Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Marx contra Marx: una interpretación conservadora del Manifiesto Comunista (II)


Kerry Bolton | 26/05/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Si bien lo que a menudo se considera «conservadurismo» es defendido por sus adherentes como el guardián del «libre comercio», que a su vez se convierte en sinónimo de «libertad», Marx entendió la naturaleza subversiva del libre comercio, que es cualquier cosa menos una tendencia. conservadora. Spengler cita la declaración de 1847 de Marx sobre el libre comercio: «En general, el sistema proteccionista actual es conservador, mientras que el sistema de libre comercio tiene un efecto destructivo. Destruye las viejas nacionalidades y agudiza el contraste entre el proletariado y la burguesía. En resumen, el sistema de libre comercio acelera la revolución social. Y es sólo en este sentido revolucionario que voto por el libre comercio».

Para Marx, el capitalismo formaba parte de un inexorable proceso dialéctico que, como en una visión progresista-lineal de la historia, ve el ascenso de la humanidad desde el comunismo primitivo pasando por el feudalismo, el capitalismo, el socialismo y finalmente (como fin de la historia) al mundo milenario del comunismo. En este desarrollo dialéctico progresivo, la fuerza motriz de la historia es la lucha de clases por la primacía de los intereses económicos grupales. En el reduccionismo económico marxista, la historia se reduce a la lucha entre el hombre libre y el esclavo, el patricio y el plebeyo, el terrateniente y el siervo, el tendero y el artesano, en fin, el opresor y el oprimido… latente, ahora explícito.

Marx describe con precisión la destrucción de la sociedad tradicional como inherente al capitalismo y continúa describiendo lo que ahora llamamos «globalización». Aquellos que abogan por el libre comercio, llamándose conservadores, pueden preguntarse por qué Marx abogó por el libre comercio y lo llamó «destructivo» y «revolucionario». Marx lo vio como un componente necesario de un proceso dialéctico que impone la estandarización universal, que también es la meta del comunismo.

Marx, al describir el papel dialéctico del capitalismo, afirma que donde quiera que «la burguesía» ha ganado la partida, «ha eliminado todas las relaciones feudales, patriarcales e idílicas. La burguesía, o lo que podríamos llamar clase mercantil (en las sociedades tradicionales tiene una posición subordinada, pero en la modernidad se asume su dominio) cortó sin piedad los lazos feudales y no dejó entre hombre y hombre otro lazo que el puro interés propio y el pago obsoleto del dinero. Entre otras cosas, ahogó la religiosidad y la caballería en las aguas heladas del cálculo egoísta. Transformó el valor personal en valor de cambio y, en lugar de las innumerables libertades inalienables que otorgan las tarjetas, estableció una única e inconcebible libertad: el libre comercio».

Marx condena la oposición a este proceso dialéctico como «reaccionaria». Aquí Marx estaba defendiendo a los comunistas de las afirmaciones de los «reaccionarios» de que su sistema conduciría a la destrucción de la familia tradicional y la relegación de las profesiones a mero «trabajo asalariado», argumentando que esto ya lo ha hecho el capitalismo y por lo tanto es un proceso al que no hay que resistirse (que es «reaccionario») pero que hay que acoger como una etapa necesaria en el camino hacia el comunismo.

Tendencias universalizadoras

Para Marx la constante necesidad de revolucionar las herramientas de producción era inevitable en el capitalismo, y esto a su vez llevó a la sociedad a un estado de constante movimiento, de «perpetua incertidumbre y excitación», que distinguía «la época burguesa de todas las demás». La «necesidad de un mercado en constante expansión» hace que el capitalismo se extienda a nivel mundial, dando así un «carácter cosmopolita» a las «formas de producción y consumo de cada país». Esto, en la dialéctica marxista, es una parte necesaria de la destrucción de las fronteras nacionales y las culturas distintivas como preludio del socialismo mundial. Es el capitalismo el que proporciona la base para el internacionalismo. Por lo tanto, cuando un marxista se opone a la «globalización», lo hace como retórica para perseguir una agenda política,

Marx define a los opositores de este proceso de internacionalización capitalista no como revolucionarios, sino como «reaccionarios». Los reaccionarios están horrorizados de que se esté destruyendo la vieja industria local y nacional, que se esté socavando la autosuficiencia, que «tenemos una interdependencia universal de las naciones». Así también en el ámbito cultural, donde las «literaturas nacionales y locales» son suplantadas por las «literaturas mundiales». El resultado es una cultura económica global e incluso un hombre global, desprendido de todos los lugares geográficos y culturales, como lo ensalzan los apologistas de la globalización como J. Pascal Zachary. Surge una especie de nómada que sirve a los intereses de la economía internacional donde sea necesario.

Con esta revolución y la estandarización de los medios de producción se pierde el sentido de ser parte de un oficio, una profesión o una «vocación». La obsesión por el trabajo se convierte en un fin en sí mismo, al que no se le puede dar un sentido más elevado al quedar reducido a una función puramente económica. Marx habló de ella en relación con el colapso del orden tradicional con el triunfo de la «burguesía», según la cual, gracias al uso extensivo de las máquinas y la división del trabajo, el trabajo de los proletarios ha perdido todo carácter individual y en consecuencia toda fascinación para el trabajador. Se convierte en un apéndice de la máquina y sólo se le exige la habilidad más simple, más monótona y más fácil de adquirir.

Si bien los gremios clásicos y los gremios medievales jugaron un papel metafísico y cultural hacia la profesión, han sido reemplazados por los sindicatos y asociaciones patronales, que no son más que instrumentos de competencia económica. Toda la civilización occidental y, singularmente, gran parte del resto del mundo se han convertido, debido al proceso de globalización, en una expresión de valores monetarios. Pero la preocupación por el PIB, por lo general la única preocupación de la política electoral, no sustituye a los valores humanos más profundos. De ahí la percepción generalizada de que no todas las personas ricas son necesariamente ricas, que los ricos a menudo existen en un vacío con un anhelo incierto que puede llenarse con drogas, alcohol, divorcio y suicidio. La ganancia material no es idéntica a lo que Jung llamó «individuación». De hecho, la preocupación por la acumulación material, tanto en el capitalismo como en el marxismo, confina al individuo al nivel más bajo de la existencia animal.

Megalópolis

Particularmente interesante es lo que Marx escribe sobre la forma en que la base rural del sistema tradicional da paso a la urbanización y la industrialización, que forman el «proletariado», la masa sin masa defendida por el socialismo como un ideal más que una aberración corrupta de los agricultores, terratenientes y artesanos. Las sociedades tradicionales están literalmente enraizadas en el suelo, con un sentido de continuidad a lo largo de las generaciones. En el capitalismo, el pueblo y la vida local, como dijo Marx, desaparecen debido a la ciudad y la producción en masa. Marx habló de un país bajo el «dominio de las ciudades». Fue un fenómeno (el surgimiento de la ciudad al mismo tiempo que el surgimiento de los comerciantes) que Spengler argumentó que era un síntoma del declive de la civilización en su fase árida.

Marx escribe que se han creado «grandes ciudades»; lo que Spengler llama «megalopolitismo». Una vez más, lo que distingue a Marx en su análisis del capitalismo de los tradicionalistas conservadores es que da la bienvenida a esta característica destructiva del capitalismo. Cuando Marx escribe sobre la urbanización y alienación de los antiguos campesinos y artesanos a través de su proletarización en las ciudades, convirtiéndolos en engranajes del proceso de producción en masa, habla de ello no como un proceso al que hay que resistir, sino como un proceso inexorable que «salvar a gran parte de la población de la idiotez de la vida del pueblo».

Reaccionario

Marx señala en El Manifiesto que los «reaccionarios» miran con «gran angustia» los procesos dialécticos del capitalismo. Un reaccionario o conservador en el sentido tradicional es principalmente anticapitalista porque está por encima y fuera del zeitgeist del que surgieron tanto el capitalismo como el marxismo, y rechaza por completo el reduccionismo económico en el que se basan ambos. Así, la palabra «reaccionario», generalmente utilizada en un sentido peyorativo, puede ser tomada por un conservador como un término preciso para lo que es necesario para la regeneración cultural, ética y espiritual.

Marx denunció la resistencia al proceso dialéctico como «reaccionaria» y definió el conservadurismo como una fuerza real que se levanta contra el espíritu mercantil: «La pequeña burguesía, el pequeño trabajador, el tendero, el artesano, el agricultor. Todos luchan contra la burguesía para salvar su existencia como facción de clase media. Por lo tanto, no son revolucionarios, sino conservadores. Además, son reaccionarios, porque están tratando de hacer retroceder la rueda de la historia. Si se encuentran revolucionarios, es sólo en vista de su inminente paso al proletariado, defendiendo así no sus intereses presentes sino futuros, abandonando su punto de vista para convertirse en el punto de vista del proletariado».

Así, esta llamada «pequeña burguesía» (o clase media) está condenada inexorablemente al purgatorio de la expropiación proletaria hasta que reconozca su papel histórico como clase revolucionaria y «expropie a los expropiadores». Esta «pequeña burguesía» puede salir del purgatorio incorporándose a las filas del pueblo elegido del proletariado, incorporarse a la revolución socialista e ingresar al nuevo milenio, o descender de su purgatorio de clase si se empeña en mantener el orden tradicional, y ser entregado al olvido, que puede ser acelerado por los pelotones de fusilamiento del bolchevismo.

Marx dedica la tercera sección del Manifiesto Comunista a la negación del «socialismo reaccionario». Condena el «socialismo feudal» que surgió entre los viejos remanentes de la aristocracia, que intentaron unirse a la «clase obrera» contra la burguesía. Marx argumenta que la aristocracia, al tratar de restaurar su posición anterior a la burguesa, en realidad ha perdido de vista sus intereses de clase al ponerse del lado del proletariado. No tiene sentido. La unión de las profesiones desfavorecidas, bajo la forma del llamado proletariado, con una aristocracia cada vez más desfavorecida es una unión orgánica que encuentra sus enemigos tanto en el marxismo como en el mercantilismo. Marx no pudo soportar la alianza naciente entre la aristocracia y aquellas profesiones desfavorecidas que resistieron la proletarización.

Este fue un movimiento que gozó de un apoyo considerable entre los artesanos, el clero, la nobleza y los intelectuales de la Alemania de 1848, los que rechazaban el libre mercado, que separaba al individuo de la iglesia, el estado y la sociedad y «colocaba el egoísmo y el interés propio por encima de la subordinación, comunidad y solidaridad social» (es decir, elementos de lo que Spengler habría llamado «socialismo prusiano»). Max Bier, historiador del socialismo alemán, ha argumentado sobre estos «reaccionarios»: «La era moderna les parecía construida sobre arenas movedizas, caos, anarquía o un estallido de fuerzas intelectuales y económicas altamente inmoral y atea, que inevitablemente debe conducir a un agudo antagonismo social, a extremos de riqueza y pobreza, a trastornos universales. En el contexto de este pensamiento, la Edad Media, con su sólida estructura en la vida eclesiástica, económica y social, con su fe en Dios, con sus feudos, con sus monasterios, con sus asociaciones y corporaciones autónomas, les pareció a estos pensadores un bien edificio construido».

Era esta unión de todas las clases, una vez denunciada con vehemencia por Marx como «reaccionaria», lo que se necesitaba para resistir la subversión general del libre comercio y la revolución. Algo similar se volvió a ver, como ya se mencionó, en las doctrinas del distributismo, el crédito social y el socialismo corporativo después de la Primera Guerra Mundial; al menos los dos primeros, que recibieron su impulso de las encíclicas papales, vieron el peligro del marxismo como producto de los excesos del capitalismo, ambos como formas de materialismo que conducen a un mundo sin fe. Es en este mundo secular e incrédulo que domina Mammón, y es esto lo que Spengler vio como una época de decadencia, pero quizás también como el preludio de una revuelta contra el «dinero», de una renovación y de una «segunda religiosidad».

Nota: Cortesía de Geopolítika

Traducción: Carlos X. Blanco

Marx contra Marx: una interpretación conservadora del Manifiesto Comunista

Primera parte
Segunda parte