¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

La crisis de los bancos centrales occidentales


Geopolitika.ru | 18/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Mientras Occidente sigue hundiéndose en una crisis estructural irreversible, se plantean interrogantes sobre el papel que desempeñan los bancos centrales en los países liberal-democráticos.

Las alarmas suenan en los países occidentales: sus bancos centrales no están en condiciones de resolver los problemas económicos actuales. Es más, ya no se espera de ellos que resuelvan problemas que otros agentes pueden resolver mejor. Los analistas y planificadores piden cada vez más a los bancos centrales y a sus gobernadores que se centren en tres objetivos: estabilidad de precios, estabilidad financiera y estabilidad macroeconómica. Pero los tres son difíciles de alcanzar.

Mientras el mundo sigue atravesando un prolongado periodo de inflación inesperada provocada por las perturbaciones económicas y no económicas de los últimos cuatro años, se plantea con frecuencia la necesidad de reevaluar los bancos centrales y la política monetaria. Es evidente que Occidente ha cometido muchos errores, pero no está dispuesto a admitirlo. Además, aún no se han dado cuenta de los límites de los datos disponibles y de la comprensión de los procesos, ni han reconocido las debilidades de los modelos y acuerdos existentes.

Además, los banqueros tienen que reducir las expectativas del público sobre lo que los bancos centrales pueden o deben hacer. Y esto provocará un colapso de su legitimidad. Sin embargo, está claro que algo habrá que hacer.
Una solución es adoptar un enfoque más modesto de la banca central. Para empezar, los bancos centrales deben ser más realistas sobre su capacidad para predecir los resultados macroeconómicos con gran exactitud. Sus resultados recientes así lo demuestran. Si nos fijamos en la Junta de la Reserva Federal y en el gráfico de líneas finas, vemos que cuando la inflación se disparó, los economistas del personal predijeron repetidamente una vuelta al 2% de inflación basándose en las estimaciones actuales. Una vez más, las previsiones resultaron erróneas, en ambas direcciones.

Otros bancos centrales han experimentado fallos similares, ya que la vuelta a una inflación del 2% está «incorporada» en la mayoría de los modelos de previsión. Los bancos centrales de las economías avanzadas y sus gobernadores malinterpretaron las primeras señales del repunte inflacionista en curso en los países occidentales, creyendo erróneamente que las subidas iniciales de precios eran temporales. Esto condujo a una respuesta tardía de la política monetaria, que exacerbó el repunte inflacionista y las dificultades económicas subsiguientes, necesitando en última instancia una subida de los tipos de interés de proporciones históricas.

La planificación de la política y la toma de decisiones se vieron aún más obstaculizadas por la adopción de modelos de política monetaria nuevos o modificados durante el prolongado periodo anterior de baja inflación. Estos modelos contenían supuestos que retrasaban la respuesta cuando los choques exógenos (pandemia), los choques de oferta (efectos comerciales) y los choques fiscales (tamaño y duración de las medidas de estímulo introducidas) afectaban negativamente a las presiones inflacionistas y a los resultados.

En general, como en el pasado, los economistas occidentales se dividen en dos bandos: los optimistas y los pesimistas. Algunos expertos creen que lo peor ya ha pasado y que podemos relajarnos. Otros no están de acuerdo. Los niveles de deuda pública son elevados en todo el mundo y, a medida que aumentan los tipos de interés y los pagos, se hacen patentes los problemas de sostenibilidad de la deuda. Por tanto, surgirán y se intensificarán las tensiones entre la necesidad de endurecer las políticas monetarias y fiscales y el deseo de los gobiernos de reducir sus efectos negativos.

Los gobiernos pueden tener un incentivo para ejercer presión política sobre los bancos centrales para que mantengan los tipos de interés bajos o por debajo de lo necesario. A medida que aumenten los costes para los hogares y los gobiernos, surgirá sin duda un «juego de culpas», en el que los responsables políticos tratarán de eludir la responsabilidad de la inflación.

En el contexto de la confrontación geopolítica mundial entre Occidente y los defensores del multipolarismo, los buenos resultados del gobierno ruso, junto con los buenos resultados económicos de China, India, Irán y otros opositores a la hegemonía del dólar, supondrán una importante confirmación del colapso del modelo capitalista neoliberal. Esto animará a los gobiernos más capaces, todavía atados al sistema occidental, a pasarse al otro bando antes de que sea demasiado tarde.