Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

La parábola de Occidente y el nuevo potlatch


Andrea Zhok | 28/06/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

En el marco político internacional que caracteriza esta fase histórica, hay un factor que me parece extremadamente preocupante. Se trata de la combinación, en el mundo occidental, de un factor estructural y de un factor cultural. Voy a intentar esbozar sus aspectos fundamentales de forma deliberadamente esquemática.

1. El contexto estructural

Occidente ha adquirido una posición de hegemonía mundial en los últimos tres siglos. Lo ha hecho gracias a una serie de innovaciones (europeas) que le han permitido aumentar de forma decisiva su producción industrial y su tecnología militar.

A lo largo del siglo XIX, Occidente impuso sus leyes, o contratos, a casi todo el mundo. Regiones del mundo como América del Norte y Oceanía cambiaron radicalmente su configuración étnica, convirtiéndose en colonias estables de poblaciones de origen europeo. Imperios asiáticos milenarios se encontraron en estado de protectorado, colonia o sometimiento. África se convirtió en una fuente de mano de obra y materias primas gratuitas.

Todo esto sucedió a la luz de un modelo económico que estructuralmente necesitaba un crecimiento constante para mantener su funcionalidad, incluida la paz interna. El dinamismo expansivo de Occidente se debía a que el sistema necesitaba márgenes de beneficio constantes y las empresas extranjeras garantizaban importantes beneficios (lo que a su vez significaba una sólida financiación). Este proceso tuvo sus altibajos hasta principios del siglo XXI.

Más o menos con la crisis de las hipotecas de alto riesgo (2007-2008), se informó de una gran dificultad para mantener el dominio sobre un sistema global demográfica, política y culturalmente demasiado vasto. El sistema de desarrollo occidental, basado en gran medida en la libre empresa descentralizada, cometió, en su búsqueda de márgenes de beneficio, errores imperdonables para una potencia imperial en la que se había convertido entretanto (primero en la forma del Imperio Británico, luego en el Imperio Americano). Dado que la esfera financiera tiene mayores márgenes de beneficio que la esfera industrial, hemos sido testigos de una constante reubicación de la industria manufacturera occidental a países distantes y de bajos salarios. Si esta operación tuvo éxito en algunos países con una organización interna frágil, que eran y siguen siendo simples productores subsidiarios, políticamente subordinados a las potencias occidentales, no tuvo éxito en algunos países que ofrecieron más resistencia por razones culturales, con China a la cabeza.

El surgimiento de ciertas contrapotencias en el mundo es hoy un hecho histórico incontestable e inevitable. Un Occidente que durante años ha jugado todas sus cartas de dominación financiera y tecnológica se ve desafiado por contrapotencias capaces de resistir eficazmente tanto económica como militarmente. En este sentido, la guerra ruso-ucraniana, con los errores fatales cometidos por Occidente, representa un momento de transición histórica: el hecho de empujar a Rusia y China a una alianza forzada creó el único polo global verdaderamente invencible, incluso para el Occidente unificado. Estados Unidos estaba tan preocupado por perturbar una posible colaboración fructífera entre Europa (Alemania en particular) y Rusia que descuidó una colaboración mucho más poderosa y decisiva, la que existe entre Rusia y China precisamente.

Pero, ¿qué sucede cuando Occidente, liderado por Estados Unidos, se enfrenta a un contrapoder insuperable? Sencillamente, el modelo (experimentado en la última fase bajo el nombre de «globalización») basado en la expectativa de una expansión indiscutible y márgenes de ganancias en constante expansión llega a un final abrupto. Las cadenas de suministro parecen infladas y fuera de control, en un momento en que Estados Unidos ya no es el único que dispara contra el país. La pesadilla sistémica del modelo liberal-capitalista se avecina: la pérdida de un horizonte de expansión. Sin perspectivas de expansión, todo el sistema, empezando por el ámbito financiero, está entrando en una crisis sin salida.

2. El antecedente cultural

Aquí es donde entra en juego el segundo protagonista del escenario actual: el factor cultural. La cultura desarrollada durante los últimos tres siglos en Occidente es bastante singular. Se trata de un enfoque cultural universalista, ahistórico y naturalista que, también gracias a los éxitos obtenidos a nivel tecnocientífico, ha acabado siendo interpretado como la Verdad Última, a nivel epistémico, político y existencial. La cultura occidental, que conquistó el mundo no gracias a las capacidades persuasivas de sus virtudes morales, sino gracias a las de sus obuses, imaginaba sin embargo que una cultura capaz de construir obuses tan eficaces sólo podía ser intrínsecamente verdadera.

El universalismo naturalista nos ha desviado de la evaluación de las diferencias históricas y culturales, asumiendo su carácter contingente, simples prejuicios que serán superados. Este enfoque cultural creó un daño devastador, que coincidió en Europa con la galopante americanización de sus propias grandes tradiciones: Occidente, convertido en el sistema vasallo del poder estadounidense, parece hoy culturalmente totalmente incapaz de comprender su propio carácter de determinación histórica. no se puede universalizar tranquilamente. Occidente, que se considera la encarnación de la Verdad (democracia liberal, derechos humanos, ciencia), no tiene por lo tanto las herramientas culturales para pensar que otro mundo (e incluso varios) es posible.

3. La fecha límite de la historia occidental

Si combinamos ahora los dos factores, estructural y cultural, que hemos mencionado, llegamos a la siguiente imagen: Occidente, bajo el liderazgo estadounidense, no puede mantener su estatus de potencia, garantizado por la perspectiva de una expansión ilimitada, y por el otro. Por otro lado, ni siquiera puede imaginar un modelo alternativo, ya que se ve a sí mismo como la Última Verdad. Esta aporía produce un escenario de época trágica.

Occidente, liderado por los estadounidenses, es incapaz de reconocer un «plan B» y, por otra parte, entiende que el «plan A» se vuelve físicamente intransitable por la existencia de contrapoderes innegables. Esta situación produce sólo una tendencia tenaz: la de trabajar por la desaparición de estas contrapotencias internacionales.

en el pasado. Pero hoy esta sumisión sólo puede ocurrir a través del conflicto, ya sea una guerra abierta o una suma de guerras híbridas destinadas a desestabilizar al «enemigo».

Pero, en esta etapa, la situación se vuelve particularmente dramática debido a otro factor estructural. Aunque Estados Unidos sabe que no puede afrontar una guerra (nuclear) abierta y sin restricciones, tiene un incentivo muy fuerte para mantener la guerra en el avión híbrido de «bajo voltaje». Esto se explica por la razón estructural mencionada anteriormente: es necesaria una perspectiva de aumento de la producción.

Pero ¿cómo podemos garantizar la perspectiva de aumentar la producción en un contexto en el que la expansión física ya no es posible (o es demasiado incierta)? Desgraciadamente, la respuesta es sencilla: una perspectiva de crecimiento de la producción en estas condiciones sólo puede garantizarse si al mismo tiempo se crean hornos en los que lo producido pueda quemarse permanentemente. Existe una necesidad sistémica de inventar potlatches colosales y sangrientos que, a diferencia de los potlatches de los nativos americanos, deben destruir no sólo los objetos materiales, sino también a los seres humanos.

En otras palabras, Occidente liderado por Estados Unidos tiene un interés ulterior pero imperativo en crear cada vez más heridas sistémicas de las que pueda fluir sangre, de modo que las fuerzas productivas puedan operar a plena capacidad y los márgenes de ganancia puedan vitalizarse. ¿Y qué formas pueden adoptar estas heridas que destruyen cíclicamente y poderosamente los recursos? Me vienen a la mente dos: guerras y pandemias.

Sólo un nuevo horizonte de sacrificio humano puede permitir que la verdad última de Occidente siga en pie, que siga siendo creída y adorada. Y si nada cambia en la conciencia generalizada de las poblaciones europeas, principales perdedoras de este juego, creo que estas dos cartas destructivas se jugarán sin piedad, una y otra vez.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies