por ejemplo, una persona que parece «morir» y luego volver). Él, o más raramente ella, recibe su formación de chamanes más antiguos, pero también experimenta su iniciación a otros niveles, a través de sueños y contactos con diversos espíritus. El futuro chamán puede ser capturado por los espíritus y cortado en pedazos o hervido durante un periodo que se considera que dura varios años.

Los forasteros han considerado a menudo a los chamanes y «curanderos» como psicópatas o estafadores, pero Eliade suele describirlos con respeto. A menudo sufrían epilepsia y trastornos similares en la infancia, pero su iniciación les permitía controlarlos por sí mismos. Eliade menciona a chamanes esquimales y tántricos tibetanos que caminan desnudos en medio de un frío intenso, calentados únicamente por su fuego interior. Otros chamanes pueden tragar carbones calientes, etcétera.

También describe sus trajes, sus lenguas secretas, el simbolismo del tambor, la forma en que protegen a su pueblo de las enfermedades y ayudan a los muertos a encontrar el camino de vuelta a casa. A menudo conservaban las tradiciones y la historia de su pueblo, y gracias a sus descripciones de la «geografía» del reino de los muertos las religiones posteriores adquirieron gran parte de su contenido. Eliade también describe cómo reúnen a los espíritus auxiliares, cómo pueden casarse con ellos, etc. En general, la descripción es fascinante, tanto si hablamos de los esquimales como de los yakutos, tanto si Eliade describe a los taltos húngaros como a los nåjden sami.

La tradición hiperbórea

De particular interés son las fuertes similitudes entre la espiritualidad indoeuropea y las tradiciones siberiana, fino-úgrica, proto-turca y centroasiática descritas por Eliade. Estas similitudes son de especial interés para los tradicionalistas que siguen a Julius Evola. Evola describe una tradición hiperbórea caracterizada por la posición del dios del cielo y la relativa ausencia de diosas. Los pueblos siberianos y turco-tártaros, que probablemente fueron los primeros vecinos de los indoeuropeos, tienen dioses del cielo dominantes similares. Entre los samoyedos, el dios del cielo es conocido como Num, entre los tunguses como Buga y entre los mongoles como Tengri. Los tradicionalistas reconocen los atributos y descripciones que estos pueblos dan al dios del cielo; se le describe como «alto» o «elevado» y «brillante». Los yakutos lo conocen como «Señor Padre Cabeza del Mundo» y los turco-tártaros como «Padre».

A menudo, sin embargo, el gran dios se retiraba de los asuntos humanos directos, convirtiéndose en un deus otiosus. Sus hijos, que tienen más contacto con los humanos, son más importantes. Otro punto en común entre la fe protoindoeuropea y estas tradiciones nórdicas es que las deidades femeninas están menos presentes. Cuando hay chamanes femeninos, también es normal que sólo hagan el viaje «ctónico», el descenso a las esferas subterráneas, mientras que los chamanes masculinos van tanto a las esferas superiores como a las inferiores.

Las similitudes no acaban ahí. El árbol del mundo, Yggdrasil, por ejemplo, tiene varios equivalentes entre los pueblos chamánicos. La creencia en la existencia de tres mundos (el cielo, la tierra y el inframundo) es el núcleo de la visión chamánica del mundo. Están unidos por un «eje», un axis mundi, que los atraviesa a todos. En el pasado, la gente podía viajar libremente a lo largo de este eje, pero tras una catástrofe de algún tipo, sólo los chamanes pueden hacerlo. En algunas tradiciones, este eje del mundo se describe como un árbol; entre los indoeuropeos tenemos a Yggdrasil e Irminsul. Árboles similares se encuentran entre los pueblos chamánicos, donde el chamán suele trepar a un árbol mientras asciende hacia la esfera celeste.

En el asatrón, un águila se alza en la cima del árbol del mundo, lo que puede compararse con las creencias de los chamanes. Por un lado, se suele considerar que el primer chamán fue un águila, o el hijo de un águila, y por otro, en el árbol del mundo hay innumerables pájaros que son en realidad almas que esperan renacer. El simbolismo del pájaro también está muy presente en el chamanismo nórdico, donde el chamán suele adoptar la forma de un ave en su traje.

Curiosamente, otros temas, como la importancia del caballo, el papel central del fuego en el culto, la montaña y el lobo, también unen las tradiciones indoeuropeas y chamánicas de origen tártaro, finougrio y siberiano. En cierta medida, también se observan otras afinidades, ya que ciertos grupos finoúgricos, por ejemplo, presentan un grado de ceguera superior al de muchos indoeuropeos.

Tártaros chinos

Un tema interesante para los tradicionalistas más evolucionistas es el del chamán como figura. El chamán es visto como el defensor del grupo contra las fuerzas demoníacas y como miembro de una élite (mientras que los muertos normalmente viajan en una dirección, un chamán muerto viaja en la dirección opuesta, y se da por sentado que alcanzará los reinos superiores después de la muerte). Lo que otros creyentes sólo oyen, el chamán lo experimenta directamente, corriendo un gran riesgo. Esto significa que, en muchos aspectos, el chamanismo está un estadio por encima de los monoteísmos y politeísmos institucionalizados posteriores, con sus elementos de devoción, superstición y fe ciega.

Al mismo tiempo, Eliade describe cómo el chamanismo también sufrió una degeneración. Diferentes pueblos nos cuentan que hace unas generaciones los chamanes eran mucho más poderosos que ahora, y que también están siendo marginados a medida que los pueblos siberianos se modernizan y se ven afectados por religiones más modernas. Aunque los arquetipos chamánicos pueden sobrevivir durante un tiempo incluso en un entorno nominalmente cristiano o musulmán, Eliade cuenta que algunos místicos musulmanes de Asia Central, al igual que los chamanes, se alojaban en tejados y árboles. Como consecuencia de la degeneración descrita, también se describe el uso de drogas (cáñamo en el caso de ciertos pueblos indoeuropeos, setas y nicotina) para alcanzar el estado chamánico que antes se lograba sin «ayudas».

Elementos iraníes

Al mismo tiempo, Eliade encontró elementos iraníes (y chinos) en los diversos chamanismos del norte de Asia. Esto es particularmente cierto en el caso de la creencia en un puente estrecho que sólo los justos pueden cruzar de camino al paraíso. El puente Cinvat (ilustración) recuerda mucho al puente que el chamán altaico debe cruzar para llegar a Erlik Khan y al reino de los muertos. Del mismo modo, Eliade afirma que el fuerte significado simbólico del número 9 sugiere un origen iranio (nueve cielos, nueve esferas infernales, incluso nueve mundos). La aparición de animales como las serpientes en el chamanismo de pueblos que viven demasiado al norte para haberlos visto también sugiere una influencia más meridional. Tendemos a pensar que los «pueblos primitivos» están completamente aislados de su entorno, pero Eliade muestra cómo la avanzada y compleja civilización iraní influyó en pueblos situados muy al norte, al igual que los complejos sistemas ocultos de la India, que influyeron en los pueblos de las actuales Malasia e Indonesia.

El libro resulta especialmente fascinante cuando explica cómo las diferentes tradiciones de Bután y la región del Himalaya dieron lugar al tantrismo y a la religión Bon-Po.

Chamanismo indoeuropeo

Eliade dedica un capítulo específico al chamanismo indoeuropeo. Sostiene que el chamanismo de estos pueblos se convirtió en subalterno, probablemente como consecuencia de la división de su sociedad en tres funciones. El chamanismo se integró entonces en la primera función y no fue tan dominante como entre los pueblos orientales.

Identifica rastros de chamanismo, sobre todo en Odín, vinculado tanto al éxtasis como a la muerte. Los caballos de ocho patas no son infrecuentes en los contextos chamánicos del norte de Asia, y los cuervos Hugin y Munin también guardan cierto parecido con los espíritus auxiliares de los chamanes. El autosacrificio de Odín también recuerda a la brutal iniciación a la que se someten los chamanes, que a menudo son vistos como literalmente moribundos. Eliade compara la cabeza del sabio Mimir con la práctica de algunos pueblos de conservar los cráneos de los chamanes y utilizarlos para predecir el futuro. También hay similitudes entre el furor teutonicus y el éxtasis chamánico.

Los paralelismos son más claros con los viajes de Odín y otros al inframundo y el uso de seiðr. Los viajes al reino de los muertos recuerdan mucho a los viajes del chamán a la esfera inferior. También hay paralelismos en el seiðr, como el elemento de trance, los espíritus, los trajes rituales, y el hecho de que no se considere masculino nos recuerda a los pueblos siberianos, donde los chamanes eran a menudo mujeres o travestis. Al igual que los chamanes siberianos, los magos nórdicos también podían competir en el uso de animales, y la visión pluralista de las tres almas del hombre también une a los dos grupos.

Se ha afirmado que estas huellas de una ideología chamánica se debían a la influencia sami, pero Eliade demuestra que podría tratarse igualmente de una tradición más antigua y compartida. Los samis y los finlandeses eran considerados magos superiores en la Edad Media y durante el Renacimiento. Eliade también da varios ejemplos de rastros de chamanismo entre pueblos indoeuropeos que probablemente nunca tuvieron contacto con los samis, como los griegos y los iraníes.

En definitiva, se trata de un estudio muy interesante, muy recomendable para los tradicionalistas y cualquier persona interesada en la religión.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies