X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Artículos

El alguacil de los lansquenetes


Georges Feltin-Tracol | 09/12/2021

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

En Le roman vrai d’un fasciste français, una biografía ficticia de René Resciniti de Says, un antiguo activista realista maurrasiano, Christian Rol relata una anécdota reveladora.

Néné l’légant pasó un día en La Mère Agitée, un restaurante parisino muy conocido por el movimiento. Cena no lejos de la mesa de Dominique Venner, a quien apenas le gusta y con quien, sin embargo, mantiene una animada discusión histórica: «Esa noche, la conversación se centró en el condestable de Borbón que había levantado los brazos contra el papado y Francisco I, lo que Venner apoyó mucho»,

Toda la historiografía oficial francesa convierte al condestable de Francia en uno de sus principales traidores. En 2000, compañero de viaje de la Nueva Derecha y profesor de historia especializado en Tiempos Modernos (1492- 1815), Jean-Joël Brégeon publicó una bella biografía de este no amado. Considera que «existía una imperiosa necesidad de rehabilitar su memoria, una empresa que, hasta entonces, no había tentado a mucha gente. Rehabilitarlo o al menos comprenderlo, analizarlo sin prejuicios y, para ello, sumergirlo en su tiempo».

Un poderoso linaje feudal

Charles de Montpensier, nacido en 1490, pertenece a una rama más joven de los Borbones. La Casa Ducal de Borbón es una de las más antiguas, prolíficas y, por tanto, más ramificadas de la nobleza francesa. Sexto hijo de Luis IX pronto conocido como San Luis, el conde Robert de Clermont-en-Beauvaisis (en el actual departamento de Oise) se casa con Beatrix de Bourbon, la última heredera de una familia que dice descender de troyanos y carolingios. Con este matrimonio, Robert se convierte en el señor de Borbonnais mientras que esta «fortaleza (…) fue reconocida como fortaleza femenina, y no siguió la ley sálica excluyendo a las hijas de la sucesión de su padre». Si su segundo hijo, Jacques, está «en el origen de la rama Borbón-Vendôme que termina ascendiendo al trono de Francia con Enrique IV» en 1589, su mayor, Luis I de Borbón, une a su propio hijo, Luis II. a «la heredera del Dauphin d’Auvergne [que] le permitió completar su herencia con el Forez y el Dauphiné d’Auvergne». Bajo su liderazgo, la ciudad de Moulins se convirtió en la «capital» de una vasta propiedad.

Príncipes de sangre capaces de llevar eventualmente la Corona de los Lirios, los Borbones cuyo lema es «Esperanza», participan en la vida del reino bajo los últimos Capetos directos y bajo los Valois. En el siglo XV, Juan II de Borbón mostró una lealtad perfecta a Luis XI. Dos de sus hermanos son clérigos. Luis es príncipe-obispo de Lieja que se dice que se casó con Catherine van Egmond sin ninguna autorización, de ahí la rama no dinástica actual de Bourbon-Busset. Carlos de Borbón es, por su parte, el arzobispo de Lyon. Su hermana, Isabel, es la esposa del Gran Duque de Occidente, Carlos Le Bold, Duque de Borgoña. Por tanto, es la bisabuela de Carlos V. Su hermano menor, Pierre de Beaujeu, se ve casado con Ana de Francia, la hija mayor de Luis XI de quien heredó el terrible sentido político.

Juan II de Borbón no tiene hijos. Sin embargo, su dominio forma, «para usar la fórmula de un cronista», un país recién compuesto, como en marquetería o mosaico, de varias piezas añadidas, adquiridas de señores vecinos. Al ducado de Borbón se añadieron Forez, Beaujolais, Auvernia, Haute y Basse Marches, Carladès, Murat, Gien, Dombes… La herencia de los Borbones sigue creciendo. En 1476, Luis XI ofreció a su yerno los condados de Marche y Montaigut-en-Combrailles. En 1481, Anne de France recibió el condado de Gien. El mismo año, Jean II de Borbón tuvo que entregar por mandato real a su hermano Pierre de Beaujeu el condado de Clermont-en-Beauvaisis, la baronía de Beaujolais y los Dombes. Henry Montaigu explica que «La Marche, los condados de Clermont y Beaujolais, varios otros señoríos tomados aquí y allá, estaban mientras tanto para permitir que la pareja Beaujeu mantuviera su rango entre los príncipes».

Cuando Juan II murió en 1488, su hermano el arzobispo de Lyon se proclamó Jefe de la Casa. Pero cruelmente endeudado, finalmente renuncia a todos sus derechos a favor de Pierre a cambio de una gran pensión. Así, el 30 de agosto de 1488, Pierre de Beaujeu se convirtió en duque de Borbón y Auvernia, conde de Clermont, de Forez, de Marche, de Isle-Jourdain y de Villars, señor de Beaujolais, en nombre del Imperio, Château-Chinon y Annonay… En 1491, Anne y Pierre de Bourbon-Beaujeu tuvieron una hija de aspecto endeble, Suzanne. Muy pronto, fuerte en su influencia en la Corte y regente de facto cuando su hermano Carlos VIII fue a la guerra en Italia, Anne de Beaujeu aseguró a su hija los medios legales para retener todas sus posesiones territoriales. También se compromete a resolver la disputa de medio siglo con los Borbones-Montpensier cuyas «tierras (estaban) encerradas en las de la rama mayor de los Borbones, especialmente en Aigueperse».

La unidad de los Borbones

El padre del futuro condestable se llama Gilberto de Borbón, conde de Montpensier y delfín de Auvernia. Durante las primeras guerras italianas, encontró a su esposa en la persona de una italiana, Claire de Gonzague, la hija mayor del marqués de Mantua. La pareja tiene seis hijos (tres niños y tres niñas). ¡La llegada de Claire al centro de Francia introdujo el Renacimiento italiano en el Macizo Central! La tragedia golpea rápidamente a esta familia feliz. Carlos se convirtió en el cabeza de familia a la edad de once años en 1496 cuando su padre murió de malaria en el sur de Italia. En 1503 murió su madre. Su educación depende de su madrina, Anne de Beaujeu.

El adolescente aprende el servicio de la caballería y desarrolla una pasión por las historias artúricas. Su carácter lo empuja hacia la profesión de las armas. Pierre de Bourbon y su formidable esposa deciden darle su única hija, Suzanne. Para ellos, «la unión de los dos poderes tuvo el mérito principal de poner punto y final al litigio que los había separado durante tres generaciones y completar la unidad territorial del ducado, convirtiéndolo en el feudo más grande y poblado del reino». Entonces, ¿qué es esta área tan grande? En Bourbonnais y Auvergne se agregaron los condados de Clermont-en-Beauvaisis, Forez, Marche, Gien y Clermont en Auvergne; los vizcondes de Carlat y Murat, los señoríos de La Roche-en-Rénier, Borbón-Lançay, d’Annonay, sin olvidar, en complementos, los Dombes, Beaujolais y los feudos específicos de Montpensier, el condado de Montpensier, el Dauphiné d’Auvergne, la baronía de Mercœur, el señorío de Combrailles.

A este inmenso dominio, que cubría más de 26.000 kilómetros cuadrados, se añadieron los títulos y cargos que convirtieron al nuevo duque de Borbón en el Gran más titulado del reino, par de Francia, gran chambelán, a la espera del gobierno del Languedoc y, por supuesto, la policía. Jean-Joël Brégeon especifica que «para considerar mejor los dominios de Charles y Suzanne, podemos hacerlos encajar en los departamentos actuales, a saber, Allier, Puy-de-Dôme, Cantal, Loire, parte de Rhône, Ain y en el otro extremo, Haute-Vienne y Creuse. A través de su matrimonio, Charles de Montpensier, a quien se conoce como Charles-Monsieur, se convierte en el feudal más poderoso de Francia desde la Casa de Borgoña».

La Dama de Beaujeu gobierna notablemente su tierra. Tiene la châtellenie pero era la realidad administrativa más tangible del estado borbónico. Su número y tamaño variaba. Beaujolais solo tenía dieciocho hectáreas, pero Forez tenía cuarenta. Muchas eran pequeñas, otras enormes, como la de Moulins con sus setenta y seis parroquias repartidas en aproximadamente 1.800 kilómetros cuadrados. Ella tiene la intención especial de quedárselos para sus futuros nietos. La muerte en 1498 de Carlos VIII y el ascenso de su primo el duque de Orleans, Luis XII, la separaron del interés real en favor de los intereses familiares y territoriales de su hija y su yerno. Por suerte, «adjunto al señorío», escribe Henry Montaigu, «(el futuro alguacil) posee su mística».

Al servicio de dos reyes de Francia

El «Rey del Pueblo» Luis XII aprecia a Charles-Monsieur. Cuando no está luchando en Italia con los ejércitos franceses, sirve como «rehén principesco» en la suite del archiduque Felipe de Habsburgo que cruza Francia para ir a la España que pronto reinará junto a su esposa Juana, la hija de los Reyes Católicos Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Juan y Felipe son los padres del futuro Carlos V. En otra ocasión, en Valenciennes,Carlos de Borbón conoció a sus primos, los Croys, una poderosa familia vinculada al servicio y la fortuna de los Habsburgo.

En 1513, Luis XII lo aplaudió por «restaurar la autoridad real y la paz pública» en Borgoña. Charles-Monsieur hizo llevar a cabo trabajos de fortificación en Dijon, Châlons, Beaune y Auxonne. Su severidad hacia los guerreros culpables de abusos y exacciones a la población, su rigor y su determinación, la atención que prestó a esta misión ignominiosa pero tan imperiosa llevaron a Luis XII a mostrar su gratitud. Carlos de Borbón recibe el considerable cargo de Condestable de Francia.

Líder supremo del ejército real en ausencia del soberano, el alguacil «lleva la espada real y la presenta, desnuda, en ayuda» el día de la coronación en Reims. Tiene»su propia jurisdicción, la policía de Francia que le da poderes disciplinarios, sin apelación, para juzgar los delitos y crímenes de los pueblos de guerra. Fiel a su severa reputación, el nuevo alguacil prohíbe los saqueos, exige que sus tropas paguen un precio justo por los alimentos que se les quitan a los campesinos; impone verdadera disciplina a sus hombres de armas; castiga la falta de particular, reconocible y atribuida a cada regimiento real. Esta dureza se impone porque las costumbres son tan duras.

A finales de la Edad Media, los soldados de infantería fueron llamados los «lacayos», agrupados en «bandas» y divididos en «naciones «. Allí se podían encontrar gascones, picardos, alemanes, a los que a veces se les llamaba aventureros y a veces «bandas negras» puesto que, en su mayor parte, eran lansquenetes, esos eternos rivales de los suizos. Los combatientes suizos sirven a varios soberanos tan pronto como estos últimos les pagan un salario regular, lo que rara vez es el caso. Los mercenarios helvéticos manejan con formidable destreza las picas que gobernaron los campos de batalla durante más de un siglo. De hecho, eran las llamadas alabardas de Solothurn o Berna que los suizos complementaban con una fuerte daga, cuando no empuñaban la temida Zweihander, la espada de dos manos. Seguros de las tácticas que los convirtieron en erizos, los suizos se protegieron poco e incluso se hicieron un nombre. Es en este universo duro y violento donde el condestable de Borbón logra imponerse. Junto a Luis XII, entonces François Premier, se hizo un nombre en Italia. Desde Marignan, fue considerado uno de los mejores capitanes de su generación.

Consciente de su valía y sus cualidades militares, el condestable de Borbón nunca duda en desplegar un estilo de vida suntuoso durante eventos importantes como en el Camp du Drap d’Or, donde Francisco I recibió a Enrique VIII de Inglaterra en 1520. Este lujoso decoro molesta a la gente del Rey francés. Además, su rectitud y franqueza le valieron enemigos irreductibles en el séquito inmediato del soberano: el duque de Alençon, una vez comprometido con Suzanne de Borbón, es un pobre guerrero a quien el condestable desprecia; el superintendente de finanzas Samblançay, Bonnivet y el canciller Antoine Duprat, ambos de fincas de las que es señor. Sin embargo, el más formidable de sus enemigos es una mujer, Luisa de Saboya, ¡la propia madre de François Premier!

Los objetivos de Luisa de Saboya

¿Tiene la Reina Madre alguna mirada lujuriosa y lujuriosa sobre el apuesto hombre apenas mayor que su propio hijo? Toda una literatura borda en torno a este romance fantaseado por uno y rechazado por el otro. Por otro lado, es cierto que Luisa de Saboya actúa como un señor feudal que sueña con aumentar la herencia de los Valois-Angoulême, especialmente si es a expensas de los Borbones. Aunque criada por Ana de Beaujeu, Luisa de Saboya la odia profundamente. Lo contrario también es cierto.

Un mujeriego sujeto a la voluntad inflexible de su madre, François Premier molestó con frecuencia al alguacil desde 1521. Este año fue un importante punto de inflexión en la vida de Carlos de Borbón. Susaba muere temprano. Además de su marido, que tiene una serie de disposiciones legales testamentarias a su favor, la herencia territorial de Susana la reclama su prima, Luisa de Saboya. Sin embargo, la sucesión de Suzanne de Bourbon fue complicada de desenredar ya que el estatus legal de su propiedad dependía de orígenes extremadamente diversos.

Luisa de Saboya inició en 1522 un juicio contra el Condestable ante el Parlamento de París, el único autorizado para pronunciarse sobre disputas relacionadas con un par de Francia. Exige la posible incautación de los ducados de Borbón y Auvergne y de los condados de Clermont, Forez y Marche. Reina madre y regente al mismo tiempo, Luisa de Saboya usaría su rango preeminente para influir en los magistrados. Durante este tiempo, Carlos de Borbón está preocupado por recuperar un feudo italiano. Su padre, Gilberto, había sido nombrado Archiduque de Sessa en el Reino de Nápoles. Al condestable le gustaría levantar el título en su beneficio y dirigirse a una embajada dirigida por Filberto de Saint-Romans a Carlos V.

Aunque tenía derechos feudales, el condestable se desilusionó rápidamente, tanto los magistrados parisinos temieron a Luisa de Saboya. El Parlamento de París dictará sentencia en julio de 1527: todas las propiedades de Susaba y Carlos de Borbón volverán a la Corona. Carlos de Borbón, creyéndose engañado y viendo que el rey se niega a intervenir imparcialmente, entabla negociaciones secretas con Carlos V y Enrique VIII de Inglaterra. Tudor exige ser reconocido como el único rey legítimo de Francia. El alguacil se niega al principio. En cuanto al emperador, le sugiere que se case con una de sus hermanas, Leonora, viuda del rey de Portugal, o Catalina.

¿Traicionó realmente el condestable de Borbón? Desde una perspectiva teleológica nacionalitaria más que anacrónica, muchos historiadores franceses responden afirmativamente. Sin embargo, en una lógica feudal más fáctica que corresponde al contexto de la época, la traición no existe. Carlos de Borbón «era de sangre italiana a través de su madre y que su ducado, bien inscrito en el movimiento francés, se extendió al Imperio en una pequeña parte, los Dombes al este de Beaujolais. Era vasallo del rey de Francia, pero el emperador también era su señor». Abandonando el lema habitual de su pueblo, toma como su nuevo lema personal: «Omnis spes in ferro est» (Toda mi esperanza está en el hierro).

El líder de los lansquenetes

Mientras los hombres del rey de Francia confiscan todos sus bienes y arrestan a sus familiares, el alguacil se refugia en el Franco Condado. En julio de 1523, formó una alianza con Carlos V e Inglaterra. Propuso sin éxito levantar sus tierras y Normandía. Pronto, desposeído de su alguacil, Carlos de Borbón se redujo a convertirse en condotiero. Rápidamente se convirtió en un peón que manipularon Carlos V y Enrique VIII. El alguacil, un astuto señor de la guerra y un excelente estratega, no siempre tuvo la misma perspicacia en lo que respecta a la política y las maniobras diplomáticas. Charles-Monsieur, arruinado y perseguido, se vio obligado a jurar lealtad a Enrique VIII como rey de Francia en 1524.

Es solo con las tropas imperiales que el Condestable todavía prospera. Invadió Provenza en julio de 1524 con el marqués de Pescara. El asedio de Marsella, sin embargo, se convierte en un desastre. Los imperiales deben retirarse. Su retirada permite la rápida reconquista de los milaneses por parte de los franceses. Pero su avance terminó con la monumental derrota de Pavía en 1525. Francisco I fue hecho prisionero en Madrid. El alguacil busca influir en el curso de las negociaciones. Sin ningún éxito. No se convierte en el cuñado del emperador, y el rey de Francia se muestra inflexible con él. Fue entonces cuando entró en el mundo varonil de los lansquenetes. «Sus coloridos trajes, sus grandes sombreros de fieltro erizados de plumajes multicolores, sus barbas y largos cabellos daban un aspecto impresionante a las lansquenetes. El rugido de los tambores altos y los sonidos estridentes de los pífanos acompañaban cánticos casi cantados que podían enfriar a sus oponentes».

La palabra Landsknecht simplemente significa «gente del país». Aparece hacia 1470 y designa a un combatiente a pie, de origen germánico, reclutado principalmente en Alsacia, Baden, Württemberg o en el Tirol austríaco. Los lansquenetes se dividen en regimientos. Cada regimiento consta de unos cuatro mil hombres, divididos en diez compañías, Fähnlein, subdivididas en Rotten. Cada uno de estos escuadrones está formado por diez lansquenetes o seis portadores de espadas a dos manos. El Doppelsölder, que lleva una coraza y cuencos de hierro en la cabeza, es un tipo duro que, además de su inmensa espada a dos manos, todavía encuentra la manera de llevar la espada normal del lansquenet en su cinturón.

Carlos V instruye al condestable de Borbón para que vaya al Tirol. El buen católico que es se encuentra con el principal líder de los lansquenets, el reformado Georg Frundsberg. Los dos guerreros se aprecian rápidamente. Desde 1526, Carlos de Borbón dirigió los lansquenetes luteranos alemanes en el norte de Italia. Todos estos caminantes y sus contrapartes ecuestres, los Reiters, tienen un solo objetivo en mente: ¡derrotar a la Roma papal y saquearla!

Antiguo virrey de los milaneses a petición de su soberano, el condestable aspiraba a fundar un reino. Carlos V le hizo creer que podía ceñir la corona de hierro de los lombardos. Probablemente soñó con un reino de Italia, desde Milán hasta Nápoles. Poco a poco se convierte en un aventurero al frente de los lansquenetes. Príncipe de sangre, alguacil de Francia y luego teniente general de los ejércitos imperiales, acabará como un réprobo al frente de un ejército abandonado a sus propios medios. De hecho, después de la muerte de Georg Frundsberg, los lansquenetes decidieron que los otros cuerpos se constituyan en una república militar y uno nombró a doce soldados, doce elegidos, para representar al ejército cerca de Borbón.

El fin de un poderoso sueño geopolítico

En la primavera de 1527, las tropas imperiales sitiaron la Ciudad Eterna. El 6 de mayo, un arcabuz golpeó a Carlos III de Borbón frente a las murallas. Locos de rabia, los lansquenets cuyo nuevo líder es el príncipe de Orange, Filberto de Chalon, se apoderan de la ciudad y la devastan. Esto le dará al alguacil una excomunión póstuma. El Concilio de Trento se tomó la molestia de emitir un decreto ordenando la exhumación y dispersión de los huesos. ¡Comienza la leyenda negra del condestable! Los secuaces de François Premier lo acusaron de querer desmantelar el reino de los Capetos, entregar la corona a los Tudor, apropiarse de un inmenso dominio que incluía Poitou, Anjou, Maine, Touraine, Berry, así como sus tierras. Herencia. Una especie de reconstitución híbrida del Gran Ducado de Occidente, Lotaringia y el Reino de los Plantagenet.

En realidad, el condestable de Borbón sería, según Jean-Joël Brégeon, «el último avatar, el último defensor del sueño lotaringio, esta improbable construcción política que surgió del Tratado de Verdún (843) para satisfacer al hijo mayor de Luis el Piadoso, Lotario. Lotaringia se extendía desde las Islas Frisias hasta el norte de Italia hasta el Adriático y el Golfo de Génova, tomando el corredor del Rin y cruzando los Alpes para unir esta espectacular transversal. Lotaringia desapareció con Lotario I (855) y, sin embargo, su recuerdo atormentó la imaginación medieval. Inspiró a los duques de Borgoña y Carlos el Temerario había reconstruido parte de él antes de desaparecer (1477). Charles de Montpensier estaba familiarizado con la historia de Borgoña; sus pretensiones sobre la Provenza, su determinación de constituir un inmenso dominio articulado entre el Loira y el Mediterráneo indican claramente una tentación “lotaringia” que los Capetos no podían tolerar».

Sin embargo, es parte de una noble tradición de protesta contra el estado real de los Capetos. Como los cabuchianos pro-borgoñones de París bajo la Guerra de los Cien Años, las revueltas feudales del final de la Edad Media como la Liga del Bien Público y ciertas facciones heterodoxas de la Liga durante las Guerras de Religión, Borbón tenía todo para seducir a aquellos que se entregó a un ideal feudal rebelde voluntariamente contra la institución monárquica.

La revuelta justificada del condestable de Francia Carlos de Borbón presagia sobre todo las vanas acciones de una aristocracia ansiosa por preservar sus libertades de Estado. Encontramos esta renuencia a extender el poder real con la camarilla alrededor de Gaston de Orléans, el hermano de Luis XIII, el «espíritu mosquetero» retratado por Alejandro Dumas contra la poderosa voluntad del cardenal Richelieu, y la Fronde des princes.

Perfeccionado tanto por generaciones de historiadores como por una Iglesia Católica Romana que en ese momento comenzó su largo declive, Charles-Monsieur no pudo sino complacer, con su comportamiento orgulloso y altivo, Dominique Venner. Gracias al libro de Jean-Joël Brégeon, debemos admitir al condestable de Borbón, jefe de los lansquenetes del Emperador-Rey, entre los pocos franceses del Imperio.

Georges Feltin-Tracol: El camino hercúleo de la Tradición: Espiritualidad, poder e identidad en Julius Evola. Letras Inquietas (Febrero de 2021)