Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Atentado islamista en Bélgica: el que no se consuela es porque no quiere


Arnaud Florac | 19/10/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El atentado de anteayer en Bruselas, durante el partido entre Bélgica y Suecia, volvió a arrojar luz sobre el fracaso total de la Bélgica multicultural. Abdesalem (ese es su nombre de pila), el agresor, mató a dos personas con un AR-15, y luego se marchó, discretamente, en una scooter, con un chaleco naranja, tan naranja como las zapatillas que ayudaron a identificar a uno de los asesinos del Bataclan… salvo que, esta vez, nuestro buen «servidor de la paz» (eso es lo que significa su nombre de pila) no intentó marcharse discretamente. Al contrario, gritó Allahou Akbar en la calle mientras huía en su vehículo de dos ruedas. Poco le faltó para rodear la rotonda con un claxon tocando La Cucaracha.

Obviamente, la policía se lanzó en su persecución, con un éxito digno de un chiste belga, ya que el asesino pudo pasearse por la ciudad durante varias horas sin ser molestado, antes de ser neutralizado. Las explicaciones oficiales no se quedaron atrás, ya que supimos que nada podía prever la radicalización de este buen hombre.

Bélgica está condenada

En su defensa, y para evitar burlas, no debe ser fácil vigilar a un país que está totalmente perdido, con pocas esperanzas de volver. Bélgica está plagada de cáncer islamista. El nivel de propaganda obre la convivencia es tal que la justicia belga se negó recientemente a extraditar a Salah Abdeslam para que cumpliera su condena en Francia.

¿Y qué decir de las cifras oficiales del Reino de Bélgica, que sitúan la proporción de belgas étnicos en Bruselas en torno al 26% y coinciden en que su número en el conjunto del país ha caído casi 15 puntos porcentuales (del 81% al 67% entre 2001 y 2021)?

Sí, Bélgica está perdida, y nosotros, pobres franceses, sentimos una mezcla de compasión fraternal y un poco menos de Schadenfreude moral hacia nuestros vecinos.

De vuelta a casa, el Castillo de Versalles es evacuado dos veces por semana, mientras que los Juegos Olímpicos están programados a la vuelta de la esquina y Brigitte Macron quiere resolver el problema de los pequeños salvajes de la escuela laica con cursos de empatía…. Es un nuevo mínimo. Pero, un poco más abajo, está Bélgica.

No tardaremos en unirnos a ellos, gracias a nuestra firmeza y a nuestros ministros que van para allá inmediatamente. Pero, de momento, nos alegramos de ver que en otras partes es peor: nosotros tenemos cientos de zonas de no-Francia, pero ellos se alegran de tener todavía algunas islas de Bélgica. El Congo belga era el coto de caza del Rey; Bélgica se ha convertido en el coto de caza del terrorismo del Tercer Mundo. Lo que supongo que se llama un boomerang decolonial. No nos hagamos los listos: mañana seremos nosotros.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire