Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos / Reportajes

Catar 2022: escenas de júbilo y fajos de billetes o globalismo desestructurado


Alain Belot | 17/12/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

¡Está hecho! En 2022, Catar consiguió volvernos locos a todos. Tras la victoria de la selección francesa sobre Marruecos, el pueblo volvió a ser feliz.

RELACIONADO: Mundial de fútbol de Catar: la sharia con aire acondicionado

Macron apretó los puños y levantó los brazos. Así pues, se acabaron los precios desorbitados en los surtidores, las facturas de gas en permanente aumento y los cortes de electricidad: el fútbol nos ha hecho felices a todos. Gracias al equipo francés, y especialmente a Giroud.

Y luego Catar también permitió que Gérald Darmanin nos diera una pequeña lección de «tocar a mi amigo» al explicarnos, el miércoles por la mañana, que el temor a los exabruptos tras el Francia-Marruecos no era más que un «tufillo ligeramente racista» porque se trataba, precisamente, de los marroquíes.

Ese fue el punto de partida de su viaje hacia el globalismo desestructurado. Anoche, de hecho, los miles de policías presentes acudieron simplemente a celebrarlo con los seguidores de los afortunados ganadores. En realidad, un coche no atropelló y mató a un joven de catorce años cuando un grupo intentaba arrancar una bandera francesa que colgaba de la ventanilla del vehículo. Sólo se produjeron algunos enfrentamientos y sobre todo a causa de la derecha radical, ¡no olvidemos recordarlo!.

Nuestro trabajo de desestructuración consiste también en considerar con simple curiosidad la entrevista de este jugador marroquí que es interrogado por un periodista en árabe cuando el pobre futbolista no entiende nada. A continuación, pedirá al periodista que traduzca la pregunta al francés. Y en eso consiste la gran familia francófona.

Tranquilicémonos también, porque algunos periodistas deportivos no dudan en explicarnos que la Copa del Mundo es un éxito deportivo. Así que, al final, el resto cuenta poco, especialmente los seis mil muertos. Pero mientras las escenas de júbilo soplan vientos de libertad, las escenas de fajos de billetes se enfrentan a una tormenta de encarcelamiento. Catar, siempre el mismo, parece…

Eva Kaili, diputada socialista, no habría respetado las reglas favoreciendo a este país que tanta felicidad da a los europeos. Sin embargo, la presidenta von der Leyen había advertido. Debería haber una «autoridad independiente» en cuestiones éticas. ¿Significa esto que algunos eurodiputados serían más propensos a la corrupción? Pero no vayamos demasiado lejos.

Esto también es globalismo desestructurado. Una forma de locura globalizada en la que los valores están ausentes. Reímos, exultamos de alegría, gritamos nuestro contento, por un balón redondo o por un billete dulce, pero hoy en un idioma que ya no entendemos.

Fuente: Boulevard Voltaire