Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

E-sports, sanciones a Rusia y juegos de superpotencias


Markus Siira | 07/03/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

La Cuarta Revolución Industrial (o Industria 4.0 para abreviar) es un término que describe la evolución industrial y tecnológica en curso que, en muchos sentidos, combina los mundos físico y digital.

Se trata de una entidad «ciberfísica» que implica inteligencia artificial, computación en la nube, big data, internet de las cosas, sensores inteligentes, realidad aumentada, analítica avanzada, impresión 3D, robótica y automatización.

Como sabemos, la sociedad se digitaliza rápidamente y los responsables políticos intentan seguirle el ritmo. En el pasado, he escrito (a veces críticamente) sobre cómo la cuarta revolución industrial avanza también en Rusia, a pesar del conflicto en Ucrania y la política de sanciones de Occidente.

Como ejemplo reciente de esta tendencia «tecno-totalitaria», Kazán acoge actualmente los Juegos Internacionales del Futuro, un acontecimiento deportivo y de deportes electrónicos en el que se practican deportes «fit» en entornos físicos y virtuales.

Habrá deportes tradicionales, desde hockey a carreras de drones, así como otros deportes electrónicos. Según el sitio web de los Juegos, el evento atraerá a más de dos mil competidores de más de cincuenta países.

Los Juegos del Futuro se crearon por iniciativa del presidente Vladimir Putin, quien considera que «la combinación de deportes clásicos y cibernéticos refleja la imagen de una Rusia abierta a todas las novedades, en busca del progreso, y al mismo tiempo capaz de conciliar armoniosamente su tradición y modernidad».

Putin estuvo presente en la ceremonia inaugural de este acontecimiento de semana y media de duración en Kazán, donde, en aras del espíritu deportivo, se izaron las banderas de los distintos países participantes. También se izó la bandera finlandesa y, al mismo tiempo, subió al escenario un Suomi-Neito vestido de azul y blanco.

La combinación de deportes electrónicos y físicos se extiende también al deporte favorito de muchos finlandeses, el hockey sobre hielo. En los Juegos de Kazán, cada partido de hockey se divide en una fase digital que se juega en un simulador de hockey sobre hielo y una fase física, en la que equipos de tres jugadores compiten en una pista de hielo. Los goles marcados en las fases numérica y física del partido se suman para determinar el equipo ganador.

Después de que Rusia lanzara su operación militar en Ucrania en febrero de 2022, el país quedó excluido de las actividades deportivas internacionales. La prohibición ya ha empezado a resquebrajarse un poco, pues el año pasado fue el organismo rector de los deportes electrónicos internacionales, la IESF, el primero que decidió levantar todas las sanciones contra los jugadores y equipos rusos. Naturalmente, esta decisión provocó polémica en el seno de la federación deportiva finlandesa.

Si se permite que las apuestas militares y políticas influyan en el deporte, al menos las prohibiciones deberían ser coherentes y las consecuencias iguales para todos los países (si así fuera, no veríamos a la esquiadora estadounidense de élite Jessie Diggins participando en competiciones internacionales, por ejemplo).

La rivalidad tecnológica entre las superpotencias en el actual periodo de convulsión del orden internacional también influye en muchas cosas, pero ¿no es hora, a pesar de las aparentes hostilidades, de volver al menos a las prácticas de la antigua Guerra Fría, cuando no se intentaba aislar completamente a los países entre sí?

Nota: Cortesía de Euro-Synergies