Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos / Reportajes

Zonas de bajas emisiones: la metamorfosis de la subvención


Georges Feltin-Tracol | 20/04/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Los especialistas en historia fiscal saben bien que en Francia existía un impuesto indirecto recaudado en beneficio de los municipios sobre los productos importados, o incluso sobre las personas que entraban en el país, llamado octroi (subvención en español).

Este impuesto fue uno de los factores determinantes del estallido de la revolución en 1789. Abolido casi de inmediato, se restableció rápidamente a pesar de la exasperación de numerosos críticos de estas «aduanas interiores» y de sus agentes, entre ellos, a finales del siglo XIX, el célebre pintor Douanier Rousseau (alias Henri Rousseau). Sus detractores la acusaban regularmente de favorecer a la nobleza, luego a la burguesía, es decir, a los ricos en general. Fue en 1943 cuando el gobierno de Pierre Laval abolió definitivamente el octroi. La Cuarta República tardó más en ratificar esta decisión (¡1948!).

Bajo el pretexto climático de la lucha contra la contaminación, el octroi 3.0 resurge actualmente bajo dos formas no necesariamente incompatibles entre sí. Las zonas de bajas emisiones (o ZBE), presentes en toda la Europa atlántica, se están dando a conocer poco a poco a los franceses. Este acrónimo sustituye a la alternancia de circulación por matrícula (un número par circula los días pares, un número impar los impares) durante los periodos de contaminación atmosférica muy elevada, y designa zonas de circulación restringida que reservan el acceso a un perímetro urbano definido únicamente a los vehículos menos contaminantes.

Las primeras ZBE aparecieron (¿es realmente sorprendente?) aparecieron en 1995 en Suecia, esa antesala infernal del cosmopolitismo. Gran Bretaña no tardó en seguir su ejemplo. Introducidas por leyes aprobadas en 2015 y 2021, las ZBE se aplican a las cuarenta y cinco zonas urbanas más pobladas de Francia. Para entrar en ellas, los vehículos de motor deben exhibir en el parabrisas un certificado de calidad del aire denominado Crit’Air. En función del grado de contaminación producido, existen seis niveles, de cero (vehículos eléctricos o impulsados por hidrógeno) a cinco (vehículos obsoletos y/o muy contaminantes).

En 2000, el gobierno de izquierdas de Lionel Jospin suprimió la famosa viñeta anual para los vehículos privados. En 1956, el socialista Guy Mollet quiso que sirviera para financiar un fondo para la tercera edad. Con la descentralización, los ingresos se devolvieron a las autoridades departamentales. Entonces se añadió otra pegatina para certificar que el vehículo estaba debidamente asegurado. Esta segunda etiqueta desaparecerá pronto. Sólo quedará la etiqueta Crit’Air, que se aplica a los turismos, vehículos comerciales, autobuses y autocares, vehículos pesados y motocicletas, triciclos motorizados y quads.

La obtención de esta pegatina ya es objeto de fraudes y argucias en Internet. Es necesario solicitarla digitalmente a cambio de un pago de unos pocos euros. Este bello ejemplo de burocratización informatizada de la vida cotidiana es, de hecho, similar a un certificado de salida del coche. Las ZBE imponen un confinamiento implícito a las poblaciones más frágiles económicamente, incapaces de comprarse un coche eléctrico inasequible, así como a las poblaciones rurales y periurbanas. Estas últimas ya no pueden desplazarse porque los servicios de transporte público disponibles para ir a trabajar a la ciudad por la mañana y volver a casa por la tarde son notoriamente deficientes. De este modo, las ZBE relegan a la «Francia periférica», que vota cada vez peor, a las afueras de las áreas metropolitanas, al tiempo que les imponen el asentamiento creciente de familias extranjeras ilegales sin papeles. Las ZBE obstaculizan gravemente la libertad de circulación, sin que las ONG de defensa de los derechos humanos se preocupen por ello. Además, en la llamada Unión Europea no hay armonización de normas, de modo que un conductor itinerante que quiera entrar en una gran ciudad del continente se encuentra con un quebradero de cabeza.

Algunos detractores de las ZBE se plantean, en cambio, instalar tasas de congestión, como en Londres, donde cámaras automáticas leen todas las matrículas y, vinculadas a la inteligencia artificial, ¡las comparan con las bases de datos de los abonados que han pagado con sus teléfonos móviles! La oposición entre la ZBE y la tasa de congestión es infundada. Suecia practica ambas. Además de la tasa de congestión, algunos representantes electos piden peajes en las carreteras comarcales… El medio ambiente justifica su demanda. El peaje urbano sería una ecotasa que pagaría cada vehículo entrante. Su primera versión fue rechazada en 2013 gracias a la saludable revuelta de los Bonnets rouges bretones. Otros argumentan que apoyan este sistema de extorsión legal para encontrar nuevas fuentes de financiación y mejorar las infraestructuras de transporte. Un tercer grupo sostiene que la tasa de congestión es un «impuesto de descongestión urbana». Los usuarios de la carretera pagan por la pérdida de tiempo que causan a los demás usuarios.

A pesar de los frecuentes desmentidos oficiales, más cámaras de vídeovigilancia no combaten la creciente inseguridad. Un mayor número de cámaras mejora la eficacia de las multas a los conductores. En la región de Lyon, un artesano recibió varias multas por haber infringido la zona prohibida con su vieja furgoneta contaminante… ¡Puede que fontaneros, carpinteros, etc., tengan que recurrir a los vehículos tirados por caballos! No es seguro que se respete la hora de la cita. Consciente de las devastadoras consecuencias sociales, políticas y económicas que se avecinan, la metrópoli de Lyon, en manos de los Verdes, ha decidido, a diferencia de París y Montpellier, donde el transporte público será gratuito, aplazar dos años la implantación de una ZBE muy restrictiva.

Contrariamente a las alegaciones de la izquierda climática, el supuesto «fin del mundo» se enfrenta sobre el terreno a los retos muy tangibles de un «fin de mes» que cae el 10 o el 15… El ostracismo de la mayoría de la población no es la forma de preservar nuestros entornos naturales. Las contradicciones de las sociedades occidentales ultraliberales y posmodernistas son cada vez más evidentes. La creación de zonas de exclusión social, las tasas de congestión y las ZBE son ya una bomba de relojería política y social. ¿Cuándo explotará por fin?