Mundial de fútbol de Catar: la sharia con aire acondicionado – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Mundial de fútbol de Catar: la sharia con aire acondicionado


François Bousquet | 26/11/2022

No recuerdo quién dijo que los minaretes son cohetes que no despegan. En Catar, despegan, las ojivas se levantan de las arenas en un Luna Park futurista, mitad parque de atracciones, mitad ventanilla de banco islámico donde sólo crecen los billetes verdes.

RELACIONADO: Benzema: un héroe de nuestro tiempo

Si el socialismo son los soviets con electricidad, entonces Catar es la sharia con aire acondicionado. Hasta 50 grados en verano. Un solarium gigante, más cercano al planeta Venus que a la suavidad del Valle del Loira. Cuando ves los rascacielos de Doha, casi te sientes como si estuvieras en una estación espacial en 3D que se levanta en medio del desierto como Arrakis en Dune de Frank Herbert.

Este microestado nunca debería haber recibido la Copa del Mundo. Demasiado pequeño, demasiado caliente, demasiado inhóspito. Celebrar la Copa del Mundo en Catar es como celebrar los Juegos Olímpicos de Invierno en las Islas Caimán o el concurso de Miss Universo en Kabul. Una aberración desde el punto de vista de la lógica deportiva, ecológica y política, pero no económica. Fue necesaria toda la buena voluntad de Sarkozy para convencer a la FIFA de que votara a favor de este emirato, que apenas es más grande que dos modestos departamentos franceses. La justicia francesa también está examinando de cerca un discreto almuerzo organizado en el Palacio del Elíseo el 23 de noviembre de 2010, nueve días antes de la adjudicación de la Copa del Mundo de 2022, con Michel Platini y el príncipe heredero de Catar, que ahora es el jefe del país. Un «punto de inflexión decisivo», según la Fiscalía Nacional Financiera, que investiga este partido amañado.

El balón en la dieta halal

Pero todo amañado, esta gran fiesta del fútbol vendrá a romper, un mes durante, la monotonía del wahabismo climatizado, una doctrina religiosa de lo más rigurosa que Catar comparte con Arabia Saudí. Fútbol sin alcohol, sin brazaletes inclusivos, sin derechos humanos. Alá es grande, el Mundial también, y Gianni Infantino, el presidente de la FIFA sumido en los Papeles de Panamá, es su profeta despertado. El que ha dicho que se siente catarí, árabe, africano, gay, discapacitado, trabajador migrante (y ¿por qué no trans o albino ya que estamos?). Más interseccional que Infantino, ¡muere!

Hace menos de un siglo, este Mónaco de las arenas no era más que una larga franja de costa desértica abrasada por el sol, «la costa pirata», con sus pescadores de perlas, contrabandistas con turbante y traficantes de esclavos, como en una novela de Henry de Monfreid. Un arcaico feudalismo beduino, como el poderoso vecino saudí. Pero desde que las ganancias del gas han convertido al emirato en megalómano, los cataríes distinguen entre un wahabismo del mar, con gafas de sol y yates de lujo, el suyo, y un wahabismo más retrógrado de la tierra, prerrogativa de los saudíes.

SUGERENCIA:   Naves en Llamas analiza el estado actual del catolicismo en un número especial

De este yacimiento de gas (el 14% de las reservas mundiales de gas natural, el mayor después de los de Rusia e Irán) ha surgido la zona de libre comercio más desenfrenada del mundo, donde tiene su sede la primera compañía aérea del mundo, donde están anclados los mayores buques de gas natural licuado jamás construidos y donde se encuentra la mayor base militar estadounidense (fuera de Estados Unidos). Los telemarketers islámicos en busca de financiación se encuentran con las estrellas de Hollywood de vacaciones y los tiburones financieros, por no hablar de las cohortes de proletarios asiáticos (más de dos millones de emigrantes, en su mayoría indios y nepaleses), una infrahumanidad de convictos que aplauden durante los festejos, espectadores de marionetas.

Envuelta en una fantasmagórica sábana blanca rematada con un turbante, la propia mascota oficial parece sacada de Los Cazafantasmas. Es tan irreal, tan efímero como las islas artificiales de Doha, como los flamantes estadios de un solo uso, como los trabajadores forzados disfrazados de obreros de la construcción y los obreros disfrazados de hinchas ficticios, como la selección nacional qatarí donde los ciudadanos naturalizados son legión. Un país donde todo parece falso, incluso lo que es real, donde todo está siliconizado, artificializado, sintetizado, incluso el aire exterior está acondicionado. ¿Es un capricho de multimillonario o una aldea Potemkin? ¿Milagro o espejismo? El jeque Rashid bin Said Al Maktoum, en su día sabio emir de Dubai, defendió la hipótesis del espejismo. «Mi abuelo», dijo, «montaba en camello. Mi padre conducía un coche. Vuelo en un jet privado. Mis hijos conducirán coches. Mis nietos viajarán en camello».

Mahoma conoce a Walt Disney

Más que un micropaís, Catar se asemeja a una sociedad offshore, similar a sus vecinos de la península arábiga, que experimentan con un neoliberalismo extremo que combina hipermodernidad y paleoislamismo. Faltan superlativos para describir la folie de grandeur que se ha apoderado de estas petro-monarquías donde se levantan algunos de los rascacielos más altos del mundo, celebrando «el encuentro de Albert Speer y Walt Disney», según Mike Davis en su famoso Estadio del Capitalismo de Dubai. Es una carrera para ver quién puede construir la torre más alta, la tecnópolis más loca, el museo más barroco, la autopista más ancha. Pero en lugar de Speer, el arquitecto de Hitler, Catar celebra el matrimonio de Mahoma y Walt Disney.

El dinero lo compra todo: comisiones de investigación sobre derechos humanos, infracciones de la legislación laboral, sonrisas en la foto oficial. Catar sólo exige una cosa a cambio de su costoso patrocinio: silencio. A lo largo de los años, se ha convertido en el inversor providencial del capitalismo francés, asegurando con prudencia su permanencia como accionista minoritario en los consejos de administración de los buques insignia del CAC 40, a cambio de un régimen fiscal digno de un paraíso fiscal. A cambio, Francia equipa al ejército catarí desde Giscard, pagando sus aviones Mirage en Doha y vendiendo allí sus Airbus.

Qatar ha desarrollado una formidable estrategia de alianzas, una especie de diplomacia de la gran discrepancia que le permiten su tamaño, su posición de relativa neutralidad y su riqueza, que le sitúa en la posición de árbitro y conciliador en casi todas partes. No hay enemigos, sólo clientes y obligados, en todos los campos al mismo tiempo, entre los Capuletos y los Montescos. Los cables de la embajada de Estados Unidos desvelados por WikiLeaks han mostrado el doble juego de Catar, que durante mucho tiempo ha hecho la vista gorda ante la transferencia de fondos a organizaciones yihadistas. Las democracias occidentales lo aguantan, igual que aguantan la autocracia feudal de un emir que utiliza toda la madera, o más bien todo el gas, que puede conseguir. Por el momento, no está tan mal para él. Gran arte. Siempre en dos niveles. O cómo ganarse a los estadounidenses y a los talibanes, a los iraníes y a los europeos, a los israelíes y a Hamás, a los escépticos del cambio climático (Catar tiene el récord mundial de emisiones de dióxido de carbono per cápita) y a los científicos del cambio climático (el emirato organizó la COP18 en 2012).

SUGERENCIA:   Hispanoamérica: una obra civilizadora y cultural

El PSG, un trampolín para el Mundial

Para ello, los cataríes no tienen armas nucleares, tienen algo mejor: Al Jazeera, un arma de persuasión masiva, que difunde el modo de vida occidental y los comunicados del Estado Islámico, siempre la gran diferencia. Es el canal de noticias por satélite en lengua árabe más visto e influyente. Sin duda, Al Jazeera ha revolucionado la información en Oriente Medio, introduciendo un tímido comienzo de libertad de expresión en países que hasta entonces sólo tenían acceso a los canales públicos. Sin embargo, el canal siempre ha ajustado su línea editorial a las orientaciones de la diplomacia catarí y de un islam «fraternal» que el Emirato exporta a casi todas partes.

Para que sus herramientas de influencia sean realmente globales, Catar ha tenido que conquistar no sólo Francia y Europa con el PSG, sino también el mundo del fútbol con la organización del Mundial, aunque parezca una coronación y un simulacro: la coronación de los negocios, un simulacro del fútbol.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Mundial de fútbol de Catar

 

François Bousquet
François Bousquet ha sido editor-gerente de L’Âge d’Homme y periodista en Valeurs actuelles, Le Spectacle du Monde y Éléments, revista de la que es redactor-jefe desde 2015. También es el director de Nouvelle Librairie

.

Recibe gratis el boletín de noticias de Adáraga

No te pierdas ningún contenido publicado en Adáraga. Cumplimenta este formulario para recibir nuestro boletín en tu correo electrónico. Nunca te enviaremos SPAM ni más de un correo diario. Enviar el formulario supone aceptar nuestra política de protección de datos.

Ya a la venta el número 9 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 9 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies