Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Conflicto entre Ucrania y Rusia: ¡no, no es una guerra de civilizaciones!


Denis Collin | 20/03/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Más allá de la propaganda (que se vierte abundantemente a ambos lados de la «línea del frente»), es importante comprender lo que está en juego en la guerra que Rusia libra en Ucrania. Estoy dispuesto a admitir que algunos países de la OTAN han preparado conscientemente esta guerra y han «empujado a Putin al borde del abismo».

En todas las guerras hay un desencadenante, el agresor, y otros que dicen ser los agredidos. Aquí, como de costumbre, ambas partes se declaran agredidas y se culpan mutuamente. Es un caso clásico de «¡ya estamos otra vez!». Pero lo importante es comprender la naturaleza de la guerra. En 1914, como en 1940, se trataba de repartirse el mundo entre grandes potencias pertenecientes a la misma civilización. Incluida la Unión Soviética, cuyo sistema sociopolítico era diferente del de los demás beligerantes, pero quizá no tan diferente como se ha dicho.

En la guerra actual entre Rusia y Ucrania (apoyada por los países de la OTAN), podría parecer a primera vista que la guerra es una cuestión de lugar en el tablero mundial y de ambiciones capitalistas. Pero, nos dicen los pensadores ilustrados, no es así. Para algunos, se trata de una guerra para «defender nuestros valores» contra los tradicionales bárbaros rusos que representan a todos los regímenes autoritarios, más o menos totalitarios, del planeta. Para otros, se trata de una guerra «antropológica» y civilizacional, que opone dos modos de organización familiar y dos relaciones con la civilización.

Putin dio fácilmente esta dimensión a la guerra, sosteniendo que luchaba contra el Occidente degenerado y pervertido, bajo el control de los lobbies homosexuales. Aquí y allá, vemos florecer algunas teorías humeantes: el 80% del planeta que vive bajo regímenes familiares autoritarios y patriarcales se opone al 20% liberal, más o menos gobernado por feministas y otros wokismos. Para defender esta tesis, nos basamos en las declaraciones de Emmanuel Todd, que apoya sus arriesgadas extrapolaciones políticas con su autoridad de investigador especializado en sistemas familiares. La irrefrenable necesidad de simplificar la realidad dividiendo el mundo en dos bandos se manifiesta de esta nueva forma.

Pero esta tesis de dos campos separados por diferencias culturales e incluso antropológicas no se sostiene ni un minuto. Rusia es tan europea como Polonia y mucho más que Turquía, miembro de facto de la Unión Europea. Por supuesto, no se duda en cambiar el nombre de las escuelas de música dedicadas a un compositor ruso o en desprogramar los seminarios dedicados a escritores rusos. Esto no es más que una prueba de la galopante incultura de nuestros países, que no dudan en adoptar los métodos de control mental de todos los Estados totalitarios.

Analicemos los criterios uno por uno. En primer lugar, veamos la cuestión del patriarcado: el eje Moscú-Teherán-Pekín no existe. Por una parte, el término patriarcado es muy indeterminado. Si significa predominio del hombre sobre la mujer, sigue siendo, nos guste o no, la regla en casi todos los países. Incluso en países donde está garantizada la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, ¡hay manifestaciones para derribar el patriarcado! La igualdad jurídica entre hombres y mujeres está tan garantizada en Moscú como en Pekín o París. Por otra parte, algunos países miembros del «bando de los buenos» o del «bando de los malos», según el punto de vista del orador, no se preocupan por la igualdad jurídica entre hombres y mujeres. Entre los principales aliados de Estados Unidos se encuentran los Estados del Golfo, encabezados por Arabia Saudí.

Lo mismo ocurre con el derecho de las mujeres a controlar su propio cuerpo. Polonia, cabeza de puente de la lucha contra Rusia, es resueltamente hostil al aborto, que está garantizado en Rusia. En Estados Unidos, el derecho al aborto sigue restringido, y muchos estados lo prohíben. Una reciente decisión del Tribunal Supremo podría incluso prohibir la píldora del día después en todo Estados Unidos, incluso en casos de violación o incesto. Desgraciadamente, el argumento de las dos caras recibe otro golpe, porque hay malos en ambos lados.

Todd suele relacionar los tipos de familia con los regímenes políticos. Se dice que la «familia troncal» (autoridad del mayor y primogenitura) y la familia comunal autoritaria favorecen los regímenes autoritarios. La primera predomina en Alemania, Austria, varias regiones francesas y Japón. La segunda es dominante en China y Rusia y, con variaciones, en muchas partes del mundo. Pero también en varias regiones francesas. La familia liberal (igualitaria o no] estaría menos predispuesta a los regímenes autoritarios). En la tesis de Todd, estas dos últimas fórmulas familiares son las más arcaicas, mientras que las formas familiares autoritarias son las más completas. La democracia, vinculada a la familia liberal, sería por tanto sólo un intermedio en la historia de la humanidad, y lo que vemos surgir tras el supuesto bloque entre Moscú, Pekín y los países emergentes sería el triunfo inevitable de los regímenes autoritarios. Si bien puede admitirse fácilmente que las organizaciones familiares conforman las mentalidades, parece bastante dudoso hacer de ellas la única llave que abre todas las puertas.

Más bien deberíamos constatar que lo que era válido ayer lo es mucho menos hoy por razones que el propio Todd ha puesto de relieve. El drástico descenso de la fecundidad media en casi todas partes (incluida África, aunque allí siga siendo elevada, pero partimos de una base muy alta) nos obliga a revisar nuestros juicios precipitados. ¿Cómo es una familia comunitaria con 0,8 hijos en Corea? ¿O incluso 1,5 como en Rusia? Si a esto añadimos el aumento del nivel de educación de las mujeres y la disminución de la diferencia de edad en el momento del matrimonio, cuando ésta era la norma, nos encontramos en la situación iraní (tasa de fecundidad a la europea, alto nivel de educación femenina y aumento de las reivindicaciones liberales, que el régimen tolera porque ya no puede prohibirlas: el alto nivel de consumo de alcohol en este país musulmán es un buen indicador.

Podríamos hablar del lugar de la religión. Es casi inexistente en China y todavía muy fuerte en el reino de los fanáticos que es Estados Unidos. Luego están los derechos de los homosexuales y las personas trans. En cuanto a los derechos de los homosexuales, aunque Pekín y Moscú los ven con malos ojos, es mejor no ser homosexual en Arabia Saudí, aliada de los «liberales» anglosajones. Añadamos que la gestación subrogada está autorizada tanto en Moscú como en Kiev. Apostemos a que Estados Unidos no contratará a sus fuerzas armadas para defender los derechos de gais y lesbianas, sobre todo teniendo en cuenta que éstos no están garantizados en todas partes en Estados Unidos y que muchos Estados todavía tienen sus leyes de sodomía…

Por lo que se refiere a África, las dificultades que Francia atraviesa allí sólo conciernen a Francia y no a un conflicto antropológico. Togo y Gabón, antiguas colonias francesas, ¡se han unido a la Commonwealth! Otro dato que no cuadra. Es seguro que los gobiernos que abren los brazos a los mercenarios de Wagner y a los capitalistas rusos sólo los tolerarán mientras los necesiten para contrarrestar a los antiguos colonizadores y se desharán de ellos cuando puedan. La idea de un bloque Rusia-China-África sigue siendo una idea particularmente descabellada, incluso China está exportando masivamente su capital a África como lo está haciendo ahora en todo el mundo, incluidos Estados Unidos y Francia.

Se mire como se mire, la tesis de un choque de civilizaciones o de un enfrentamiento antropológico como clave para explicar la guerra entre Rusia y Ucrania no se sostiene. Consiste en tomar como evangelio los discursos de Putin o la retórica de la OTAN. Más que en el terreno de la ideología, es mucho mejor permanecer en el sólido terreno de la realidad.

Que quede claro: no niego que existan conflictos de cultura y de costumbres, aunque el desarrollo del mercado capitalista tenga un efecto nivelador impresionante. Sin embargo, soy resueltamente hostil a los diversos intentos de imponer las últimas modas anglosajonas en todo el planeta. El colonizador que se siente bien siempre acaba siendo el peor colonizador. Si existen «nuestros valores», yo incluiría la libertad en todas sus formas, la igualdad, especialmente la igualdad de hombres y mujeres, e incluso la fraternidad concebida en forma de asistencia social mutua apoyada por lo que se ha dado en llamar el Estado del bienestar. Creo que estos valores son mejores que las mujeres con velo, las niñas casadas a la fuerza y los homosexuales colgados de grúas. Sólo espero que los países donde aún prevalecen estas costumbres bárbaras encuentren por sí mismos el camino de la emancipación humana.

Dejemos de mezclarlo todo. Para entender la guerra hoy bastan las herramientas legadas por Marx y el simple sentido común, por más torrentes de retórica que se le recubran. Los capitalistas estadounidenses ven cuestionado su reinado y se anuncia el fin del «rey dólar» (In God we trust). Los capitalistas rusos quieren preservar sus recursos, su recién adquirida superioridad en la producción agrícola y todas las fuentes de ingresos, y necesitan que el Mar Negro sea un poco mare nostrum, como decían los romanos. Menciono a los romanos, porque sería bueno recordar que Moscú se consideraba a sí misma «la tercera Roma». Los capitalistas ucranianos intentan jugar su propia carta como «burguesía compradora» al servicio de los capitalistas anglosajones. Europa está siendo engullida en este conflicto en el que los gobiernos traidores siguen a la Casa Blanca sin decir ni pío. La cultura aquí es la extracción de plusvalía y el único dios es el dinero.

Denis Collin: Nación y soberanía (y otros ensayos). Letras Inquietas (Marzo de 2022)