Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Reportajes

¿Cuáles son los temas que se tratan en el Consejo Mundial de los Pueblos Rusos?


Aleksandr Duguin | 06/12/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

En vísperas del congreso jubilar del Consejo Mundial del Pueblo Ruso en el Kremlin, dedicado al mundo ruso, es necesario discutir un poco más detalladamente el concepto mismo de «mundo ruso».

La propia asociación del mundo ruso ha dado lugar a muchas diferencias de opinión y a políticas apasionadas. Cada cual ha tratado de interpretarlo de forma arbitraria y, según la posición de los distintos autores, el propio significado ha cambiado. Algunos lo han convertido en una caricatura; otros, por el contrario, lo han exaltado de todas las maneras posibles, pero a menudo en detrimento de su contenido.

En primer lugar, hay que hacer la distinción más importante: el mundo ruso no significa lo mismo que la Federación Rusa como Estado-nación. Esto probablemente lo reconozca todo el mundo. Pero algunos piensan que el mundo ruso es más amplio y más grande que Rusia, otros que es más estrecho y más local, mientras que otros lo sitúan en una posición intermedia.

En el primer caso, y éste es el uso más correcto y significativo de la expresión «mundo ruso», hablamos de Rusia como civilización. En este sentido, el Consejo Mundial del Pueblo Ruso lo entiende como una asociación de todas las personas que consideran suya la civilización rusa, independientemente del lugar en el que vivan o del Estado del que sean ciudadanos. En este caso, el mundo ruso coincide con la civilización rusa, que en modo alguno excluye a los demás pueblos unidos a los rusos por la comunidad de destino, sino que los incluye. De ahí la proximidad del concepto de mundo ruso a Rusia-Eurasia, tal como la conciben los filósofos euroasiáticos. No se trata sólo de un país o un Estado, sino de todo un mundo, un florecimiento de etnias y culturas, un cosmos histórico espiritual unido desde hace siglos en torno al núcleo del pueblo ruso. Desde este punto de vista, formar parte del mundo ruso significa compartir su espíritu y su cultura, que se manifiestan en todo su esplendor en formas multidimensionales y multipolares de creación histórica, que abarcan la política, la economía, el arte, la industria y la ética.

Desde este punto de vista, el mundo ruso está indisolublemente ligado a la Iglesia Ortodoxa, pero en ningún caso en detrimento de otras religiones tradicionales. También en este caso se observa un vínculo directo con el Consejo Mundial del Pueblo Ruso, cuyo jefe es Su Santidad el Patriarca Kirill de Todas las Rusias, pero al que asisten invariablemente los líderes de las principales confesiones de Rusia.

Por supuesto, la base del mundo ruso es Rusia como Estado, como demuestra claramente el hecho de que los actos más importantes de dicho Consejo tengan lugar en presencia del propio Presidente de la Federación Rusa, lo que convierte a estas reuniones nacionales solemnes y totalmente voluntarias en una especie de análogo de los Consejos de la Tierra. Pero el mundo ruso es más grande que el Estado, y el pueblo ruso es más grande que todos los ciudadanos rusos. En este sentido, el mundo ruso se forma en torno a Rusia, y su presidente y el primer jerarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa actúan como símbolos y ejes de toda la civilización, un imán de atracción y el núcleo de una comunidad compleja y no lineal de pueblos, culturas y ciudadanos individuales.

Es necesario mencionar otras dos interpretaciones del mundo ruso, que no son verdaderas, sino más bien generalizadas, porque cualquier concepto adquiere su verdadero significado cuando se compara con lo que no debe entenderse dentro de este marco.

Así pues, no es en absoluto posible entender el mundo ruso como un simple agregado de gran rusos étnicos, es decir, eslavos orientales, concentrados históricamente en las regiones orientales de la antigua Rusia, donde se formó la Rusia de Vladimir, luego Moscú, y donde, en algún momento, se transfirieron tanto la capital como el trono granducal y la cátedra metropolitana. Esta interpretación distorsiona completamente el significado original, excluyendo del mundo ruso a los rusos occidentales (bielorrusos y malorrusos) y a todos los grupos étnicos no eslavos de la propia Rusia. Estrictamente hablando, casi nadie entiende el mundo ruso de esta manera, pero sus oponentes, por el contrario, intentan distorsionar artificialmente el significado y dar a esta expresión un sentido completamente inapropiado. Por lo tanto, merece la pena señalar una vez más que el «mundo ruso» se refiere a todos los eslavos orientales (y, por lo tanto, no sólo a los gran rusos, sino también a los bielorrusos y malorrusos), así como a todos los demás grupos étnicos que han vinculado su destino, en un momento u otro, al pueblo ruso. Como resultado, el mundo ruso puede incluir, por ejemplo, a georgianos, armenios o azerbaiyanos que, aunque ahora estén fuera de Rusia, siguen creyendo en su proximidad histórica y su parentesco espiritual con los rusos.

Aquí, sin embargo, lo esencial no es si estos grupos étnicos se consideran parte del mundo ruso, porque esto puede cambiar y depende de muchos factores, algunos de los cuales pueden considerarse parte de él, otros no, y algunos pueden no considerarse parte de él hoy, pero mañana lo serán. Lo más importante es que el propio mundo ruso esté siempre abierto a los pueblos hermanos. Es importante que los propios rusos estén dispuestos a considerar parte del mundo ruso a quienes lo deseen, aspiren a ello y compartan con nosotros nuestro destino común. Esta apertura no depende del momento ni del humor de la historia. Cuando hablamos del mundo ruso, esta apertura es un axioma fundamental. Sin ella, el mundo ruso no es válido. Es su eje semántico profundo. El mundo ruso no excluye, sino que incluye. Podemos llamarlo con el término occidental «inclusividad», pero estamos hablando sólo de una inclusividad particular: la inclusividad rusa y, de hecho, el amor ruso, sin el cual no hay ruso. En consecuencia, el mundo ruso nunca puede ser más estrecho que Rusia, sino más amplio.

Por último, sería un error identificar el mundo ruso con las tres ramas de la tribu eslava oriental, es decir, sólo con los gran rusos, los bielorrusos y los malorrusos. Sí, los tres pueblos eslavos orientales formamos el núcleo del mundo ruso. Pero eso no significa que los demás pueblos no eslavos no formen parte integrante y orgánica de él.

Así pues, una vez establecida la interpretación correcta del mundo ruso y descartadas las interpretaciones erróneas, podemos seguir reflexionando sobre él.

La pregunta que surge inmediatamente es: ¿cuáles son los límites del mundo ruso? Una vez definidos, está claro que estos límites no pueden ser étnicos, estatales o religiosos. Son las fronteras de la civilización, y no son lineales ni estrictamente fijas. ¿Cómo podemos situar el espíritu, la cultura y la conciencia dentro de unas fronteras físicas estrictas? Pero al mismo tiempo, cuando nos alejamos demasiado del corazón del mundo ruso, no podemos evitar darnos cuenta de que en algún momento nos encontramos en territorio extranjero, en el espacio de otra civilización. Por ejemplo, la de Europa Occidental, el islam o China. Y no se trata sólo de la lengua, el fenotipo y las costumbres de la población local. Hemos salido de los confines del mundo ruso, la civilización rusa se ha desmoronado, estamos en un nuevo círculo cultural distinto del nuestro.

Daria Duguina llamó la atención sobre el concepto de «frontera». No se trata de una frontera lineal, sino de una franja intermedia, una tierra de nadie o un territorio neutral que separa una civilización de otra. La propiedad de la frontera es que cambia constantemente, moviéndose en una u otra dirección. Es más, la frontera tiene vida propia; hay un intenso intercambio de códigos culturales, dos o incluso más identidades convergen, chocan, divergen y luego reanudan el diálogo. Daria ha vivido la frontera en Novorossiya, viajando por los nuevos territorios. Ha captado con perspicacia la vida misma de esta región, donde hoy se juega el destino del mundo ruso. No cabe duda de que Ucrania y Malorossiya pertenecen al mundo ruso. Históricamente, fue la cuna.

Pero más tarde, cuando el centro se desplazó hacia el este, ella misma se convirtió en una frontera civilizacional, una zona intermedia entre la Rusia euroasiática y Europa. De ahí el cruce de influencias: en la lengua (influencia del polaco), la religión (influencia del catolicismo), la cultura (influencia del liberalismo y el nacionalismo, profundamente ajenos al código ruso). Como resultado, la frontera ucraniana se ha convertido a su vez en una zona de tensión entre dos centros, polos de atracción entre el mundo ruso y Europa Occidental. Esto se reflejó claramente en la política electoral de Ucrania (en un momento en que aún se celebraban elecciones) y desembocó en una terrible guerra fratricida.

Otro ejemplo de las fronteras del mundo ruso es la fraternal Bielorrusia. Su pueblo también se vio separado de nosotros, los grandes rusos, durante un tiempo, y pasó a formar parte primero del Gran Ducado de Lituania y luego del Estado polaco. Con toda la originalidad y singularidad de la identidad bielorrusa establecida, las peculiaridades de la lengua y la cultura, esta frontera no se dividió en dos polos de atracción. Con plena soberanía e independencia, Bielorrusia es una parte orgánica e integral del mundo ruso, sin dejar de ser un Estado independiente.

Así pues, el mundo ruso no es necesariamente sinónimo de absorción, guerra o presencia o ausencia de fronteras estatales. Si la frontera ucraniana se comportara del mismo modo que la bielorrusa, nadie atacaría la integridad territorial de Ucrania. El mundo ruso es abierto y pacífico, dispuesto a la amistad y la asociación sobre las bases más diversas. Pero no puede responder a actos de agresión directa, humillación y rusofobia.

El presidente Putin respondió una vez a la pregunta de dónde se detiene Rusia, y en este caso «Rusia» significaba el mundo ruso: dónde puede ir un ruso, dónde nos veremos obligados a detenernos. Y está claro que no nos detendremos hasta que hayamos restaurado nuestras tierras «ruso-mondianas» en su totalidad, los contornos naturales y los frentes armoniosos (aunque complejos) de nuestra civilización.

El mundo ruso se basa en la idea rusa. Y esta idea, por supuesto, tiene sus propias características únicas. Su construcción está determinada por los valores tradicionales, absorbiendo la experiencia histórica del pueblo. La idea no puede inventarse ni desarrollarse; surge de las profundidades de nuestra conciencia social, madura en el fondo del pueblo, busca salida en las intuiciones y obras maestras de genios, generales, líderes, santos, ascetas, trabajadores, familias sencillas. La idea rusa se extiende a todos: a las familias rusas que responden a su llamada: a las familias rusas que responden a su llamada con fertilidad y trabajo creativo, a nuestros soldados que defienden las fronteras de su patria a costa de su vida, al aparato estatal, que está llamado a servir al país con ética y lealtad, al clero, que no sólo reza incesantemente por la prosperidad y la victoria, sino que también ilumina incansablemente al pueblo y lo educa en los fundamentos de la moral cristiana, a los gobernantes que están llamados a conducir el poder hacia la gloria, la prosperidad y la grandeza.

El mundo ruso es el ideal que está siempre por encima de nosotros, formando el horizonte de los sueños, las aspiraciones y la voluntad.

Por último, ¿qué significa el mundo ruso en las relaciones internacionales? Esta noción adquiere aquí un peso aún mayor. El mundo ruso es uno de los polos del mundo multipolar. Puede estar unido en un solo Estado (como China o la India) o representar a varios Estados independientes unidos por la historia, la cultura y los valores (como los países del mundo islámico). Pero en todos los casos se trata de una civilización-estado con identidad propia y original. El orden mundial multipolar se basa en el diálogo entre estos «mundos», estos Estados civilización. En este contexto, Occidente ya no puede considerarse portador de valores y normas universales, universalmente vinculantes para todos los pueblos y Estados del mundo. Occidente, los países de la OTAN, son un mundo entre otros, una civilización-estado entre otras: Rusia, China, India, el bloque islámico, África y América Latina.

El mundo universal está formado por un conjunto de polos distintos, grandes espacios, civilizaciones y frentes que los separan y los unen simultáneamente. Es una construcción delicada que requiere delicadeza, sutileza, respeto mutuo, tacto y familiaridad con los valores del Otro, pero sólo así es posible construir un orden mundial verdaderamente justo. Y en este orden mundial, es el mundo ruso, y no sólo Rusia como Estado, el que constituye un polo por derecho propio, el centro de integración, una formación civilizacional única basada en sus propios valores tradicionales, que pueden coincidir en parte y diferir en parte de los valores de otras civilizaciones. Nadie puede decir desde fuera lo que debe o no debe ser el mundo ruso. Sólo sus pueblos, su historia, su espíritu y su trayectoria a lo largo de la historia lo decidirán.

Estos son los principales temas del Consejo Mundial de los Pueblos Rusos dedicados al mundo ruso.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies