Marruecos y Argelia: ¿la próxima guerra de la arena? – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Marruecos y Argelia: ¿la próxima guerra de la arena?


Georges Feltin-Tracol | 23/11/2021

El 17 de febrero de 1989, en Marrakech, Hassan II de Marruecos, el líder libio Gadafi y los presidentes argelino Chadli Bendjedid, tunecino Ben Ali y mauritano Sid’Ahmed Taya lanzaron la Unión del Magreb Árabe (UMA). Esta nueva organización internacional con vocación regional pretendía promover un espacio económico común, una unión aduanera y una zona de libre circulación de mercancías y personas. Sin embargo, esta imitación magrebí del proceso europeo quedó inconclusa, ya que este ambicioso proyecto se vio pronto minado por la vieja rivalidad entre Marruecos y Argelia.

Cinco años después, el 24 de agosto de 1994, tras un atentado en el hotel Atlas-Asni de Marrakech, Marruecos impuso la obligación de visado a los argelinos. Argelia, partidaria inquebrantable del Frente Polisario, respondió cerrando su frontera terrestre con su vecino occidental. No faltan las disputas entre Argel y Rabat.

Además de la cuestión del Sáhara Occidental anexionado por Marruecos, Argelia lleva sesenta años recelando de las reivindicaciones territoriales de su vecino. Desde el final del protectorado francés en 1956, el Istiqlal, el partido independentista, habla de un «Gran Marruecos», es decir, un reino que abarcaría no sólo el Sáhara Occidental en la época de los españoles, sino también toda Mauritania, el oeste saheliano de Malí hasta las puertas de Tombuctú y el oeste argelino con las regiones de Tinduf, Bechar, In Salah y Figuig.
Estas disputas fronterizas condujeron a un conflicto armado entre el joven Estado argelino y el reino alauita entre septiembre de 1963 y febrero de 1964: la «Guerra de la Arena». Ni el egipcio Gamal Abdel Nasser ni el presidente tunecino Habib Bourguiba consiguieron detener los combates. El alto el fuego entre los beligerantes se logró finalmente gracias a la mediación conjunta del emperador etíope Haile Selassie y el presidente maliense Modibo Keita.

Sobre el terreno, el Ejército Real Marroquí triunfó claramente sobre el Ejército de Liberación Nacional. La victoria de Rabat contribuyó a debilitar a Ahmed Ben Bella y permitió el golpe de Estado de Houari Boumédiène en 1965. En enero de 1976, soldados argelinos y marroquíes volvieron a enfrentarse durante dos días en Amgala. El 13 de noviembre de 2020, el ejército marroquí interviene con fuerza contra el Polisario para desbloquear una carretera cerca de Guerguerat. Esto hace que se reanuden los intensos combates entre los marroquíes y la rebelión saharaui.
Desde el verano de 2021, se ha producido una escalada entre los dos estados. Debilitado por el Hirak, la fuerte protesta de la sociedad civil cansada de sufrir la corrupción e incompetencia del FLN, sus avatares políticos y una camarilla militar, así como por las crecientes reivindicaciones autonomistas de la Cabilia, el gobierno argelino rompió las relaciones diplomáticas con Marruecos el 24 de agosto de 2021. La muerte, el 1 de noviembre, de tres camioneros que viajaban entre Mauritania y Argelia a manos de drones marroquíes tensó aún más las relaciones bilaterales.

Los agravios de Argelia contra Marruecos son variados. Argel denuncia la toma de posesión marroquí del Sáhara Occidental. El ministro argelino de Asuntos Exteriores, Ramtane Lamamra, se refiere al representante de Marruecos en la ONU, Omar Hilale, como un activo partidario del prohibido y clandestino Movimiento por la Autonomía de la Cabilia, clasificado como organización terrorista. Los incendios de este verano que asolaron los bosques argelinos se atribuyen a acciones subversivas marroquíes. Por último, Argelia no aprecia que su vecino se haya adherido a los «acuerdos de Abraham» y haya establecido relaciones diplomáticas con el Estado de Israel. El pasado mes de septiembre, Argelia también cerró su espacio aéreo a todos los aviones que entraban y salían de Marruecos…

El acuerdo entre Israel y Marruecos no es una sorpresa. A cambio de este reconocimiento, los Estados Unidos de Donald Trump validan los derechos legítimos de Rabat sobre el Sahara Occidental. En Marruecos vive desde hace tiempo una importante comunidad judía. Bajo el protectorado francés, la bandera marroquí llevaba a veces una estrella de seis puntas en el centro. Como descendiente del profeta Mahoma y «comandante de los fieles», el rey de Marruecos, capaz de contener las presiones islamistas, puede permitirse este tipo de iniciativas. A finales de la década de 1970, Hasán II hizo que sus ulemas y cadíes condenaran los escritos del ayatolá Jomeini como «heréticos». Por último, la dinastía marroquí tiene muchos lazos familiares con las principales tribus bereberes, por lo que Marruecos es un reino arabófono con una fuerte base étnica bereber.

Todos estos hechos molestan a Argelia, que ha sido experta desde la independencia en el centralismo árabe-musulmán contra las cabilas y los tuaregs. Incapaz de resolver la crisis económica y social, el gobierno prohibió el uso del francés en la administración y en la educación a partir del 1 de noviembre. Si el gobierno argelino hubiera utilizado parte del dinero de los hidrocarburos en las décadas anteriores para crear un cuerpo de profesores de primaria dedicados a la «argelinidad», como los infames Hussards noirs de la Tercera República Francesa, tal vez se hubiera podido lograr la «asimilación» al modelo estatal-nacional argelino. Pero eso sin contar con la ilimitada codicia material de la casta y sus facciones.

Una nueva «guerra de las arenas» podría producirse en las próximas semanas, si no meses. Apoyada fuertemente por Rusia y Turquía, Argelia tiene ahora, junto con Sudáfrica y Ruanda, el ejército más poderoso del continente africano. Una guerra a la vez cibernética y convencional, como la que Azerbaiyán acaba de librar contra Artsakh y Armenia, demostraría su superioridad técnica y táctica sobre las tropas marroquíes. Se ha olvidado que a principios de este siglo, los cenáculos neoconservadores de Estados Unidos se planteaban el ingreso de Argelia en la OTAN…

Por lo tanto, es necesario seguir con la máxima atención todo lo que ocurre en el Magreb. Varios focos de inestabilidad (Túnez, Libia, el Sahel maliense y nigeriano, y ahora Marruecos) rodean a Argelia. Una guerra entre Argelia y Marruecos tendría graves repercusiones en Francia, Bélgica y Alemania, donde viven las comunidades de inmigrantes de estos países. Nada les impediría importar la violencia exacerbada. Más que nunca, en medio de las turbulencias históricas, la orilla sur del Mediterráneo debe ser vigilada con la mayor atención posible.

Georges Feltin-Tracol: El camino hercúleo de la Tradición: Espiritualidad, poder e identidad en Julius Evola. Letras Inquietas (Febrero de 2021)

Imagen: Autor desconocido: Militares argelinos

 

Georges Feltin-Tracol
Georges Feltin-Tracol es un ensayista y pensador político vinculado inicialmente a la Nueva Derecha y al movimiento identitario. En la actualidad, defiende posiciones solidaristas. En España, ha publicado varios libros sobre esta escuela de pensamiento y acción política.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies