Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Tradicionalistas contra globalistas: la gran convulsión planetaria


Pierre-Emile Blairon | 25/02/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El estado de la cuestión

En 2020 se produjo un acontecimiento sin precedentes en la historia del mundo: un grupo de oligarcas psicópatas fomentó un golpe de Estado planetario, al que llamaron el Great Reset, expresión obviamente inspirada en el control de la tecnología informática sobre el mundo en que vivimos. Este golpe de Estado sigue en marcha; sus desastrosos orígenes y su pernicioso propósito se remontan al pasado lejano de la humanidad, transmitido de siglo en siglo, desde las sociedades secretas a las organizaciones «satanistas» (término reivindicado por estas mismas organizaciones y, hoy en día, por estos mismos psicópatas), desde la cooptación a la cooptación de individuos malvados, hasta la secta del mal que se ha apoderado de prácticamente todas las estructuras civilizatorias del mundo actual. ¿Por qué este engendro ha decidido intervenir en este momento? Porque el final de nuestro ciclo, que, como todos los anteriores, ha venido acompañado de numerosas perturbaciones de origen tanto humano como natural, presenta una vulnerabilidad que los globalistas llevan esperando mucho tiempo, y el objetivo es impedir el nacimiento del siguiente.

Curiosamente, estos nocivos personajes, que parecen descender más directamente del idiota de Epimeteo, el hermano de Prometeo, que del propio Prometeo, han abierto la caja de Pandora (que, en la mitología, era un frasco) y desatado todas las desgracias que inevitablemente caerán sobre ellos. Sí, la existencia de la escoria de guante blanco que dirige el mundo proviene de esa filiación mitológica que dicen tener.

Con su repentina aparición en escena y la represión que siguió, los globalistas se revelaron ante el mundo y, como consecuencia, sensibilizaron a todos aquellos que, hasta entonces, no se habían sentido concernidos por las acciones de sus gobernantes, secuaces, cómplices o adeptos a la secta.

Los globalistas llevaban muchos años preparando meticulosamente su plan; su primera tarea había sido hacerse con el control de todos los medios de comunicación para condicionar a la población; hay que decir que esta etapa decisiva funcionó a la perfección; las técnicas de ingeniería social están muy bien desarrolladas; y las pocas mentes lúcidas que no se vieron afectadas por esta epidemia de cretinización contemplaron atónitas cómo las masas acataban sin inmutarse todos los absurdos mandatos que les lanzaban para comprobar su grado de sumisión.

En el espacio de unos meses, todos los valores que habían constituido los cimientos de las sociedades civilizadas durante siglos desaparecieron; en menos de cuatro años, el llamado Occidente se derrumbó en todos los aspectos: espiritual, económico, diplomático, tecnológico, cultural, intelectual, sapiencial, memorístico…

La ínfima minoría que ha logrado conservar su espíritu crítico ha sido capaz de levantarse, reagruparse y lanzar una valiente resistencia con sus escasos recursos. Personas de toda condición, que hasta entonces no se habían codeado, se reconocieron parte de una misma comunidad, sentimiento acrecentado por el hecho de haber pasado por las mismas pruebas.

(…)

Las divisiones artificiales económicas (de clase) o políticas (izquierda-derecha) están dando paso ahora a una reconfiguración de los arquetipos sociales, con, por un lado, individuos conformistas que han sido condicionados por la ingeniería social (los más numerosos) uniéndose al bando globalista por defecto cerebral, y, por otro lado, otros más despiertos pero minoritarios, uniéndose al bando tradicionalista.

Pero veremos que estos nuevos resistentes no tienen el perfil esperado de retrógrados aferrados a sus privilegios, a sus comodidades o a una ideología conservadora; se unen al bando globalista sin rechistar. Las cartas se han barajado de nuevo con la aceleración y multiplicación de acontecimientos significativos que han dividido el mundo siguiendo líneas inesperadas.

He aquí algunos ejemplos:

La guerra desencadenada por los occidentales en Ucrania ha reforzado, contrariamente a lo que esperaban los estadounidenses, la OTAN y su vasallo, la Unión Europea, a estos disidentes occidentales que se han acercado a Rusia, que agita sin pudor y con firmeza la antorcha de los perennes valores indoeuropeos de nuestros orígenes comunes.

La creación de la alianza BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) ofrece una alternativa a la hegemonía mundial estadounidense. Lejos de sucumbir económicamente a las sanciones occidentales, Rusia ha consolidado, por el contrario, su posición económica, provocando incluso una caída sin precedentes en muchos países europeos (incluida Francia).

La reciente entrevista del periodista estrella estadounidense Tucker Carlson con Vladímir Putin, en la que por fin pudo explicar el punto de vista de Rusia sobre la guerra en Ucrania, desencadenó un tsunami mediático y una ola de simpatía hacia el líder ruso que los globalistas no esperaban.

Estados Unidos «dirigido» por un anciano senil implicado, junto con su hijo, en innumerables asuntos dudosos, está en pleno colapso, hasta el punto de que muchos Estados están pensando en separarse.

Otro teatro del malestar internacional, la masacre que Israel sigue perpetrando contra la población palestina, no puede sino debilitar a largo plazo al Estado sionista y a sus aliados, ya que Israel es uno de los tres componentes principales del bloque occidental, junto con Estados Unidos y la Unión Europea.

Los africanos empiezan a despertar y están echando a los franceses (de quien era «coto», Françafrique), por la ignorancia, estupidez, vanidad y torpeza de Emmanuel Macron; Francia está siendo sustituida de repente por China y Rusia.

Por último, la revuelta de los agricultores europeos contra el artero plan de la Unión Europea para erradicarlos (revuelta que sigue en marcha en el momento de la publicación de este artículo) ha radicalizado a los sectores más tradicionales de la población, que parecen decididos a no dejarse manipular más.

Los BRICS están formados esencialmente por civilizaciones muy antiguas y tradicionales, sólidamente estructuradas por valores ancestrales, que rechazan unánimemente las andanzas de un Occidente desorientado y suicida.

¿Cuáles son las características de cada uno de estos dos bloques?

El campo tradicionalista

El término «tradición» procede del latín traditio, acción de transmitir, y del verbo tradere, transmitir; a menudo se confunde a los tradicionalistas con los conservadores; el latín deja claro que se requiere una acción; la tradición no es por tanto un simple «retorno al pasado», un concepto fijo, a diferencia de la palabra «conservación», que implica preservación, por supuesto, pero también el «mantenimiento de un statu quo«, según el Larousse. Es exactamente la diferencia que describe el adagio ruso: «El pasado no es un puerto, es un faro», es decir, lo que ilumina nuestro presente para vislumbrar nuestro futuro.

Siempre hay que volver al origen para comprender el presente y tratar de adivinar el futuro. Volver a la fuente es ganar altura; el agua fluye siempre de arriba abajo; el agua que surge de la fuente se renueva constantemente, como una fuente de juventud.

Nuestros antepasados observaron la naturaleza y las estrellas y concluyeron que el tiempo era cíclico y que el proceso perenne de «nacimiento-vida-muerte» no tenía principio ni fin. Las antiguas civilizaciones indoeuropea, india, griega e iraní habían dividido los grandes periodos de este tiempo cíclico en cuatro edades representadas por metales que iban de los más preciosos a los más viles (oro, plata, bronce y hierro), siendo el oro incorruptible y el hierro descomponiéndose en óxido hasta desaparecer con el fin del ciclo antes de que naciera uno nuevo. La Edad de Oro representaba el pináculo más alto de la civilización, y cada ciudadano vivía según los preceptos de una espiritualidad refinada, produciendo admirables valores aristocráticos y caballerescos que estructuraban una sociedad cortés arraigada en la tierra que le había sido consagrada, Estas virtudes fueron decayendo con el tiempo y las épocas, hasta el ocaso de la Edad de Hierro, que vio la descomposición total de esta sociedad mediante la inversión de sus valores, el embrutecimiento y empobrecimiento de la humanidad y el reinado del materialismo más despreciable.

Estamos al final de esta última era y podemos ver en la vida cotidiana las fechorías que la acompañan inevitable e inexorablemente.

Una cierta categoría de hombres y mujeres (a los que Julius Evola llama «seres diferenciados») se han dedicado, a lo largo de los siglos y las generaciones, a la transmisión y el mantenimiento de los valores de la Edad de Oro que deberían ser los valores naturales y espirituales de la humanidad si no hubieran sido secuestrados. La reactivación de estos valores es la condición indispensable para el resurgimiento del nuevo ciclo cuando llegue el momento.

El campo globalista quiere, a toda costa, impedir esta reactivación que, de tener éxito, significaría el fin de su hegemonía material. Esta es la lucha de los «seres diferenciados», de la que hablaremos al final de este artículo. La única lucha útil consiste en prepararse para la gran inversión, reuniendo el equipaje (los valores) para cruzar el vado que conduce al nuevo ciclo, a la nueva Edad de Oro, e impidiendo que los satanistas interrumpan el proceso de realización del nuevo ciclo.

Este proceso se explica en la mayoría de mis libros y artículos; no podré explicarlo más aquí. Me limitaré a dar algunas indicaciones que, en el contexto de este discurso, nos ayudarán a comprender los acontecimientos que nos preocupan actualmente, es decir, las razones de la inesperada y brutal ofensiva de las fuerzas negativas que han tomado el poder sobre todo el planeta.

El campo globalista

Utilizaré indistintamente los términos «globalistas», «satanistas» o «transhumanistas», ya que todas ellas son sectas nocivas que se interfieren, complementan o sustituyen según la situación o las necesidades del momento, pero que persiguen el mismo objetivo, aunque con una apariencia a veces patética e inofensiva: la reducción y posterior esclavización y/o robotización de lo que queda de la población del planeta, preocupándose las «élites» (a las que estos grupos se arrogan el derecho exclusivo de representar) únicamente de aumentar su esperanza de vida y su bienestar material a costa de la turpitud y la miseria infligida a la población sin el menor reparo de conciencia, como demostró sobradamente el episodio sanitario y sus trágicas secuelas.

Nuestros globalistas se consideran herederos de la raza de los Titanes que, en la mitología griega, quisieron medirse con los dioses mediante la rebelión de su figura más emblemática, Prometeo, a quien se atribuye la creación de los humanos. El prometeísmo, o titanismo, dio origen al superhumanismo, que es a su vez la antesala del transhumanismo actual, que milita por un «hombre aumentado», el equivalente del superhombre. Humanismo (dominio del hombre sobre los demás reinos), superhumanismo, transhumanismo y, meta última: el posthumanismo, que ve al Hombre transformado en robot en un espantoso estrépito de chatarra…

Esta vanidad, este orgullo que impulsó a los Titanes a desafiar a los dioses, se llama hubris, el exceso que se ha convertido en el modus operandi de nuestras sociedades actuales, la locura titánica que ve, por ejemplo, levantarse torres cada vez más altas en megalópolis cada vez más gigantescas.

Y no es casualidad que el equivalente monoteísta de los Titanes sean los ángeles rebeldes, y por tanto caídos, cuyo líder se llama obviamente Satán, cuya raíz se cree que es la misma que la de Titán, según el investigador Daniel E. Gershenson. La causa de la caída de estos «ángeles» es idéntica a la que impulsó a Prometeo a desafiar a los dioses: la arrogancia, el orgullo, la vanidad, el deseo de estar a la altura de Dios, o incluso de sustituirlo.

(…)

Esta manipulación salió a la luz gracias a los numerosos inventos científicos que marcaron el final del siglo XIX (inventos que sólo podían hacer girar la cabeza de las masas y persuadirlas de que una nueva era estaba en vías de poner patas arriba sus vidas, la del progreso sin fin) y, al mismo tiempo, gracias a la publicación del libro de Charles Darwin, El origen de las especies, que proclamaba que el antepasado del hombre era un simio. Estos nuevos «progresistas» se aprovecharon de ello para orientar a la humanidad hacia la creencia en el materialismo y el mundo artificial, lo que sólo podía beneficiar a su desmesurada ambición de controlar el planeta por este medio, ya que estos individuos de entonces, al igual que sus sucesores de hoy, eran incapaces de cualquier planteamiento espiritual.

La teoría del progreso (que sólo puede ser técnica, y aun así sólo con ciertas reservas) y la teoría de la evolución, ambas procedentes de la misma ilógica, son aberraciones en un mundo que, cuando observamos la naturaleza, sólo puede llevarnos a constatar que todo lo que vive en la Tierra vive según el principio tradicional de involución, explicado por Julius Evola, es decir, en una dirección que va de lo mejor a lo peor, del nacimiento a la muerte y no al revés. Esas aberraciones han infestado también el razonamiento de la arqueología naciente, que ve en los huesos humanos que encuentra aún hoy los antepasados del hombre actual, cuando en realidad son, en un flujo natural que corre en sentido inverso, restos de ramas humanas degeneradas que probablemente pertenecen a finales de ciclos anteriores al nuestro, al igual que los pueblos primitivos que son nuestros contemporáneos.

Aún así, según Evola, sólo una pequeña minoría de personas es consciente de esta manipulación, porque han conservado lo que él llama «esta herencia de los orígenes, esta herencia que nos llega desde el fondo de las edades, que es una herencia de luz. El único que puede adherirse al mito del evolucionismo y del darwinismo es el hombre en el que habla la otra herencia (la introducida como resultado de la hibridación), porque ha logrado hacerse lo bastante fuerte como para imponerse y sofocar toda sensación de la primera».

La observación de la involución es la mayor idea revolucionaria que se puede proponer porque, a partir de ella, se desmoronan todos los fundamentos ilusorios de nuestra sociedad materialista basada en las nociones de progreso y evolución.

(…)

Nota: Cortesía de Euro-Synergies