Obsesiones, fobias, extremismos: Eric Zemmour, el hombre al que matar – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Obsesiones, fobias, extremismos: Eric Zemmour, el hombre al que matar


Emmanuel Jalladeau | 27/01/2022

Zemmour es más que nunca un hombre para disparar en los medios. Se le presenta regularmente como un fóbico extremista peligroso que expresa, desde 2014, ideas delirantes de «suicidio francés». Por lo tanto, sería necesario evitar que sus palabras contaminen a los votantes todavía ingenuos: aquellos que aún no han desarrollado, como él, un alto nivel de anticuerpos que bloquean la tolerancia a los ataques a la cultura francesa.

Se admite que es de extrema derecha y combina patologías: xenofobia, homofobia, islamofobia… Los gestos de barrera son fundamentales, hay que mantener la distancia y, sobre todo, evitar en lo posible el contacto con los franceses con este alborotador… Los antifas hacen esto en las calles y en las reuniones electorales. Los periodistas de los platós de televisión compiten en talento para interrumpirlo en cuanto esboza una respuesta a sus preguntas.

Hay que decir que Zemmour sigue haciendo comentarios intolerables. Se atrevió a denunciar «la obsesión por la inclusión» hablando con un educador. Sin embargo, la obsesión, como la fobia, es una patología clasificada entre las neurosis. El orden establecido no debe ser anulado. Es imposible que el paciente pretenda ahora dar lecciones de psicología. Debe mantener su neurosis.

SUGERENCIA:   Rubén Pulido desmontará las mafias de la inmigración este sábado en Facta

La inclusión, concepto ligado al de igualdad, se ha convertido en un valor supremo muy extendido, por lo que no puede haber una obsesión patológica en este ámbito. Nunca podemos hacer demasiado por la igualdad. Tenemos pues derecho a olvidarnos de la palabra «obsesión» y simplemente recordar que la asquerosa bestia mediática decía que estaba en contra de la inclusión de las personas con discapacidad. Es el diablo si todavía no podemos ponerle una etiqueta de antisemita. Mientras tanto, añade a su colección de fobias la de los enfermos.

Sin embargo, ¿no es esta «obsesión por la inclusión» una verdadera neurosis que se está extendiendo y que también podría llamarse «fobia a la exclusión»? Explicaría muchos hechos irracionales. Miedo a la exclusión de las mujeres, por lo tanto escritura inclusiva y abuso de «esas y aquellas» y «todas y todos». Miedo a excluir a los más débiles, por lo tanto, negativa a establecer una obligación de vacunación del coronavirus restringida a sujetos con riesgo de forma grave. Miedo a rechazar a los niños discapacitados, por lo tanto inclusión incluso en entornos no adecuados a su discapacidad.

Los individuos afectados por esta obsesión inclusiva son reconocibles por su odio a los muros, a los que consideran una fuente de sufrimiento y nunca un medio tranquilizador de protección. Por ejemplo, quieren, aunque signifique destruir la cohesión social, penas alternativas a la prisión, un colegio único para todos, una apertura de fronteras y, probablemente, ven pocos inconvenientes en el teletrabajo rompiendo las barreras entre la vida familiar y la vida profesional.

SUGERENCIA:   Ucranianos atan desnudos a postes a los sospechosos de ser prorrusos

Paradójicamente, los partidarios incondicionales de la inclusión pueden excluir sin vergüenza a Zemmour de la lista de candidatos serios a la presidencia reduciéndolo siempre al estatus de «polemista de extrema derecha» que lucha con razón por reunir las 500 firmas requeridas. Al pegar etiquetas de «extremo», se toma la libertad de seleccionar candidatos que se consideren razonables: aquellos con los que se desea debatir con calma. Al mismo tiempo, se niega a los franceses la libertad de elegir con quién quieren vivir: la inclusión es imperativa para el pueblo. En lenguaje macroniano, se le impone la obligación de vivir juntos cueste lo que cueste. Traducción: para sobrevivir pase lo que pase, para la inclusión a toda costa.

Georges Feltin-Tracol: Zemmour y la sombra romana de Francia. Letras Inquietas (Enero de 2022)

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Cartel de Eric Zemmour arrancado

 

Emmanuel Jalladeau
Emmanuel Jalladeau es médico neurólogo y colaborador habitual de Boulevard Voltaire.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies