Yihadismo: los orígenes de la tesis del "desequilibrio" – Adáraga

Clicka aquí para recibir nuestros contenidos en Telegram

Yihadismo: los orígenes de la tesis del «desequilibrio»


Henri Feng | 05/06/2021

Los viernes yihadistas se seguirán repitiendo dentro de nuestras fronteras, como el último ataque con puñaladas perpetrado en La Chapelle-Sur-Erdre por un «esquizofrénico severo», o al menos diagnosticado como tal en 2016, según nos dicen.

Una vez más, se trata de un reincidente, un «individuo» varias veces condenado por la justicia, pero recientemente liberado en nombre de la ley. Y, como fue el caso de la salvaje defenestración de Sarah Halimi en 2017, podría ser un espíritu que dice estar «poseído por el mal». En resumen, nuestros gobernantes descartan, una y otra vez, atrincherarse detrás del estado de derecho.

Peor aún: ¡los criminólogos incluso nos hablan de «híbridos» o «bombas humanas», por lo tanto de entidades mitad eléctricas, mitad combustible! Y los titulares de Le Monde coinciden: por ejemplo, «Ataque de Rambouillet: terroristas aislados, sin afiliación e indetectables», el 26 de abril, ya que Jamel G. «habría sido» un lunático sexual o un «desequilibrado»… Sin contar las opiniones del ministro de Justicia, el ex-abogado penalista Éric Dupond-Moretti, que, además, no quiere «juzgar a los tontos» (21 de abril, en RTL).

Por lo tanto, el pueblo francés debería aceptar estos desvaríos moralistas, si no humanistas, como si todos estos «individuos» fueran «elementos fundadores de una civilización poseuropea»: los drogadictos (por ejemplo, los adictos al crack que abundan en el distrito XIX de Paris), esquizofrénico, tantos seres perdidos en una sociedad enferma, hartos de sus ecuaciones con varias incógnitas, en nombre del sacrosanto principio de igualdad, incluso de nuestras razonamientos, cada uno más sutil que el otro que lleva a la razón en el camino, de astucia contra sí misma, nuestra racionalidad (occidental) ya no logra percibir los fenómenos de masas. ¡La excepción y nunca lo general! Esto es para olvidar que «la locura es algo raro en los individuos; es la regla para grupos, partidos, pueblos, épocas» (Nietzsche).

A pesar de los prejuicios en la materia, fue Michel Foucault quien anticipó esta dificultad: «El tonto mismo nunca es más que una artimaña del sentido, una forma de que el sentido salga a la luz». Quiera o no, el loco manifiesta el patio trasero de nuestras sociedades democráticas. Así, el pomposo «convivir» tiene el plomo en el ala, el tonto no es un puro accidente de orden social: no hay un desviado que la sociedad no haya generado, o cuando el ello y el yo acaben aplastando al superyó juntos, el hombre moderno necesariamente tiene que desintegrarse. En resumen, «caidismo» y yihadismo son dos caras de una misma moneda, es más, de la misma propensión a la escisión de la personalidad (voluntaria o no, siendo el inconsciente colectivo nuestra fuerza de gravedad), donde la simulación y el encubrimiento conviven con total impunidad: las drogas. Traer dinero y dinero traer armas (cf. narcos franceses rompen la omertá, de Frédéric Ploquin); todo está en última instancia vinculado, todo es «tolerado» por nuestros servicios de impuestos tal y como el arte del blanqueo de capitales requiere. Con, además, entrega a domicilio, para que podamos disfrutar, aún más, de nuestra alienación del show y sus variedades… Conocemos el lema, ¿no? «Libertad, igualdad»… ¡y barbarie!

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Yihadista

 

Henri Feng
Henri Feng es doctor en Historia y Filosofía.




TU AYUDA ES NECESARIA
Adáraga ofrece diariamente en su edición digital contenidos gratuitos para la reconquista cultural. A fin de mantener su independencia, no recibimos subvenciones públicas ni somos parte de grupos mediáticos. Por favor, ayúdanos en esta tarea realizando un donativo puntual o mensual.

Más contenidos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies